Universidad

Manuel Molina y la UMA se lanzan a una nueva cátedra para modernizar el turismo

El proyecto, que lleva el nombre del empresario, intentará convertir a Málaga en una referencia internacional en la investigación y renovación del sector

14.09.2016 | 05:00
Antonio Guevara, Manuel Molina y José Ángel Narváez posan junto a algunos de los premiados.
Antonio Guevara, Manuel Molina y José Ángel Narváez posan junto a algunos de los premiados.

Becas y premios para aumentar la conexión con Alemania

  • Una estancia a gastos pagados durante un mes, el próximo noviembre, una asignación de 1.000 euros y la posibilidad de conocer y recibir formación de primera mano en cinco empresas punteras del sector en Alemania. Las alumnas de la Universidad de Málaga Gisela Casado, Mónica Ciézar y Saphira Celeste serán este año las nuevas beneficiarias de las becas TSS Group que Manuel Molina ha puesto en marcha para completar los estudios de los alumnos de la provincia. Unas ayudas que premian los mejores expedientes y proyectos de la Facultad de Turismo y que, en esta ocasión, han sido resueltas tras un proceso de selección «muy competitivo» que reunió en su fase final un total de catorce candidaturas. Para Manuel Molina se trata de unas estancias muy provechosas para los futuros profesionales, ya que permiten familiarizarse con los métodos de trabajo de muchos de los distribuidores e intermediarios que trabajan en la industria en Alemania: desde los touroperadores a agencias de viaje como las que se integran en la propia TSS Group, que tiene vías de negocio con más de siete países. Durante el acto de presentación de la cátedra de Innovación Turística Manuel Molina, que tuvo lugar ayer en el rectorado de la UMA, además de las becas, se entregaron los premios previstos también por el empresario malagueño –fundador, en su día, de la aerolínea Germanwings– para los mejores trabajos de innovación en los grados y másteres que oferta la facultad de Turismo de la Universidad de Málaga, que esta vez recayeron en Clara Márquez, Benita Bustamante y Ana María Murillo. Estos galardones cuentan con una paga adicional de 2.000 euros.

La iniciativa buscará implicar al tejido empresarial y a profesionales e instituciones de otros países.

­No todo iba a ser la sonrisa y el buen oficio. Y mucho menos con una generación de profesionales como la actual, de un perfil más académico, donde todo, incluida la propia industria, se ha vuelto más complejo que en las primeras décadas de vida de la Costa del Sol, cuando el negocio se resolvía casi a tientas y por la vía heroica, a golpe de intuición y con muchas horas de trabajo. La provincia, junto al sector, ha evolucionado; y los nuevos retos y las nuevas soluciones, a escala global, exigen métodos más elaborados, que son los que desde hace unos años ocupan a los analistas del turismo, ese colectivo de gurús y de expertos que en medio de un sociedad acelerada y cambiante tienen claro cuál será en el futuro la variable permanente: el uso de la tecnología y su aplicación en el mundo del ocio y de los viajes.

En un entorno cada vez más sofisticado y poblado de competidores, la Costa del Sol dio ayer un paso que muchos consideran de partida como mayúsculo para enmendar una de sus debilidades históricas; la integración de la educación, el pensamiento, en el engranaje interno que mueve al sector. Y, además, a través de su protagonista natural, la Universidad de Málaga y de Manuel Molina, presidente del gigante alemán TSS Group y doctor honoris causa, que se ha empeñado en que la provincia disponga de una herramienta consistente para el diagnóstico y perfeccionamiento del sector: la cátedra de Innovación Turística, bautizada, en honor a su impulsor, con su nombre.

En la presentación de la propuesta, celebrada en el salón del Rectorado, el propio Manuel Molina coincidió con el rector de la UMA, José Ángel Narváez, y con el decano de la Facultad de Turismo, Antonio Guevara, en que la cátedra, que empezó a funcionar oficialmente ayer, no está pensada para convertirse en el enésimo foro de debate y de especulación teórica que se instala en la industria, sino en una herramienta de economía directa, con trabajo y vínculos constantes con las empresas e, incluso, con otras universidades e instituciones académica. El objetivo de Manuel Molina, que dirige una empresa líder de agencias de viaje en el área centroeuropea, es que se convierta en un centro de referencia internacional, con tentáculos que lleguen a muchos países y que se traduzcan en resultados medibles, capaces de hacer avanzar al conjunto de la actividad y de generar, incluso, nuevas profesiones.

La cátedra, aclaró Guevara, dedicará buena parte de sus esfuerzos a tratar de alumbrar y poner orden en algunos de los cambios que se han producido en las últimas décadas. Especialmente, a partir de la irrupción de internet, que ha cambiado radicalmente la manera de concebir las propias vacaciones y, sobre todo, de acercarlas al cliente. El turista ahora es otro, se mueve con diferentes motivos y la UMA, con este nuevo centro, tratará de mejorar el conocimiento de la demanda y facilitar sistemas que permitan hacer más fácil la conexión y la venta, con manejo de datos continuos y aproximaciones a retos como la fragmentación de la demanda –ya todo no es sol y playa– o la elaboración de paquetes turísticos dinámicos y combinados.

Manuel Molina insistió en el carácter «aglutinador» del proyecto, que ya en su presentación, y a modo de declaración de intenciones, atrajo a profesores de la universidad de Dresde y a todo el sector público y privado de la Costa del Sol, con la excepción del antiguo Patronato. La cátedra se integra en el campus de excelencia Andalucía Tech, una iniciativa conjunta que engloba a la UMA y a la Universidad de Sevilla.
Con esta nueva oferta educativa y centrada en la investigación, Molina profundiza en sus relaciones con Málaga, su tierra natal, que en los últimos años se han estrechado a través de homenajes –el empresario posee, entre otros, la Medalla de la Ciudad– y con varios proyectos de padrinazgo puestos en marcha por el especialista y por su firma TSS Group, que mueve un volumen de negocio cercano a los 4.000 millones de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Edificio de Correos en Málaga.
La Diputación reclama a la Junta el abono de 8.000 recibos

La Diputación reclama a la Junta el abono de 8.000 recibos

Ruiz Espejo muestra su sorpresa por la decisión del Patronato de Recaudación de embargar el...

Un vehículo se empotra en una tienda y atropella a un joven en la plaza Manuel Azaña

Un vehículo se empotra en una tienda y atropella a un joven en la plaza Manuel Azaña

Testigos asegura que el conductor ha perdido el control del vehículo debido a un mareo

Francisco Conejo sugiere a Pedro Sánchez que dimita

Francisco Conejo sugiere a Pedro Sánchez que dimita

El secretario de Política Institucional del PSOE andaluz acusa al secretario general de dividir a...

La madre del niño pintor: ´La policía me ha dicho que el caso no se cierra´

La madre del niño pintor: ´La policía me ha dicho que el caso no se cierra´

Antonia Guevara asegura que no pierde la esperanza de que su hijo siga vivo


Padres del José Calderón denuncian la manipulación del tejado de amianto

Padres del José Calderón denuncian la manipulación del tejado de amianto

Acusan a la empresa encargada de tapar unas humedades de saltarse los protocolos de seguridad y...

La anterior gerente de Onda Azul gastó 13.115 euros en copas, comidas y tabaco

La anterior gerente de Onda Azul gastó 13.115 euros en copas, comidas y tabaco

El PSOE exigirá la devolucion de los gastos indebidos y el cese de De la Torre como responsable de...

El ERE de Extel apenas afecta a la plantilla de trabajadores de Málaga

El ERE de Extel apenas afecta a la plantilla de trabajadores de Málaga

El expediente incluye a 355 trabajadores, de los que sólo 4 pertenecen al centro malagueño del PTA


Enlaces recomendados: Premios Cine