16 de noviembre de 2016
Empleo

Diez malagueños en riesgo de perder su trabajo como bombero en Cádiz

Pertenecen a un grupo de 67 los interinos que se ven obligados a optar a una oferta pública de empleo de sólo 9 plazas

16.11.2016 | 13:59

Son las 11 de la mañana y Antonio está en la biblioteca preparándose para las nuevas oposiciones para bombero en Cádiz. Ya pasó por esto hace años, concretamente seis desde que consiguió plaza como interino en La Línea de la Concepción. Ahora, tras entregarse al trabajo durante años se encuentra, al igual que sus compañeros, con una plaza en duda y teniendo que pelear por otra.

En 2010 lograron plaza un total de 67 bomberos interinos en Cádiz, entre ellos diez malagueños, en lo que parecía una oposición como cualquier otra. Al tiempo comenzaron a surgir dudas sobre si la oposición era nula o no porque no había habido "mesa de negociación" aunque, según los propios bomberos, los sindicatos les decían que "esas cosas nunca llegan a nada".

Seis años después, en enero de 2016 recibieron una carta de despido. Tras una prórroga de la jueza que lleva el caso, tienen hasta febrero de 2017 para acceder a una nueva Oferta Pública de Empleo (OPE). Actualmente, ha salido una nueva OPE, pero solo con nueve plazas. Los 67 tendrán que presentarse a ella si quieren que, al menos alguno de ellos, pueda conservar su trabajo.

Antonio tiene 33 años y lleva siete como interino, junto a sus compañeros ha contratado un abogado, a raíz del que pudieron descubrir que la jueza no había decretado su despido, sino que había establecido que tenía que salir una nueva OPE. A raíz de ello, la jueza ha hecho una pregunta al CSIF y el Consorcio que tienen hasta este viernes para responder: ¿Queréis que los interinos cesen?

Los bomberos aseguran que el Consorcio les ha dicho que no quieren su cese y, por tanto, así lo transmitirán en el escrito dirigido a la jueza. Sin embargo, el CSIF les ha transmitido que no tienen por qué contestar a una sentencia firme. Según han transmitido los bomberos en un documento, se encuentran desconcertados y desamparados por su colectivo. "Tenemos un trabajo que nos encanta y nos da la vida, pero no somos niños, somos padres de familia. No entendemos cómo no pueden querernos como nosotros queremos a nuestra profesión", dice Antonio con la voz quebrada mientras se despide para volver a la biblioteca, desde donde lucha por, al menos, tener la oportunidad de optar a una nueva plaza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Cómo se armó el belén, paso a paso
Cómo se armó el belén, paso a paso

Cómo se armó el belén, paso a paso

Muchos hogares aprovechan el puente para poner su nacimiento pero el belenismo es una pasión y una...

Soy vegano, no un bicho raro

Soy vegano, no un bicho raro

La comunidad de personas que dejan de comer productos de origen animal crece en la ciudad y...

El Nuevo Matadero Municipal de Málaga (1928-1937)

El Nuevo Matadero Municipal de Málaga (1928-1937)

Segunda entrega en que la académica repasa la compleja historia para dotar de un nuevo matadero a...

Una década de esperas

Una década de esperas

Esta semana se cumple una década de la propugnación de la Ley de la Dependencia


Sonreír en la tormenta

Sonreír en la tormenta

La tromba de agua del pasado domingo llevó a Málaga a una gran masa de políticos que dejaron buena...

La Agencia del Medicamento es una oportunidad para el sur, según De la Torre

La Agencia del Medicamento es una oportunidad para el sur, según De la Torre

El alcalde incide en tomar el testigo a Londres, donde está la sede en la actualidad, ante la...

El PSOE pide explicaciones por las facturas del PP ocultadas por Promálaga

El PSOE pide explicaciones por las facturas del PP ocultadas por Promálaga

El equipo de gobierno afirma que desconocía que debía informar al Tribunal de Cuentas a partir de...


Enlaces recomendados: Premios Cine