Historias de la Costa

Tina Turner y el sonido magullado de Marbella

Un fallo brutal en la instalación y en el montaje convirtió en 1987 el histórico concierto de la artista en un estropicio de renombre

05.11.2016 | 05:00
El malogrado concierto de la Costa del Sol fue la última actuación del año en Europa de la artista, que se despedía así en el continente de la promoción de su disco Break every rule. La visita a España, lejos de conformarse con los escenarios habituales, sólo había incluido dos ciudades: Bilbao y el Estadio Municipal de Marbella. Entre las peticiones especiales de la diva, figuraron 144 toallas para el sudor y varias mesas de ping pong, tanto en los camerinos como en sus aposentos.

El tiempo ha dulcificado el fracaso, dejando a la vista algunas claves de aquella estancia: desde su escapada para cenar en un restaurante exclusivo a su temperamento en el escenario, que siguió remando a contracorriente, al margen de la chapuza técnica

A Tina nunca le faltó énfasis. Ni siquiera cuando cantaba en la lejanía, con la voz desperdigada, hecha rumor para pobres, como la de una sirena metida entre tabiques. Todavía hoy, casi treinta años después, cuesta imaginar que su energía pudiera quedar solapada a pocos metros de distancia, al estilo quizá de una de esas conversaciones que mantienen los figurantes en las series de televisión y en las que el espectador apenas percibe un chorreón de gestos de fondo, de morralla insonora. Miles de personas se habían trasladado a Marbella para disfrutar de su música en lo que se llamó el mayor espectáculo del verano en Andalucía y la mayoría regresó decepcionada, pagando la frustración con retranca futbolera y mucha filosofía, tal vez sin darse cuenta de que acababan de asistir a un concierto histórico, a uno de esos acontecimientos que hacen bueno aquello de lo que no mata engorda y que generalmente es traducido en el show business como una oportunidad un tanto cínica para convertir en leyenda el fracaso. Lo de Tina Turner en Marbella, sin duda, no fue un espectáculo impecable, pero el tiempo y, sobre todo, la falta de referentes posteriores dieron al asunto un toque exclusivo; algo así como un lirismo a la inversa, con el encanto puro que tienen las derrotas irreproducibles, la grandeza entrando puntualmente en el imperio de lo chabacano.

A lo largo de su carrera, es más que probable que Tina Turner tuviera decenas de actuaciones formidables, pero seguramente ninguna como la de aquel 18 de julio, el día de su cuarta visita a España. La diva era ya un gigante y venía con una puesta en escena que dejaba en poco más que amistosas verbenas a las grandes giras de los grupos nacionales. Catorce camiones, tres hoteles y varios aviones privados fueron necesarios para traer a la artista, además del compromiso de atender sus caprichos y disponer una furgoneta con personal de confianza y cristales ahumados; por si a Tina, como así sucedió, le daba por relajarse. Hacía seis meses que todo estaba preparado. Nada podía fallar. Pero lo hizo. Sin que la propia cantante fuera consciente mientras se movía como una anguila, electrizada por el repertorio.

No es que Marbella careciera de experiencia en la organización de este tipo de conciertos. La ciudad, junto a la costa, vivía su etapa más grandilocuente, sin dejarse acomplejar, atreviéndose a competir con Madrid o Barcelona con la chequera en la mano. Aquí habían tocado Queen. Y Genesis. E, incluso, en el tiempo en el que duró la negociación con la diva, se habló de un plan alternativo que incluía a Pink Floyd y a David Bowie. Tina Turner llegó, cantó y se embolsó casi treinta millones de las antiguas pesetas, saltando al día siguiente a Tel-Aviv, despidiéndose de Europa sin apenas percatarse de la preocupación de algunos miembros de su equipo, conscientes de que lo de la Costa del Sol había resultado un fiasco. Al menos, para más de las tres cuartas partes de las miles de personas que abarrotaban el campo de fútbol, que lo único que sacaron en claro del concierto fue un dolor de cabeza monumental provocado por las protestas y una nube indescifrable de sonido en el que se percibían algunas notas de saxo. Tina brincaba en la niebla, reducida a una ráfaga, a una silueta con pelo naufragando en el horizonte.

Durante semanas, el asunto Turner anduvo coleando por toda la provincia, filtrándose tanto en la prensa como en las broncas del Ayuntamiento. Protección Civil culpaba del desaguisado a la organización y ésta, la productora Merlín, se armaba de paciencia pidiendo explicaciones al equipo de la diva, que al parecer no había cumplido su palabra y se presentó en Marbella con un sonido y un montaje descuajeringado, insuficiente para 30.000 espectadores. De todo aquello permanecería, sin embargo, algo más que la ilusión y el fetiche de primer orden que siempre representa una entrada; Tina quiso hacer algo más que cumplir con su contrato en Marbella, se dio un paseo en los alrededores del Marbella Club, bajó a cenar a un restaurante selecto, rodeada, eso sí, de guardaespaldas. En las semanas previas a la actuación, cuando todo en Málaga era Tina y la socialdemocracia, se rumoreó con su interés en comprar una casa en la provincia, acaso persuadida por su amigo Rod Stewart, que ya andaba ejerciendo de vecino temporal en la zona. Salir de un mundo repleto de cuadros castizos de cacería para compartir porche y saludo con Tina Turner podría haber sido lo más raro estéticamente del felipismo después de la entrada en la OTAN. Quién sabe si con la diva perdida en su arrebato, gritando con todas sus fuerzas, por más que le traicionara el equipo técnico. En Marbella, la Turner cantó 21 canciones, probó hasta con una versión de Help, de los Beatles, y casi nadie se enteró. La bella discreción del escándalo por las 3.000 cucas que costaba la entrada. Intuir, creer a tientas en Tina. Viendo lo que vendría más tarde, el inevitable Andy & Lucas, los triunfitos, los Bertín, suena francamente barato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


La delegada, junto al consejero, Fernández y el gerente.
La plataforma sanitaria pide más presupuestos

La plataforma sanitaria pide más presupuestos

La Plataforma por la Calidad de la Sanidad Malagueña (Placasama) se reunió el jueves en el Materno...

La guerra municipal de las terrazas se cobra el cese de la directora del área

La guerra municipal de las terrazas se cobra el cese de la directora del área

Ester Molina fue cesada ayer de manera fulminante por la junta de gobierno tras tres años en el...

La oposición exige al equipo de gobierno del PP que negocie con los bomberos

La oposición exige al equipo de gobierno del PP que negocie con los bomberos

Los portavoces municipales hicieron responsable al alcalde de la situación tras 90 días de...

Sanitarios malagueños analizarán dónde ubicar un nuevo hospital

Sanitarios malagueños analizarán dónde ubicar un nuevo hospital

Salud crea un grupo de trabajo con profesionales de distintos centros y categorías para que...


La cocina de Israel llega a Málaga

La cocina de Israel llega a Málaga

Cocina como unión de países. El Restaurante El Pimpi acoge un show cooking con el prestigioso chef...

Elevemos la altura de la torre del puerto

Elevemos la altura de la torre del puerto

Nada mejor para ver si nuestros concejales abrazan la modernidad que proponer una votación para...

Los Cercanías superan por primera vez los 10,5 millones de usuarios en un año

Los Cercanías superan por primera vez los 10,5 millones de usuarios en un año

Se sumó a más de 600.000 nuevos viajeros respecto a 2015 - El anterior ejercicio con más viajeros...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine