Nuevas tecnologías

Las cabinas telefónicas piden una segunda oportunidad

La empresa malagueña iUrban propone remodelarlas para ofrecer nuevas oportunidades comerciales

13.11.2017 | 13:01
Una cabina en la calle Molina Lario reconvertida en punto de carga.

Telefónica y la startup malagueña iUrban ya están transformando las tradicionales cabinas telefónicas en oficinas turísticas portátiles con la idea de devolver a la senda de los ingresos un negocio deficitario. También serán puntos de recarga de móviles.

Hay un total de 18.000 cabinas en España. Sin embargo, en Andalucía tan solo hay siete operativas. El director de producto en Telefónica, Javier Lorente, asegura que están trabajando para instalar, al menos, 300 cabinas nuevas a nivel nacional. La novedad se encuentra en la creación de un dispositivo que permita cargar el móvil en plena calle, inciativa del consejero delegado de iUrban, Andrés Martínez.

En Andalucía Open Future, un programa de apoyo al emprendimiento de la Junta de Andalucía y Telefónica, diseñaron el cargador móvil exterior con pantalla táctil que ya está patentado y que ya se puede acoplar a cualquier superficie, sea una farola o una marquesina. Además, iUrban ve con buenos ojos aprovechar los recursos existentes, ya que se ahorra un 30% porque no hay que realizar obras.

"Ya teníamos la corriente, la toma de datos... Era tan fácil como quitar un módulo de teléfono y conectarlo directamente", afirma Martínez.

Las siete cabinas de Andalucía, que permiten hacerse "selfies", están situadas en Málaga (tres: Molina Lario, plaza de la Marina y de Félix Sáenz), Granada (tres) y Sevilla (una). La de Sevilla fuenciona, además, como punto WiFi. "El uso se dispara a las 19.00 horas cuando suelen cerrar las oficinas de información turística. Por ciudad tenemos casi 500 cargas al día", señala el emprendedor.

"Hay muchos municipios interesados porque supone tener una oficina de información turística abierta las 24 horas y de bajo coste", añade Martínez. "Cuando te quedas cargando el móvil tienes que estar delante de la pantalla unos cinco minutos y la gente suele mirar la agenda cultural o las calles del municipio", por ello las nuevas cabinas cuentan con cargadores universales y antivandalismo.

Martínez y Lorente coinciden en que este nuevo uso puede ser no sólo una salida para las cabinas sino una nueva línea de negocio. "Cuando lo planteamos no fue por nostalgia sino porque vimos una posibilidad de generar unos ingresos razonables".

Según fuentes del sector, de las 18.000 cabinas que aún quedan en España, 12.000 ya no son rentables. Además, un estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) revelaba que el 88% de los españoles jamás ha utilizado una cabina y, según datos de Telefónica, alrededor de la mitad de la estas no cursan ni una sola llamada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine