Anuario 2016
La ciudad

Limasa, el eterno problema

En 2016, último año de la actual contrata, se han juntado tres episodios diferentes: la huelga de los trabajadores en los primeros días de marzo, la comisión de investigación y la batalla por la municipalización de la empresa

01.01.2017 | 09:19
Limasa, el eterno problema

Otros asuntos de Málaga ciudad...

  • María Gámez abandona la portavocía del PSOE en Málaga. Lo anunció por sorpresa el 24 de agosto, en plenas vacaciones y resaca ferial. María Gámez dejaba sus responsabilidades políticas y volvía a su puesto de funcionaria. Aun así no fue algo inesperado. Su decisión de dar un paso atrás tras haber encabezado sin éxito la candidatura del PSOE al Ayuntamiento de la capital en dos ocasiones era algo obligado y pactado con su partido. Solo la fecha de comunicarlo fue tomada por su cuenta.
  • La calle Larios, el corazón de Málaga, cumple 125 años de arteria principal de la ciudad. El 15 de mayo de 1887 se inició la obra de construcción de la calle Marqués de Larios, que en apenas cuatro años fue inaugurada y modernizó la ciudad de golpe. Fue un 27 de agosto de 1891. En 2016, la calle, que es el corazón de Málaga ha cumplido 125 años. Desde un comienzo la calle Larios se convirtió en un centro comercial de primer orden. La calle que escenificaba el latir de Málaga y de sus ciudadanos. Hoy, 125 años después, sigue siendo el principal referente de la capital; la arteria vital por la que fluye el pulso de la ciudad.
  • Primera piedra de la fábrica de Cerveza Victoria. La rubia «malagueña y exquisita» volverá a Málaga. En 1996 se cerró la fábrica de Cerveza Victoria. Ahora, veinte años después, han comenzado las obras de la nueva fábrica en el polígono de La Azucarera. Antes de que acabe 2017 la cerveza volverá a producirse en la ciudad que la vio nacer.

­Desde que se inició este siglo XXI Limasa ha sido una continua referencia en la ciudad por su incapacidad para cumplir su principal responsabilidad que es la limpieza de la ciudad. Este año sobre Limasa se ha volcado una auténtica tormenta de situaciones diferentes que han supuesto el no va más, pero que no han servido para cambiar lo más mínimo la situación: la ciudad sigue sucia. La unanimidad es total; hasta los directivos de las empresas privadas que controlan la empresas lo reconocieron en su comparecencia en la comisión de investigación. Y es que este año ha sido especialmente convulso al coincidir varias situaciones agitando la gestión del servicio: la huelga de los trabajadores en marzo; las sesiones de una comisión de investigación sobre la empresa y la lucha por el modelo de gestión de Limasa a partir de marzo de 2017, fecha en que se acaba el actual contrato.

La huelga resultó inevitable dada la amplia diferencia entre las exigencias de la plantilla y lo que ofrecía el Ayuntamiento y la empresa y por la nula capacidad de ambas partes por acercar posturas. Fueron once días de huelga, que dejaron 6.000 toneladas de basura en las calles y una sociedad crispada por las formas poco certeras con que desde el Ayuntamiento se trató de demonizar a los trabajadores. Con todo, la huelga resultó un éxito para los trabajadores, que obtuvieron buena parte de sus exigencias: descansar sábados y domingos; vacaciones en verano y otoño y otras más.

Paralelamente en el escenario político, se puso en marcha la comisión de investigación de Limasa, un logro que los grupos de la oposición arrancaron a un equipo de gobierno que ya no tiene mayoría absoluta para oponerse. Por la comisión han desfilado todos los que tienen un protagonismo en Limasa: el gerente, el alcalde, el presidente del comité de empresa y hasta los representantes de los socios privados. La comisión no ha cerrado sus conclusiones, pero ya se puede señalar que pocas novedades ha aportado mas allá del reconocimiento de todos ellos de que la ciudad no está limpia pese a costar cada año cerca de 90 millones de euros.

El tercer elemento que ha marcado este año que concluye la situación en Limasa es el debate sobre su futuro, sobre que modelo de gestión se debe adoptar a partir de marzo de 2017 cuando concluya el actual concurso que rige desde 2001. El comité de empresa y los grupos de la oposición de izquierda en el Ayuntamiento han forjado una importante batalla en pro de la municipalización del servicio. Su principal argumento es que supone un importante ahorro de mas de 12 millones de euros. La decisión aun no está tomada. El alcalde deshoja la margarita y parece más inclinado por municipalizar la gestión, pero la última palabra está por decidir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


El 60% de las familias tendrán que pagar más este curso por su plaza de guardería

El 60% de las familias tendrán que pagar más este curso por su plaza de guardería

El polémico nuevo decreto de la Junta infla los precios, ya que reciben menos bonificación,...

Llegan las primeras nieves

Llegan las primeras nieves

Nueva entrega de los relatos de la expedición malagueña de la UMA para estudiar el comportamiento...

La Feria ha ido "bastante bien", pese a la huelga del taxi

La Feria ha ido "bastante bien", pese a la huelga del taxi

Mahos asegura que abordarán el "problema" del botellón con el Ayuntamiento a principios de octubre


Una feria "brillante" con un impacto de 60 millones de euros

Una feria "brillante" con un impacto de 60 millones de euros

De la Torre admite el aumento de visitas en el Real en detrimento del Centro

De manzanas y renos va la cosa

De manzanas y renos va la cosa

Carlos Jiménez sigue con su cuarto relato sobre la expedición malagueña en el Polo Norte y con una...

Limasa disminuye un 5,5% su consumo de combustible en 2016

Limasa disminuye un 5,5% su consumo de combustible en 2016

La reducción se debe a la puesta en marcha de un proyecto piloto y ha supuesto un ahorro de 14.500...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine