Comercio

Los últimos días de la floristería Layen

El veterano establecimiento situado en la calle Duque de la Victoria, el más antiguo del gremio de floristas en Málaga, cierra por liquidación

09.01.2017 | 23:36
Los últimos días de la floristería Layen

El negocio familiar que abrió sus puertas en el año 1967, gracias a la ilusión de una pareja de novios, cerrará tras la liquidación de productos dejando atrás 50 años de duro trabajo - Desde el 2003 se ocupa del negocio Laura Ferrer, la hija del matrimonio que, con algunos proyectos en mente, ha decidido cerrar el local

­Medio siglo de historia se esconde tras cada ramo o arreglo. Las flores de Layen han decorado los primeros momentos de vida de los malagueños, han sido la combinación perfecta para un vestido de novia e incluso han servido para recordar a los que ya no están. Ahora, el veterano negocio vive sus últimos días de liquidación antes del cierre definitivo y al tiempo que se desmantela la historia de toda una vida. «Veo la tienda así y se me parte el alma», confiesa Laura Eloy- García junto a una clienta en una mañana de trabajo cualquiera. Ella y su hija, Laura Ferrer, se encargan de desmontar el escaparate y ordenar los últimos productos que se pondrán a la venta.

«Decidimos cerrar porque creemos que ya ha pasado una etapa y también influye muchísimo la situación del Centro Histórico», explica Laura Ferrer, que sostiene que se ha eliminado el comercio de la pequeña y mediana empresa malagueña. «Lo que quedan son grandes cadenas y todo está enfocado a turistas». Además, a todo esto se suma la falta de tiempo que consume la mayor parte de los días de una familia que lleva 50 años dedicada a las flo res. «Las floristerías son negocios muy personales y familia res y por eso es un trabajo bastante esclavo. Tienes que estar siempre», dice.

La Calle Duque de la Victoria ha sido testigo privilegiado del paso del tiempo desde que en el número 13 de la céntrica vía una pareja de novios decidiera abrir en 1967 la primera floristería de Málaga. Enrique Ferrer y Laura Eloy- García desoyeron los consejos de sus progenitores y decidieron unir los conocimientos como perito agrícola de él y los dotes comerciales de ella convirtiendo la suma de sus nombres en Layen. «Entonces no existían floristerías en Málaga pero en otras capitales como Madrid, sí. Mis padres apostaron por ello y les fue muy bien desde el primer momento», dice Ferrer, que ya habla en pasado. Los primeros repartos en bicicleta dieron lugar, entonces, a un gran volumen de trabajo que acabó convertido en el actual reparto a domicilio a través de una furgoneta. En el año 2003, tras la jubilación de su padre, Laura Ferrer Eloy-García se incorporó a la rutina de trabajo del negocio familiar que continuó cosechando éxitos como veterano en el gremio de las flores aunque luchar contra la competencia nunca fue tarea fácil. «La verdad es que siempre hemos tenido nuestro sello que se ha mantenido con el esfuerzo de la familia», asevera la actual responsable del negocio, que confiesa que ya tiene algunos proyectos pensados fuera del ámbito de las flores.

En el año 2009 el destino sorprendió a la familia con una enfermedad que acabó con la vida de Enrique Ferrer, sin embargo Layen continuó abriendo sus puertas y mostrando la alegría y el color de sus flores pese a la dura situación que estaban atravesando. «Fue horroroso. Mis padres vivían en el mismo edificio y yo estaba siempre entre la tienda y su casa», dice Laura Ferrer. Poco después, el esfuerzo y la pasión por mantener vivo el negocio les haría atravesar la crisis económica no sin sufrir sus consecuencias. «A partir del 2009 nos afectó mucho la crisis y la peatonalización del Centro».

Anécdotas de una vida

Carmen Polo, Doña Sofía o Antonio Banderas sucumbieron a los encantos del trabajo de la floristería Layen. «Ahora vienen a por sus ramos de novia las nietas de nuestros primeros clientes», dice Laura Eloy-García. A pocos días del cierre del local, 50 años de historia quedan reducidos en unos pocos maceteros y el escaso color de su escaparate. La tristeza, el regusto del trabajo bien hecho y el deseo de comenzar una nueva etapa suponen una receta perfecta cuando se trata de despedirse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


El buque Ventura.
Salvamento Marítimo rescata una segunda patera con 10 personas a bordo que son trasladadas a Málaga

Salvamento Marítimo rescata una segunda patera con 10 personas a bordo que son trasladadas a Málaga

La embarcación, buscada desde primera hora, ha sido localizada por la tripulación del crucero...

Los malagueños cuentan cómo vivieron el atentado de Las Ramblas

Los malagueños cuentan cómo vivieron el atentado de Las Ramblas

Recabamos los primeros testimonios de malagueños que viven en Barcelona y que se han encontrado...

El atentado de Barcelona no altera el dispositivo de seguridad de la Feria

El atentado de Barcelona no altera el dispositivo de seguridad de la Feria

El concejal de Seguridad asegura que el nivel de riesgo es el mismo que antes de los hechos...

Llegan las primeras nieves

Llegan las primeras nieves

Nueva entrega de los relatos de la expedición malagueña de la UMA para estudiar el comportamiento...


Una patera con 26 inmigrantes llega al puerto de Málaga

Una patera con 26 inmigrantes llega al puerto de Málaga

Todos los ocupantes de la embarcación se encuentran aparentemente en buen estado de salud

Málaga se solidariza con las víctimas de Barcelona

Málaga se solidariza con las víctimas de Barcelona

Ciudadanos y representantes políticos se han sumado este viernes a las muestras de condena por el...

La huelga de taxistas deja pérdidas de 1,5 millones

La huelga de taxistas deja pérdidas de 1,5 millones

Los taxis vuelven a estar operativos desde ayer y a la espera de conseguir acuerdos el 15 de...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine