Historias de la Costa

Sarah Churchill, vecina, ilustre y enemiga de Marbella

La actriz e hija del primer ministro británico, con casa en Marbella, vivió en la Costa del Sol algunos de los momentos capitales de su convulsa biografía: desde su enamoramiento con Lord Audley a la muerte del aristócrata y las innúmeras y bulliciosas juergas

16.09.2017 | 11:00
La segunda hija de Winston Churchill destacó en el cine y en el teatro entre las décadas de los cuarenta y los cincuenta. Su principal hito fue trabajar con Fred Astaire y en una versión de Pigmalión representada en Londres. Sus problemas con la bebida se convirtieron en una constante durante buena parte de su vida. Casada en primeras nupcias con el comediante Vic Oliver, obtendría el título de baronesa de Audley tras su breve matrimonio con Henry Touchez-Jesson, muy ligado hasta el final a la costa. En la foto, la actriz junto a Norman Wooland.

En 1963 las autoridades quisieron expulsarla del país por embriaguez y escándalo público en la provincia

Solía, en plena borrachera, ponerse a dirigir el tráfico. Con ademanes broncos, casi de latinista sonado. Dejando que la cogorza y la temeridad, tan habitualmente unidas, desmintieran su prosapia. Más que la hija de un hombre de Estado parecía un tópico anticipatorio; algo así como lo de Magaluf pero de buena familia. Y con un temperamento que lo mismo llamaba a las puertas de la diversión que a las del calabozo. Entre el estallido sentimental y el incidente diplomático. Cuando en octubre de 1963 las autoridades franquistas quisieron expulsarla de España no fue por rojerío ni por espionaje. Sino por liarla corajuda. De madrugada. Dicen, incluso, que decenas de veces.

Desde que decidiera postergar su carrera como actriz, Sarah Churchill se había ido ganando la fama por otros cauces. Dicen que en ocasiones muy a su pesar. Poniendo boca arriba y con manchas unas cartas que, en esto de la vida, parecían envidiables. Marbella, tan presente en su juventud, fue escenario de muchos de sus escándalos, pero también de la parte más entrañable: la de la lectura privada de los poemas que escribió a su padre, la de su enamoramiento, la de las capitulaciones amables cuando los amigos le recomendaban dejarse guiar y no volver a casa en coche.

La actriz estuvo siempre ligada a la Costa del Sol; con lazos duros, festivos, a veces extraordinariamente trágicos. Fue en Marbella donde conoció a su tercer marido, el último y más querido, que fallecería durante una excursión en Granada. Aquí, tras la boda, la segunda hija del primer ministro y premio Nobel, se volvió más aristócrata. Y estrenó viudez en el cementerio inglés, abatida frente a la tumba que se tragó al barón Lord Audley, el único de sus amores aprobado por Winston y Clementine Churchill.

Durante años, los que median entre los primeros y destartalados viajes y la orden de expulsión, Sarah, que había llegado a trabajar en el cine con Fred Astaire, se convirtió en un personaje ineludible de las noches de la costa. Conocidos son sus excesos. Sus jaranas con final imprevisible, histriónico, violentamente farfullado. La ficha policial, pese a los habituales desatinos de la prosa franquista, lo dice bien claro: «escándalo» y «embriaguez». Nada sobre la augusta dama que no conocieran en Londres, donde le había pasado lo mismo. Incluso, en los cincuenta, con su carrera despegando en el teatro.

Mujer talentosa y de aficiones variadas, Sarah hizo, sin embargo, mucho más en la vida y en Marbella que devorar combinados. Su simpatía, su furia, dejaron huella. Y también su historia y matrimonio con Henry de Audley, tan salvajemente hecho trizas en Granada. Demasiados recuerdos para un sólo álbum: la actriz esperando en el hotel Alhambra Palace que viniera desde Málaga su hermana Diana para ir a recoger el cadáver. El duelo, los viejos días felices. La borrachera que acabaría con el enfrentamiento con las autoridades locales no fue una más ni tuvo como motivo alguna alegría descontrolada. Apenas habían pasado tres meses de la muerte de su esposo. Un trimestre, se presume, cargado de irritación, de demonios.

No es fácil calibrar el contraste entre los diferentes momentos de la familia Churchill en la provincia: los dos más extremos, por su distancia temporal y sentimental, el de la visita del celebrado político a las aguas de Málaga, en el yate de Onassis, y el de su hija amarrada del brazo de dos guardias civiles, sin apenas sostenerse en pie, soltando todo tipo de blasfemias en inglés y en español culebrero y macarrónico. Los testimonios son variados. E incluyen sonoros derrumbes, agitación de hielos, madrugadas sin zapatos en rotondas, frente a los primeros comerciantes y compradores, totalmente perplejos y soliviantados.

Las fiestas, los dramas y el romance de la dama, el más intenso que tuvo en su vida, según sus propias palabras, se empeñaron en contaminarse en la Costa del Sol con una anécdota cuartelera, desprovista de exquisiteces. A nadie sorprendió la noticia de su porfía judicial; ni las 5.000 pesetas de multa que le pusieron en 1963. Una vecina ilustre, enamorada de Marbella y de Torremolinos, viéndose de repente con su nombre sirviendo de felpudo, de clave narrativa para las lenguas aburridas y el alcantarillado. De todos sus recuerdos, queda también los minutos a solas, su tristeza camuflada bajo un pañuelo azul, mientras el cuerpo de Lord Audley bajaba hasta la tierra del cementerio. Eso y el periodo de tregua, de entusiasmo, con decenas de compatriotas británicos pasando por su casa de Marbella, visitándola, oyendo sus poemas. La propia actriz, fallecida en 1982, a los 67 años, habla en su biografía de los buenos y malos tiempos de la costa. Y de la temblorosa melancolía que la llevó, tanto en la provincia de Málaga como en Inglaterra, a rudas escenas policiales. En un caserón de Marbella, en los sesenta, la foto en blanco y negro de Winston Churchill; su padre, su protector, que no pudo salvar a su hija ni con todos los análisis, ni con todas las palabras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

Edición Local


Una mujer con varios perros en la pasada edición de Mi Mascota.
La feria Mi Mascota reunirá a más de 4.500 animales en el Palacio de Congresos

La feria Mi Mascota reunirá a más de 4.500 animales en el Palacio de Congresos

Más de 70 actividades componen la programación de la cita, que tendrá lugar este fin de semana en...

Del Cid y Caracuel entran en la dirección regional del PP

Del Cid y Caracuel entran en la dirección regional del PP

Estarán al frente de la coordinación de Municipios Turísticos y del área de Financiación...

La malagueña Amara Tempa, Miss Curvys España

La malagueña Amara Tempa, Miss Curvys España

Este concurso de belleza quiere visibilizar a la mujer real, aquellas mujeres que lucen una talla...

El Jardín de la Concepción repite su mercado navideño

El Jardín de la Concepción repite su mercado navideño

El acceso al mismo será gratuito, desde las 10 hasta las 18 horas - Habrá puestos de moda,...


Nuevo choque de un coche contra el metro en el campus

Nuevo choque de un coche contra el metro en el campus

El accidente ocurrió al saltarse el semáforo en rojo el vehículo, que impactó contra el convoy del...

Taller de canto coral para niños: música e ilusión

Taller de canto coral para niños: música e ilusión

La Fundación Musical de Málaga celebró este fin de semana la novena edición de los Talleres de...

La Junta no cree necesario cambiar la normativa de los campos de golf

La Junta no cree necesario cambiar la normativa de los campos de golf

El consejero de Turismo, Javier Fernández, considera que se han hecho las regulaciones necesarias...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine