Política

Dos años y siete mociones de censura

Dos años después de las elecciones municipales, los diferentes ayuntamientos de la provincia siguen con la digestión de la entrada de los nuevos partidos políticos

04.06.2017 | 10:30
El bastón de mando, un objeto anhelado por todos.

¿Cuál es la situación en los partidos dos años después de las elecciones muinicipales?

  • PP
    Recuperar el poder perdido en 2019 | Estabilidad y unidad. Son las dos ideas fundamentales que quiere transmitir el PP para las próximas elecciones de 2019. Aparentemente, las filas están cerradas en torno a su presidente, Elías Bendodo. Puede ser uno de los grandes protagonistas, ya que todo lo que no sería verlo como candidato a la alcaldía sería una gran sorpresa. En la primavera de 2018, se revelarán los nombres de los candidatos. El PP es consciente de que sólo mayorías absolutas le sirven para gobernar con seguridad.
  • PSOE
    La sombra del congreso provincial | Ahora mismo el PSOE de Málaga se asemeja a una convulsa sesión de discoteca de tarde. La victoria de Pedro Sánchez en las primarias ha dado alas al sector crítico con la dirección encabezada por Miguel Ángel Heredia. Todo el mundo está pendiente ahora mismo de la celebración del congreso provincial que se celebrará en septiembre o octubre. Habrá más de una candidatura. El nuevo secretario general tendrá que lidiar también con el dilema de designar al candidato a la alcaldía de Málaga.
  • CIUDADANOS
    Oposición útil vs. muleta del PP | Ciudadanos se encuentra en un constante ejercicio de equilibrio para evitar que la formación sea señalada como muleta del PP y para no quedar como partido que lo bloquea todo. Oposición útil es el lema máximo. Hay que diferenciar claramente entre dos bandos: Ayuntamiento y Diputación. Existe un acuerdo no escrito entre Juan Cassá y Gonzalo Sichar de que uno no se mete en el trabajo del otro. Cassá seguirá en 2019 y Sichar saldrá, con toda seguridad, de las listas.
  • PODEMOS
    Apariencia de unidad bajo Montero | Sin estructuras en 2015, la formación morada ha vivido ya varios procesos internos desde el desembarco de sus marcas locales en los diferentes ayuntamientos. José Vargas, primer secretario general de la formación morada, duró poco en dimitir. Bajo el liderazgo de Alberto Montero, se logró calmar las tensiones que existían entre las corrientes que representaban Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Se insiste en la separación de Málaga Ahora y para presentarse en 2019 con la propia marca.
  • IZQUIERDA UNIDA
    Apuesta por la confluencia | Cambio de caras también en la cúpula provincial de Izquierda Unida. Guzmán Ahumada ha relevado a José Antonio Castro como coordinador provincial. Aunque tendrá que ser ratificado por la asamblea local que se celebrará en otstuboño, nadie duda que seguirá al frente de la formación de izquierdas. Después de la digerir la irrupción de Podemos, la apuesta de seguir con la confluencia de Unidos Podemos se mantiene firme. Una fórmula que se quiere testar en el Ayuntamiento de Málaga.

Las grandes capitales de la Costa han podido sacar adelante sus presupuestos a pesar de las alianzas a varios bandos - Ya se han registrado siete mociones de censura.

La democracia es un regalo que ha cambiado en la provincia desde 2015. Si el envoltorio sigue siendo el mismo, el contenido ha mutado de forma radical. Hasta el punto de que el actual mapa político no se parece en absoluto al de 2011, cuando el PP salió como triunfador absoluto de las últimas elecciones que todavía se debatían en el conocido tablero del bipartidismo. Entonces, con la famosa herencia de Zapatero convertida en una enorme losa contaminante para los intereses socialistas, los populares lograron teñir a la provincia de azul. Conquistando, incluso, plazas de larga lealtad al PSOE como Antequera o Coín. Una sombra de poder que se presumió extensa si a ello se le sumaban las alcaldías de los grandes municipios de la Costa del Sol y del Ayuntamiento en la capital, siempre pieza clave dentro del pulso político.

Pero la digestión de la crisis se hizo pesada. Los vasos comunicantes de unas cifras de desempleo, insoportables para cualquier país que presume de europeidad, se solaparon con los continuos casos de corrupción y un creciente descontento político. Tras agitar durante mucho tiempo esta coctelera tóxica, la bebida resultante vino en forma de la proliferación de las nuevas formaciones políticas que, finalmente, acabarían por desfigurar el mapa político de la provincia. Podemos y Ciudadanos fueron las siglas de nuevo cuño que acabarían por decantar el actual orden.

En el caso de la formación de Pablo Iglesias, la irrupción vino a través de sus demarcaciones territoriales. La directriz nacional establecida por el líder era no concurrir bajo el sello de Podemos para no quemar la marca antes las elecciones generales del 20D. La percepción de que el tiempo vuela se multiplica en política. Cuando el titular de hoy hace que el de ayer huela a pescado podrido. Recordar estos antecedentes, sin embargo, resulta obligatorio para entender cómo se encuentran los partidos en estos momentos y qué ha sido del reparto de poder que se estableció en 2015.

El desembarco electoral de las nuevas formaciones ha sido clave para que se produzcan vuelcos al frente de los gobiernos municipales o para afianzar al PP al frente del Ayuntamiento de Málaga y en la Diputación. Con la lección ya aprendida de que los populares necesitan de mayorías absolutas para garantizarse las alcaldías, la sintonía entre los partidos de izquierdas ha servido en muchas ocasiones para forjar alianzas que han precipitado los cambios de color en las corporaciones. Especialmente llamativas, en el caso de las principales de la Costa.

En ciudades tan importantes como Torremolinos, Benalmádena o Vélez-Málaga, el PSOE está al frente de las alcaldías. Y sin olvidar a Marbella, con todo lo que supone estar al frente de unas de las capitales más importantes no ya de la provincia, sino del país.

Hablar de configuraciones en los ayuntamientos de la provincia, es hablar, principalmente, de dos nombres: Elias Bendodo y Francisco Conejo. Exceptuando a la capital, donde Francisco de la Torre tomó la iniciativa por su cuenta, no hubo ninguna negociación en ningún municipio de la provincia que no tuviera que sellarse con el veredicto de ambos.

Finalmente, la animadversión latente en las franquicias de Podemos, sumado a las promesas hechas hacia las formaciones independientes permitieron a Conejo ganar de entrada la partida y colorear el mapa de rojo. De esta manera, se asistió a la entrada de nuevos alcaldes en la provincia. José Bernal en Marbella, José Ortiz en Torremolinos, Víctor Navas en Benalmádena, y el regreso de un viejo rockero como Antonio Moreno Ferrer al frente de Vélez-Málaga completan el círculo de las grandes ciudades de la Costa.

Para todas ellas, el PP auguró un horizonte negro y de parálisis. A día de hoy, las cuatro siguen con los mismos alcaldes al frente y tampoco está previsto que el PSOE cambie de candidatos. El objetivo en este mandato era el de afianzar estas alcaldías y lograr aumentar el apoyo electoral en 2019. Con más o menos dificultades, estos ayuntamientos han logrado sacar adelante sus presupuestos, siendo las cuentas anuales el elemento más difícil de cuadrar cuando hay que poner de acuerdo a varios partidos.

Tampoco ha virado la relación de poder al frente de la capital. Aunque estos primeros dos años de De la Torre en minoría han cumplido con los presagios que barruntaban un mandato de alto desgaste para el primer edil. Al menos, de puertas para dentro, con algunos de sus concejales cuestionando en privado las dudas que ha sembrado el propio De la Torre sobre su futuro. En relación a la gobernabilidad, después de quedar patente la reiterada incapacidad para llegar a acuerdos con el resto de partidos, Ciudadanos se ha convertido en una formación imprescindible para el alcalde. Con todo lo que ello conlleva. Más allá de las continuas incertidumbres de saber hacia dónde va a tirar, está el hecho de tener que contentar a un Juan Cassá reconvertido en una especie de alter ego de sí mismo, que sueña con ser el próximo alcalde de Málaga.

Las relaciones más explosivas se han vivido, sin duda, en Mijas. Era de esperar que no saliera bien el experimento de juntar a Juan Carlos Maldonado con Ángel Nozal. Enemigos en lo personal, el gobierno tardó lo justo en saltar por los aires. Ciudadanos cogobierna ahora junto al PSOE.

Mociones de censura

¿Qué sería de la política provincial sin sus mociones de censura como Dios manda? Hasta el momento ya van seis, a falta de que se sume el Rincón de la Victoria mañana. Francisco Salado será el nuevo regidor después de arrebatarle la alcaldía al PSOE. En esta particular guerra, los socialistas lograron sumar a Ronda, donde ahora gobierna Teresa Valdenebro. Cuevas del Becerro y Pizarra se suman a la lista de los pequeños municipios en los que ha habido un vuelco. En el PP siguen soñando con la posibilidad de recuperar Marbella, aunque Bernal ha logrado hacerse fuerte en estos dos años. Muchas plazas y muchos intereses siguen en juego. Quedan otros dos años hasta el próximo cambio de guión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local


Denuncian la "doble moral" de Gonzalo Sichar por intentar acceder a la UNED

Denuncian la "doble moral" de Gonzalo Sichar por intentar acceder a la UNED

AsED pide que se revise el régimen de incompatibilidades en el centro universitario para impedir...

El rector pide compensación económica para la UMA tras los recortes por la crisis

El rector pide compensación económica para la UMA tras los recortes por la crisis

Narváez asegura que las instituciones académicas "han sido las más afectadas por las medidas de...

El alcalde rechaza rebajar las plusvalías en herencia si la FEMP no da con la solución

El alcalde rechaza rebajar las plusvalías en herencia si la FEMP no da con la solución

De la Torre dice que ya se bonifica el 100% del impuesto a personas con pocos recursos y que la...


La fábrica de Fujitsu celebra sus 40 años en Málaga con planes de crecimiento

La fábrica de Fujitsu celebra sus 40 años en Málaga con planes de crecimiento

La factoría, con casi 550 empleados, impulsará aún más el negocio de automoción de la mano de Denso

Jorge estaría desalojando a sus compañeros cuando el edificio se derrumbó

Jorge estaría desalojando a sus compañeros cuando el edificio se derrumbó

Continúan los trabajos para rescatar al malagueño con vida 72 horas después de producirse el...

La ONCE reparte 640.000 euros en premios entre la Alameda y calle La Unión

La ONCE reparte 640.000 euros en premios entre la Alameda y calle La Unión

Dos vendedores repartieron diez cupones premiados con 35.000 frente al Archivo Provincial y ocho...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine