Deportes electrónicos

Un día en la gaming house

Nos adentramos en sus gaming houses, para ver cómo entrenan estos profesionales

22.11.2017 | 19:26
Algunos de los componentes de LOL practican antes de entrenar.

Algunos datos de Giants

Entre los componentes de Giants se encuentran los Cristiano Ronaldo o Messi de los deportes electrónicos, eSports, un equipo nacional con gran proyección internacional que tiene su base en Torremolinos

Huele a lentejas y no al olor que se genera en una habitación sin ventilar. La vivienda está recogida, nada de cartones de pizzas, ni ropa por el suelo, y a las 12 del medio día ya hay una actividad que no cesa en la zona de entrenamiento. Los integrantes del equipo de League of Leyends -uno de los juegos eSports más masivos del mundo- de Giants están en su tiempo libre. Algunos aprovechan para jugar, otros ven series... A las 15.00 horas, cada uno a su ordenador. Comienza su jornada laboral: todo el mundo a entrenar.

En pleno corazón de la Costa del Sol, en Playamar (Torremolinos), están dos de las gaming houses -casas de entrenamiento de equipos de eSports- que tiene Giants, el club nacional con más proyección internacional dentro de los eSports (deportes electrónicos). En concreto, el equipo de League of Leyends, que en enero se traslada a Berlín durante siete meses para jugar su particular Champions, y, en otro piso está el equipo que compite en el juego de Call of Duty que ya tiene en su palmarés cinco campeonatos nacionales. Una industria muy fuerte que cada vez gana más adeptos y que abre la posibilidad a que, en un futuro, muchos equipos actuales creen su propia plantilla virtual como ya ha hecho Valencia CF o el FC Schalke 04, entre otros. Un dato para los más incrédulos: una final nacional en España de alguno de los videojuegos nombrados es seguida por tres millones de espectadores entre los que acuden al recinto de Ifema en Madrid, donde se celebra, y aquellos que se conectan.

Nada de estar toda la noche en vela jugando y perder la noción espacio-temporal mientras uno intenta superarse a sí mismo. Los integrantes de Giants son deportistas profesionales y como tales, tienen un contrato con cláusulas y una disciplina diaria. Como muy tarde, se levantan a las 11 de la mañana, disponen de un cocinero que organiza desde el desayuno hasta la cena y un psicólogo con el que trabajan los aspectos mentales, a nivel individual o colectivo, para rendir al máximo. El equipo les paga hasta el gimnasio y las dos viviendas en las que conviven. Solo uno de los integrantes de Call of Duty vive en su propia casa donde comparte espacio con su pareja. Sí, juegan a videojuegos y también tienen parejas.

Aun así, Giants está presente en seis juegos diferentes. League of Legends, Call of Duty, HearthStone, FIFA, CS: Go y Clash Royale. Son cuarenta y dos jugadores de entre los 15 años, el más joven, y 31 años, el mayor, aunque la mayoría son adolescentes. «Tenemos estas dos gaming houses porque es interesante que estos dos equipos jueguen juntos. El resto lo hace desde casa», explica el cofundador de Giants, Germán Domínguez.

La dinámica de cada día para estos jugadores es similar en ambos equipos. Tienen un entrenador, un segundo entrenador y un director deportivo con el que se reúnen antes del entrenamiento para ver cómo se plantea el día. A las 15.00 horas comienza el entrenamiento y, previamente, hay otro encuentro para ver qué se va a trabajar en ese día. Hasta las 21 horas hay concentración absoluta. Nada de móviles, apenas cruzan palabra entre ellos... Solo juegan y practican. Al terminar, se realiza la última reunión del día. Un análisis del entrenamiento, posibles fallos y mejoras, estrategias, analizar al rival; no se escapa nada.

Llega la noche. Los jugadores cenan, se relajan un poco y siguen jugando. La noche es históricamente el momento en el que los apasionados de los videojuegos se conectan y ellos aprovechan para poder medirse con gente de su nivel y seguir mejorando. La hora para ir a la cama no está establecida pero no se van mucho más tarde de las dos de la mañana. Una jornada que alcanza las 10 o 12 horas diarias.

Para muchos los nombres de Antonio Espinosa, Daniele Di Mauro, Amadeu Carvalho, Joao Manuel Ribeiro y André Guilhoto quizá no sean familiares pero Th3Antonio, Jizuke, Minitroupax, Joo y Guilhot, sus alias, configuran el equipo virtual de League of Leyends -jugadores y entrenador-. Auténticas estrellas detrás de la pantalla.

Antonio Jordá (Tojor), Carlos Pereiras (Lgend), Iván Rodríguez (YaKo), Endika Andrés (Sukry) y Alejandro Gil (DKeenon) son los componentes del equipo de Call of Duty. Un equipo al que hace escasas semanas se unió Sukry, una joven promesa que aún no ha cumplido la mayoría de edad y cuenta los días para sumar 18 y poder competir -el 31 de diciembre-. Llega tras vender Giants el fichaje más caro de toda España dentro de este sector; un jugador que costó cerca de 18.000 euros.

Es un mercado en el que se hacen fichajes, contraofertas y ojeadores pendientes de captar a futuros jugadores profesionales.

Como deportistas profesionales que son, sus nóminas comienzan a ser acordes a sus estatus. Sin querer dar cifras exactas para no dar pistas a los rivales, la organización de Giants explica que un jugador semiprofesional gana unos 4.000 euros anuales. La cifra puede alcanzar los 120.000 euros si se trata de un profesional.

Los torneos y campeonatos también están remunerados cuando se ganan. En España, ganar la liga nacional supone unos 7.000 euros a repartir entre todo el equipo. Sin embargo, el aspecto económico poco importa a estos jóvenes que han hecho de su hobby su profesión. Su director deportivo, David Alonso, asegura que es algo secundario. Invierten muchas horas y se someten a un estrés que deben aprender a controlar para que no les juegue malas pasadas. Un mal entrenamiento, una mala partida, un movimiento erróneo hace que miles de haters se ceben con los jugadores o que ellos mismos se desanimen.

El miércoles toca descansar. Los martes juegan la liga y es el momento de liberar tensiones. Hasta mediados de diciembre, el equipo de League of Leyends está inmerso en la Liga de Videojuegos Profesionales -­dos temporadas por año- y su objetivo es ganar. Los componentes de Call of Duty tienen otro ritmo, están adaptándose a la nueva versión del juego. Mientras tanto, a practicar.

Los campeonatos no tienen un tiempo de duración estipulado, la última liga española apenas duró tres meses, según informan los componentes de Giants y entre temporada y temporada, los jugadores descansan. Un periodo que puede sumar hasta tres meses hasta que toca regresar a Málaga para preparar la pretemporada: los Giants van a por todas.

League of Leyends

El equipo técnico y los jugadores
En la imagen, la plantilla del equipo LOL, que se prepara para ir al campeonato europeo a partir del año que viene. Ahora mismo están en pleno campeonato nacional. Uno de sus jugadores está cedido a un equipo alemán.

Call of Duty

Los rostros del equipo que se preparan
Actualmente están inmersos en hacerse con la nueva versión que ha salido del videojuego.  Cuenta con un nuevo fichaje que se incorporará a la competición en cuanto cumpla la mayoría de edad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Concursos de La Opinión

Gana una mariscada para dos personas en Los Mellizos

Con motivo del las jornadas I love #Marisqueando sorteamos, en colaboración con restaurantes Los Mellizos, dos mariscadas especiales para dos personas. Responde a las preguntas del cuestionario y entrarás en el sorteo. ¡Buen provecho!


La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine