Historias de la Costa

Linda Christian y las últimas tardes del primer turismo

La primera chica Bond, mujer de Tyrone Power y musa de Diego Rivera, se trasladó en los setenta a una Costa del Sol que vivía sus últimos días como islote edénico de las grandes estrellas y de la sofisticación

17.09.2016 | 12:10
La actriz mexicana, con orígenes españoles, holandeses y franceses, abandonó su incipiente carrera como doctora para dedicarse a la interpretación. Desde muy pronto fue elegida para papeles de protagonista, si bien es cierto que su filmografía se detuvo muy pronto.

En Marbella descansaba entregada a la pintura y a las fiestas de sociedad, que pronto empezarían a mezclar famosos internacionales con la brocha gorda de la televisión

Era mucho más que un torbellino. Una marca anfibia, con pasos crujientes en los dos mundos, un espléndido cañaveral, hecho de luz y de antenas porosas, que comunicaba los días de Hollywood de la Costa del Sol con esos otros entonces apenas perceptibles que acabarían por envolverlo todo en una telaraña de oro, en un tiempo congelado, con las Gunnilas y los descendientes de la primera generación rodeados de arribistas, de la gente del cemento, de los Gil y la farándula. Con Linda Christian las noches de Marbella empezaron a perder pie, o más bien pedestal, empeñadas poco a poco en dejar atrás la utopía de la reserva de estrellas para abrazarse a la brújula desaliñada de los ochenta, esa época loca donde las cosas empezaron a volverse cínicas y con laca, lo cual también es sinónimo de hortera. Y más en la aristocracia del turismo, donde siempre se ha dado una frontera muy endeble entre dos universos irreconciliables y a la vez extrañamente próximos: el de las gradientes operadas de Yola Berrocal y las fiestas de Truman Capote, el pachangueo y la ópera, los Vargas y los Preysler.

A Linda Christian todo este lenguaje terroso de entre mundos la hacía parecer todavía más exultante; su sola presencia daba consistencia al mito, además de recorrer de un plumazo la distancia que separaba la mano de Jaime de Mora y Aragón de la de James Mason. Fue la actriz para Marbella una especie de canto de cisne, una emperatriz de un limbo colorido, casi pintado con tanta iluminación y orquídeas como el retrato que le hizo Diego Rivera, probablemente sin sospechar que, en sus estancias por la costa, la mujer a la que adoraba acabaría formando también parte del mural del cotilleo de sobremesa. Sobre todo, por aquel expediente chismoso que todo hombre de mundo tendría que tener a bien no haberse enterado, lo de la hija de su primogénita, Romina, y Al Bano.

A Linda la fama le estalló mucho antes que las portadas, que se le vinieron encima a partir de su matrimonio con Tyrone Power, otro conocido de los veranos de Málaga. Hija de un ingeniero holandés metido en los asuntos del petróleo, con infancia casi nómada, la actriz se había adentrado en Hollywood con Errol Flynn, que la descubrió durante un desfile de moda. La diva sobrecogía. Y eso era también incuestionable bajo los focos, que la descubrieron como primera chica Bond en Casino Royale y en los brazos de Johnny Weissmuller, tarzán enamorado. A Tyrone lo conoció con su carrera ya iniciada, cuando coincidieron en Roma. Linda golpeó la puerta de su habitación para pedirle un autógrafo. Y casi inmediatamente después, quién puede culpar al actor, se casaron.

No se sabe si la luna miel, aquel viaje en coche por España, logró arrancar alguna reminiscencia en la artista de la época de su infancia en la que estuvo en España. Tampoco si en ambos viajes se recrearon demasiado en la provincia, pero sí que tuvo que darse a la fuerza un tipo de combustión feliz; la misma que le hizo aceptar sin pensárselo la oferta de su amigo Hohenlohe para veranear, ya separada, en la Costa del Sol y decidir nada más pisar tierra convertirse en una vecina de la Costa del Sol. En Marbella, al abrigo de las fiestas y de los campos de golf, vivió siete años, muchas veces disfrutando de los saraos y de la lujosa despreocupación del ambiente nocturno de la costa, otras, más taciturna, pintando en la calma soleada de su habitación o charlando con su madre.

En la provincia no tardaría en convertirse en una atracción. La mujer, por su belleza y su vida profesional, que recordaba a otra época, esa primavera ingenua del turismo, de la propia Costa del Sol, tapiada como una ínsula prohibida a todo el que no fuera trabajador, funcionario, buscavidas o artista. A Linda Christian se le pegaban como escuderos con fulares todas las referencias femeninas del famoseo cutre; las nobles venidas a menos y su colección de naderías, las aprendices de cantante, los cazadores de dotes, casi siempre con pinta de cantantes melódicos o de árbitros de fútbol. En siete años a la diva le dio tiempo a hacer de todo: incluso, accedió a romances con glorias comarcales, del torero Dominguín a Alfonso de Potargo, que era piloto de Fórmula 1.

Linda no se ocultaba, vivía. Y la memoria de todos esos años es un catálogo profesional casi infinito de fotografías. La diva sentada en el suelo, al borde del arranque flamenco, paseando con ropa de verano, siempre sonriente. Una felicidad madura que fue, en cierto modo, la misma que la del propio destino turístico. «La bomba anatómica», como la bautizó la revista Life, dejando por el Marbella Club muestras de su español racheado y con acento de México, trayendo hasta la costa aires de muchos mundos. Luego llegaría el fondeadero definitivo de la cultura del pelotazo, los moscardones de la prensa, la carcunda trasnochada de los grandes linajes. Nada, salvo excepciones milagrosas, digno de ser pintado por Rivera. El principio de la decadencia de la que ahora, aunque con discreción, se sale.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Alejandro Ruíz, Cristian Cejudo y Emilio Jiménez, los agentes que atendieron al joven
"Tenía la mirada perdida"

"Tenía la mirada perdida"

Los agentes que impidieron que el pasado miércoles un joven se quitara la vida en la Palmilla,...

El Ayuntamiento de Málaga abre el plazo de solicitud para su oferta de empleo

El Ayuntamiento de Málaga abre el plazo de solicitud para su oferta de empleo

Este miércoles comienza el plazo para tramitar la solicitud para participar en el...

La Policía salva la vida a un joven que intentaba arrojarse al vacío desde un piso trece

La Policía salva la vida a un joven que intentaba arrojarse al vacío desde un piso trece

Los agentes, dialogando con el joven de 21 años, impidieron que se quitase la vida

El PSOE pide bonificar el IBI a 3.600 viviendas sociales de Málaga capital

El PSOE pide bonificar el IBI a 3.600 viviendas sociales de Málaga capital

El Grupo Municipal Socialista pide al equipo de gobierno en sus alegaciones al reglamento que...


Nueve de los inmigrantes llegados a puerto este jueves, trasladados al hospital

Nueve de los inmigrantes llegados a puerto este jueves, trasladados al hospital

Eran localizados por Salvamento Marítimo a primera hora de la mañana, y llevados a tierra

El PSOE se queja por el estado de los Jardines de Pedro Luis Alonso

El PSOE se queja por el estado de los Jardines de Pedro Luis Alonso

Asegura que no se han realizado todas las podas que correspondería hacer por falta de personal

Siete detenidos por asaltar vehículos en las áreas de descanso de Málaga

Siete detenidos por asaltar vehículos en las áreas de descanso de Málaga

La Guardia Civil les atribuye al manos 19 robos a familias árabes que viajaban de vacaciones a sus...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine