Sanidad

UGT denuncia que parte del equipamiento del Hospital Carlos Haya está obsoleto al superar los 10 años

Piezas que ya no disponen de recambios, lecturas incorrectas por continuas averías o la falta de una sala hemodinámica son algunas de las deficiencias que el sindicato señala en un informe

13.11.2017 | 18:54
UGT quiere saber cómo se gestionarán los recursos en Carlos Haya hasta que se abra el tercer hospital.

El hospital asegura que todo funciona correctamente

El equipamiento del hospital Carlos Haya supera en gran parte los 10 años de antigüedad, el periodo de tiempo recomendado, una situación que hace que haya quedado obsoleto, según denuncia UGT que prepara un informe sobre la obsolescencia del aparataje del centro hospitalario.

Tras una reunión informal el pasado lunes entre el sindicato y los jefes de servicios del hospital, el sindicato prepara un informe detallado en el que denuncia cuestiones relacionadas con la falta de piezas de recambio, maquinaria estropeada que da lecturas incorrectas, dificultades para encontrar algunas piezas, falta de recursos e incluso el no uso de algunas máquinas ante la antigüedad que presentan.

En algunos casos, las máquinas destinadas a las pruebas de rayos no cuentan con piezas de recambio al superar «con creces» los diez años recomendados para la vida de este tipo de aparatos. Algo similar ocurre para llevar a cabo algunos estudios gastrointestinales –endoscopias o gastroscopias–. Existen dificultades para adquirir las sondas y esa situación genera demora para realizar las pruebas diagnósticas pertinentes, según UGT.

Otra de las cuestiones que aborda este informe es el mal funcionamiento de la maquinaria necesaria para los estudios de sueño. Una situación que genera lecturas incorrectas y que hace que se tengan que anular citas concertadas en la Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño varios días hasta encontrar las piezas de repuesto. UGT señala esta causa como el principal motivo de la lista de espera de más de tres años que sufren los pacientes para esta prueba.

Salvo el renovado equipamiento de neurocirugía y la UCI, el sindicato asegura que el resto del hospital cuenta con un aparataje «bastante viejo». Una situación que ha llevado en algunas áreas a contar con material que nunca se ha utilizado. Es el caso de algunas máquinas en radiología, donde se compró hace años material que el personal no supo poner en funcionamiento y ahora se ha quedado obsoleto frente a las pruebas diagnósticas actuales.

Otra de las cuestiones en las que hace especial hincapié el sindicato es en la necesidad de abrir una nueva sala hemodinámica y renovar el equipamiento, ya que el actual data de 2006. Pruebas que reducen en un diez por ciento la mortalidad de los pacientes. UGT reitera que es el único hospital de la provincia que solo tiene una sala. El resto cuentan con dos, una en la que se llevan a cabo las pruebas concertadas –el cateterismo– y otra para los casos de urgencia. Una obra que está paralizada y que, según UGT, hace peligrar el plan infarto.

Ante esta situación, el sindicato exige la apertura de esa segunda sala para pacientes con problemas cardiológicos y la renovación del aparataje. Una demanda que va unida a saber cómo gestionará el centro sus recursos hasta la apertura del tercer hospital.

Respuesta de Carlos Haya

El hospital, por su parte, asegura que sus equipos funcionan de manera correcta y no están obsoletos e incluso cuentan con el mantenimiento pertinente y en el caso de los equipos de imagen, endoscopias y alta tecnologías están en continua revisión.

En cuanto al equipamiento, asegura que solo en 2017 se han han realizado trámites administrativos para la incorporación de una central de monitorización fetal para partos, 4 respiradores, 10 monitores multiparamétricos, 6 gastroscopios, 3 citoscopios, una torre de laparoscopia, dos microscopios y 15 camas de hospitalización y se están tramitando las obras que requieren el equipo de hemodinámica y un acelerador lineal que se implantarán una vez finalicen las obras. Una sala que prevén que se implantará en el primer trimestre de 2018 y que en estos momentos está en fase de licitación.

En cuanto a la lista de espera de la Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño, Carlos Haya reconoció que aumentó por las derivaciones pero no alcanza los tres años. También apuntó a que ayer llegaron los nuevos polígrafos adquiridos para la unidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine