Sanidad

"Ahora tengo una misión que cumplir"

Después de 63 días en una habitación aislada, Pablo Ráez salió del Hospital Carlos Haya. Ilusionado y sonriente, espera recuperarse muy pronto en casa y encontrar un donante compatible

22.09.2016 | 05:00
Dos meses de una continua lucha. Pablo Ráez hace su característico gesto en sus fotografías a la salida ayer del Hospital Carlos Haya. El joven marbellí junto a su novia, Andrea.
Dos meses de una continua lucha. Pablo Ráez hace su característico gesto en sus fotografías a la salida ayer del Hospital Carlos Haya. El joven marbellí junto a su novia, Andrea.
"Ahora tengo una misión que cumplir"
"Ahora tengo una misión que cumplir"

­Hace dos días que Pablo Ráez, el joven marbellí con leucemia, anunciaba por sus redes sociales que por fin salía del Hospital Regional Carlos Haya donde ha permanecido ingresado 63 días. Ayer sobre las 16.00 de la tarde, Ráez salía feliz, contento, con ganas de respirar al aire libre y notar los rayos de sol sobre su cuerpo. «Me tiemblan las piernas de tantos nervios, es inexplicable –comentaba a los medios de comunicación– sentir el suelo otra vez; sentir el viento. Poder estar aquí fuera ya es motivo para estar contento».

Ráez, con unos cuantos kilos de menos, vestía con gorra, llevaba mascarilla y aún tenía la vista borrosa debido a la fiebre que ha padecido durante semanas. «Estoy machacado, me ha costado bajar las escaleras. Solo tengo ganas de llegar a mi casa, tumbarme en el sofá y ver una película», confesaba.

El marbellí aseguró que quiere recuperarse para que «cuando vuelva a entrar al hospital esté fuerte», explicaba. El joven tendrá que regresar a Carlos de Haya en unos pocos días para iniciar una fase de recuperación que, aunque la realizará en su domicilio, requiere de revisiones periódicas y visitas al hospital para recibir quimioterapia hasta que encuentre a un donante compatible. «Mi único presente es que vuelva a sentirme bien».

Ráez ha dado todo un ejemplo de superación tras la recaída de una enfermedad que le fue diagnosticada con 18 años, y tras haberse sometido ya a un trasplante, en aquella ocasión de su padre.

Un compromiso con todos. La historia de Pablo Ráez ha sido increíble. Desde que escribiera su carta «Siempre fuerte. Siempre», en Facebook e Instagram, a mediados de agosto, su historia se extendió por las redes sociales, con mensajes de esperanza y también de concienciación. En apenas dos meses tiene más de 300.000 seguidores en Instagram y más de 200.000 ´me gusta´ en cada texto que publica en Facebook, cifras nada despreciables pero que él quiere convertir en donantes.

A la salida del hospital, confesó que espera seguir ayudando y que la campaña que ha comenzado en las redes bajo el hashtag #retounmillón no va a terminar. «No voy a subir fotos de mi perro, obviamente voy a seguir esta difusión por mis redes sociales», contó el marbellí entre risas. «Es un compromiso que ahora tengo con ellos», dijo. El joven se siente muy satisfecho de ser una referencia para los demás y de que gracias a él las donaciones de médula hayan aumentado más del 1.000%. «Creo que todo esto ha sido porque las personas no tenían a alguien como yo para que les mostrase esta realidad. En el momento en el que ves algo que te llama la atención, te acercas, y así ha sido todo».

El calor que ha recibido durante estos 63 días Pablo Ráez gracias a las fotos que subía a Instagram es algo por lo que estará agradecido eternamente: «No todo el mundo tiene la suerte de conseguir este respaldo. Todo suma».

Aprovechando la presencia de medios de comunicación en la puerta del Hospital Carlos Haya, Ráez lanzó su mensaje con fuerza: «No dones solo por mí, sino por todos». Además, añadió que «me ilusiona seguir con este mensaje que ha calado tanto. No me voy a lavar las manos con algo tan grande. Con un pequeño bote de sangre podemos ayudar a salvar una vida».

Con tan solo 18 años, a Pablo le diagnosticaron una leucemia que superó hace un año. Sin embargo, hace unos meses recayó. Su historia comenzó un jueves, en marzo de 2015, una fecha que quedaría grabada en la memoria de Ráez. Son muchos los tratamientos de quimioterapia que lleva este joven a sus espaldas. Además, se realizó un transplante de médula cuyo donante fue su padre. Ahora, con la recaída y la vuelta a la lucha, busca un donante compatible y espera de corazón que sea pronto.

Mientras, la vida continúa. Él tiene claro que va a seguir luchando, no solo por su vida, sino por las donaciones de médula, y pase lo que pase «siempre fuerte». Un ejemplo de superación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


La vieja guardia del PSOE de Málaga critica a Susana Díaz
La vieja guardia del PSOE de Málaga critica a Susana Díaz

La vieja guardia del PSOE de Málaga critica a Susana Díaz

Exdirigentes malagueños aseguran que la guerra por el poder y permitir que gobierne Rajoy sólo...

Guerra abierta de Málaga Ahora y Podemos por el control del partido

Guerra abierta de Málaga Ahora y Podemos por el control del partido

La marca municipalista rechaza el intento de la formación morada de hacerse con parte de sus...

C´s y PP desbloquean las ordenanzas, que se podrán aprobar la próxima semana

C´s y PP desbloquean las ordenanzas, que se podrán aprobar la próxima semana

C's recibió ayer la documentación económica que exigió para dar el visto bueno a los impuestos y...

PP y C´s aceptan una consulta sobre los suelos de Repsol pese a juzgarla ´inviable´

PP y C´s aceptan una consulta sobre los suelos de Repsol pese a juzgarla ´inviable´

El pleno aprueba por unanimidad, tal como ya hizo en enero, la realización de una consulta...


Plata pide al Ayuntamiento ´más apoyo´ para buscar fondos para soterrar el tren

Plata pide al Ayuntamiento ´más apoyo´ para buscar fondos para soterrar el tren

Cree que el Consistorio debe implicarse más ante la dificultad de que los empresarios aporten...

Red.Es desbloquea la compra de material para equipar el Polo Digital de Tabacalera

Red.Es desbloquea la compra de material para equipar el Polo Digital de Tabacalera

Convoca por segunda vez el concurso para la compra de equipos de alta tecnología por algo más de 2...

Cuando un hijo desahucia a su propio padre

Cuando un hijo desahucia a su propio padre

José N., de 75 años, vive el doble drama de tener que dejar su casa el próximo 21 de octubre por...


Enlaces recomendados: Premios Cine