Abusos sexuales

Condenado a 7 años por abusar de una menor

La sentencia condena además a tres mujeres, que también formaban el grupo dirigido por el acusado como "maestro espiritual y de meditación"

17.09.2016 | 05:00

La Audiencia de Málaga ha condenado a siete años y once meses de prisión a un hombre por un delito de abusos sexuales continuados y otro de corrupción de menores sobre una menor --ya es mayor de edad-- a la que daba charlas supuestamente religiosas e iniciaba en el sexo, ejerciendo en ella presión psicológica para controlar su voluntad.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, condena además a tres mujeres, que también formaban el grupo dirigido por el acusado como "maestro espiritual y de meditación", por los mismos delitos, imponiéndole a cada una once meses de prisión por el de corrupción de menores y una multa de 6.600 euros por los abusos. A los cuatro se les impone 30.000 euros de indemnización para la víctima por los daños morales y psicológicos.

La Sala destaca el "elevado nivel de dependencia" de la víctima respecto del grupo que formaban también las acusadas, siendo una de ellas su tía y otra su prima; y describe las acciones del procesado, "quien con sus aparentemente transcendentales enseñanzas y técnicas de persuasión coercitivas ejercía una evidente presión psicológica sobre el grupo con la finalidad de controlar su voluntad".

Esto llegaba hasta el punto de que las integrantes del grupo "llegaron a asumir como correcta la influencia contra social de las prácticas sexuales aberrantes propuestas por el referido maestro espiritual al que tenían por una figura mística y superior y a la vez temían, pues su liderazgo y jerarquía consideraban que estaba por encima del bien y del mal".

El Tribunal declara probado en la resolución, que no es firme, que los acusados realizaron los abusos sexuales a la víctima, entonces con 13 años, cuando ésta vivía con su tía --procesada-- en una vivienda que el hombre utilizaba para dar a éstas y a otras mujeres charlas y enseñanzas supuestamente religiosas. La joven comenzó a vestir con trajes cortos y ajustados "para satisfacer al procesado".

Además, le manifestaban, según se indica en la sentencia, que ese hombre era "el único para ella, prevaliéndose para ello de una situación de superioridad y confianza que coartaba la libertad de la menor". La Sala indica que los abusos comenzaron por tocamientos en los que participaban también su prima "para darle confianza" y posteriormente, las otras dos.

Asimismo, llegaron a mantener relaciones sexuales delante de la menor, "con indudable perjuicio en el desarrollo evolutivo" de ésta. También se declara probado que el acusado, en 2003, hizo otros actos sexuales con la víctima, situación que se prolongó durante años porque los acusados "manifestaban a la menor que era lo correcto y además porque tenía miedo al castigo divino" si no acudía a la casa.

En 2007, cuando el acusado le dijo que ya estaba lista para realizar el acto sexual completo, la chica "asustada, decidió no volver a esa vivienda". Se considera probado que la víctima ha sufrido, a consecuencia de lo anterior, daños psicológicos que han necesitado tratamiento, presentando sentimientos de vergüenza, culpa y síntomas de ansiedad y confusión sobre lo vivido.

La Sala considera que las afirmaciones de la chica en el juicio "son veraces" y no consta indicios de que sus manifestaciones sean falsas o persiguieran otra finalidad distinta "de relatar lo realmente ocurrido". Además, indica que las declaraciones están sustentadas en lo que dijeron dos testigos en la vista oral y en los informes psicológicos de la víctima.

En esos informes psicológicos, uno de ellos realizado por un experto en sectas destructivas, se especificaban los síntomas de la víctima y se corroboraba "con un elevadísimo nivel de seguridad" que el testimonio de la chica "era sincero".

El Tribunal insiste en que la actuación de los acusados "tenía la finalidad del moldeamiento de la conducta sexual de la menor, llegando a motivar en la misma, dada la relación familiar con parte de ellos y su edad, menores resortes anímicos y físicos" de resistencia, "llegando a motivarle una especie de síndrome de acomodación", de forma que llegase a tolerar la situación.

Los acusados negaron todos los hechos en el juicio, en el que, por contra, dos testigos sí relataron la "presión" y la "tortura psicológica" que según su experiencia ejercía el principal acusado, considerando que el grupo era en realidad una secta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Patrick Tuite sabe lo que sucedió en Málaga

Patrick Tuite sabe lo que sucedió en Málaga

Este químico ha escrito 'Sucedió en Málaga', una novela que no para de venderse y en la que se...

Vecinos del Limonar reclaman rebajar y hormigonar el final del cauce del arroyo de La Caleta

Vecinos del Limonar reclaman rebajar y hormigonar el final del cauce del arroyo de La Caleta

Alertan de que una tubería de Emasa en pleno cauce, desde la calle San Vicente de Paul, provoca...

Concurso El Palustre: ladrillos, cemento y precisión

Concurso El Palustre: ladrillos, cemento y precisión

Un total de 35 cuadrillas compitieron ayer en El Palo en este espectáculo de albañilería, que...


La Protectora critica que muchas denuncias por maltrato y abandono se quedan en multa

La Protectora critica que muchas denuncias por maltrato y abandono se quedan en multa

Reclaman que abandonar perros y gatos sea considerado un delito, una unidad policial especializada...

Urban Clouds, a la vanguardia mundial en sostenibilidad

Urban Clouds, a la vanguardia mundial en sostenibilidad

La empresa malagueña es incluida entre las cinco empresas más punteras del sector por una...

Ebury, entre las 100 empresas de mayor crecimiento en Reino Unido

Ebury, entre las 100 empresas de mayor crecimiento en Reino Unido

La empresa malagueña se sitúa en el puesto 30 dentro del ranking Sunday Times Tech Track 100, que...


Enlaces recomendados: Premios Cine