Día de Todos los Santos

Los campos blancos del recuerdo

Un paseo por algunos de los camposantos de Málaga que recibieron la visita de miles de malagueños.

04.11.2017 | 23:32
Los campos blancos del recuerdo
Limpieza de una tumba en el Cementerio de San Juan, en El Palo, junto al que trabaja la florista Dolores García (debajo) y al lado, la zona arreglada del Cementerio Inglés.

La escultura religiosa y civil de Juan Vega, en la sala de duelos

  • A sus 31 años, el malagueño Juan Vega ya tiene el raro privilegio de poder echar la vista atrás y ofrecer una exposición sobre su obra escultórica. Hasta mañana viernes puede visitarse de 9 de la mañana a 6 de la tarde en la antigua sala de duelos, que ha sido recuperada por el Ayuntamiento como espacio cultural y conserva la misma solería. Durante la mañana  hubo un hueco entre las piezas. Se trataba del Resucitado que esculpió en 2009 y que presidió el altar de la capilla de San Miguel durante la misa de 11, a la que asistió el alcalde, Francisco de la Torre. En la exposición pueden verse bustos de Dolorosas de gran realismo y a la vez, con ese toque personal que permite reconocer una obra de Juan Vega. También puede admirarse un Nazareno con la cruz a cuestas de tamaño natural esculpido en 2015, así como el proyecto en terracota del grupo escultórico del Descendimiento de Cristo y otra maqueta, de barro patinado, del monumento que la asociación Teodoro Reding promueve levantar en homenaje al militar suizo. El imaginero malagueño hace unos meses ha trasladado su taller a la calle Poeta Concha Méndez, 1 en Lagunillas.  

En el de San Juan, en El Palo, descansa un antiguo alcalde de Málaga acompañado de aves del paraíso - El Cementerio Inglés está en un esperanzado estado de renovación y el de San Miguel estrenó ayer unos versos de Serafín Estébanez Calderón.

Los enterramientos son como las vocaciones religiosas, disminuyen pero persisten contra viento y marea. Una de las personas que vive de esa persistencia es Dolores García, florista desde hace 35 años del Cementerio de San Juan, en El Palo. «Ya no se vende como antes», admite. De hecho, cuenta, hay días en los que solo se lleva a casa 20, 10, e incluso 7 euros. «Es por la competencia y por las incineraciones».

Este Día de Todos los Santos, el día más fuerte del año, vendía flores, las más caras, los claveles colombianos, a 10 euros la docena. «Aquí estaré hasta que me muera», confiesa. Y la paradoja es que en ese futuro que ha planificado cuenta que su familia «toda nos vamos a incinerar, porque se quema y ya está todo pagado». La familia de Dolores ya tiene un nicho por 50 años en Parcemasa.

El cielo del Cementerio de San Juan a las 8.30 de la mañana, aparte de estar lleno de cipreses firmes y de una araucaria igual de enhiesta, como a punto de pasar revista, estaba surcado por las inevitables cotorras argentinas, que bajaban en picado sobre las tumbas blancas y luego levantaban el vuelo. Sobre una farola, contemplando el espectáculo, una gaviota.

Los antiguos parterres de tierra dejan hoy espacio a ramilletes de flores aromáticas, tomillo y romero y en los nichos, flores de tela en abundancia.

Aunque una de las tumba más nutridas y con las plantas más exóticas, la sudafricana ave del paraíso, es la de quien fuera alcalde de Málaga a finales de los 60, el médico Antonio Gutiérrez Mata, fallecido en 1983. Antes de dejar el camposanto entra un ciclista de uniforme y aparca su instrumento de trabajo.

En el Cementerio Inglés trabaja sin descanso el nuevo gerente, Guillermo Madueño, de 28 años. Mientras habla, Guillermo retira del suelo papeles de chucherías tras la yincana de Halloween de la noche anterior. De fondo, en la zona de los militares, muchos de ellos aviadores, fallecidos durante la II Guerra Mundial, uno de los bancales de tierra a punto de desplomarse está por fin sujeto por un muro de obra, costeado en su mayoría por el IMV y la Fundación Cementerio Inglés de Málaga.

«Y al lado, se están haciendo unos jardines verticales donde también se pondrán nichos», cuenta el gerente. Porque, una cosa es que estemos en un cementerio de aires románticos y victorianos y otra, que esa fuera la excusa estética para dejar que se desmoronara a su suerte. Los vientos cambian.

Este miércoles, sobre las diez de la mañana, unos turistas visitan la tumba de Jorge Guillén, aunque se sienten decepcionados: uno de ellos había leído en algún sitio que el epitafio del poeta decía algo así como que disfrutó de la vida, cuando en el lápida no hay nada de eso. Además de flores, visitantes anónimos han dejado sobre su tumba un piedrecitas, como en los cementerios judíos y una piña.

El galés de las dos guerras
Con algunos pétalos sueltos se presentan las tumbas del hispanista Gerald Brenan y de su mujer, la escritora Gamel Woosley. Al lado de la pareja, apartado de la fama de este matrimonio, se encuentra la tumba de una persona a la que le cayó encima toda la Historia del siglo XX y por eso mismo, le sacamos del anonimato: Se trata del galés Windsor Miles, nacido casi con el cine, en 1896, y fallecido en Málaga en 1960. Como reza la lápida, fue «veterano en las dos guerras mundiales».

En la misma lápida, el señor Miles comparte el sueño eterno con María Ana Flamand Pelleya, nacida en Santiago de Cuba en 1872 y fallecida en nuestra ciudad en 1964, con uno de los epitafios más bonitos que se pueden encontrar en este camposanto: «Seguir viviendo en el corazón de quienes nos amaron no es morir».

Es el caso de la familia que recordó para siempre a Violette, una niña, posiblemente belga o francesa, que como señala su epitafio, vivió «lo que viven las violetas», apenas unos días. Las obras del camposanto impiden acercarse a a su diminuta tumba, pero puede atisbarse desde lejos.

También en la parte más antigua del cementerio, la zona primitiva rodeada de muros, se aprecian mejoras, en especial algunas tumba recubiertas de conchas, repuestas en su totalidad. Allí permanece, hasta el próximo recambio de diciembre, la corona de laureles secos frente a la lápida que recuerda a Robert Boyd, el joven norirlandés que se unió al general Torrijos y que fue fusilado en la playa del Bulto en diciembre de 1831. La Asociación Histórico Cultural Torrijos le recuerda todos los años con un sencillo homenaje.

En el Cementerio de San Miguel, Jorge Serra, director técnico del camposanto y Federico Souviron, gerente de Parcemasa, valoraban con satisfacción las evidentes mejoras del cementerio. «Ahora es uno de los mejores conservados de España», explicaba el gerente.

Aguardaban en la entrada la llegada del alcalde, que iba a inaugurar una placa de cerámica con los versos que el escritor malagueño Serafín Estébanez Calderón, tío de Cánovas, le dedicó a la modesta fuente del Cementerio de San Miguel. Comienzan así: «Cuando infante dormí cabe esta fuente,/ niño después, partiendo sus cristales,/ islas forjé y Alhambras orientales....».

A las 11, el antiguo deán de la Catedral, don Francisco García Mota, celebró una misa en la abarrotada capilla de San Miguel, que contó con la actuación de la soprano Begoña Salgueiro. Otros malagueños, se disponían a ir a Parcemasa, a San Gabriel, para recordar a los que se fueron, aunque si recordamos el epitafio del Cementerio Inglés, si siguen viviendo con nosotros no han muerto. Nos acompañan. Va por ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

Edición Local


Imagen de la calle Larios y la plaza de la Constitución
Las luces ya alumbran la Navidad de Málaga

Las luces ya alumbran la Navidad de Málaga

El montaje de la estructura de la iluminación navideña en la calle Larios se inspira en la...

Vallan el puente de Totalán para proteger a los vecinos

Vallan el puente de Totalán para proteger a los vecinos

Cacho Pan y las Tres Marías pedían desde 2003 medidas contra la caída de suicidas y objetos

Alumnos que no saben trabajar en grupo

Alumnos que no saben trabajar en grupo

PISA vuelve a situar a Andalucía a la cola de la educación en España, también a la hora de...

Tres heridos en un incendio en un edificio de Teatinos

Tres heridos en un incendio en un edificio de Teatinos

El fuego se iniciaba pasada la medianoche en un quinto piso en la calle Juan de Robles - Dos...


El Jardín de la Concepción repite su mercado navideño

El Jardín de la Concepción repite su mercado navideño

El acceso al mismo será gratuito, desde las 10 hasta las 18 horas - Habrá puestos de moda,...

Estudian que la Fuente de Génova tenga el mismo agua que el Patio de los Leones

Estudian que la Fuente de Génova tenga el mismo agua que el Patio de los Leones

Técnicos municipales lo propondrán a Emasa porque daña menos el mármol del monumento, tal y como...

Las cuatro historias de la calle Nueva

Las cuatro historias de la calle Nueva

La solería de la calle Nueva conserva todavía restos de cuatro de los cinco dibujos que adornaban...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine