La máquina del tiempo

Un paseo por el Parque de Málaga (IV)

La antigua archivera municipal y académica concluye con la cuarta entrega el paseo por el Parque de Málaga con la antigua Glorieta de las Provincias y otros rincones y monumentos del andén derecho

14.01.2018 | 10:57
La Glorieta del Fiestero, en la actualidad.

Partiendo otra vez desde la Plaza de la Marina, en dicho andén derecho nos encontramos con el monumento dedicado a Salvador Rueda, de Francisco Palma García, inaugurado el año 1931. En la actualidad vemos un obelisco truncado con el retrato del poeta empotrado en él, y un águila, situada en lo alto del obelisco, sin ningún valor artístico, la cual fue añadida después, con motivo del primer centenario de su nacimiento, por Adrián Risueño.

La siguiente explanada está reservada a los niños: un amplio parque infantil, cuyo centro lo decora la escultura en bronce de un burrito, Platero, del escultor Jaime Pimentel, 1968.

Glorieta de las Provincias (1921-1923)

El 30 de septiembre de 1921 Daniel Rubio, en su calidad de arquitecto municipal, dirigía una instancia al alcalde en la cual, siguiendo las indicaciones y orden verbal de aquél, había confeccionado: «Un proyecto de glorieta de estilo andaluz€». Adjuntaba plano de la mencionada glorieta.

En la sesión de Cabildo de 3 de febrero de 1922 se aprobó el proyecto de construcción de una glorieta en una placeta del Parque; y traslado al mismo de las figuras que coronaban: una de las fuentes de la Plaza de la Victoria; y la otra, denominada la Muñeca, para construir, con cada una de ellas, un estanque apropiado a su nuevo emplazamiento.

El 27 de agosto de 1923, Daniel Rubio informaba al alcalde de las modificaciones efectuadas en la referida glorieta. Adjuntaba presupuesto de las obras que ascendían a la cantidad de 2.194´20 pesetas.

El 3 de septiembre de 1923 Daniel Rubio se dirigía al alcalde comunicándole que habiendo terminado las obras, procedía a su juicio, la recepción definitiva de las mismas, y la devolución de la fianza constituida por Antonio Monedero.

La glorieta es semicircular y está rodeada por una verja de hierro con bancos de ladrillos y azulejos sevillanos que representan tipos regionales, personajes históricos, animales, etc. En los respaldos de los asientos están los escudos de las siguientes municipios malagueños: Coín, Ronda, Vélez-Málaga, Marbella, Mijas, Rincón de la Victoria, Benalmádena, Estepona, Antequera, Fuengirola, Alhaurín de la Torre y Álora. En el centro, el escudo de Málaga, de un tamaño superior a los mencionados anteriormente.

Durante muchos años, en el centro de la mencionada glorieta -denominada Glorieta de las Provincias-, estuvo la fuente construida por Daniel; después, suponemos que ésta se fue deteriorando con el tiempo, y en el año 1975 se instaló en su lugar el monumento a Cánovas del Castillo. Años después, en diciembre de 1997, la estatua del insigne estadista malagueño se trasladó al final del Parque, en el inicio de avenida de Cánovas del Castillo, frente a la esquina del Hospital Noble. Y en el año 1998 en la mencionada glorieta se ubicó una estatua que representa a un cantaor de verdiales, realizada por García Navas, quien firma con la abreviatura de Garciana, la cual se costeó por suscripción popular. Hoy, dicho espacio recibe la denominación de Glorieta del fiestero.

A continuación, una rotonda con una fuente octogonal de azulejos sevillanos. En el centro, una ninfa en bronce que vierte el chorro de agua de un cántaro. Diseñada la fuente por Daniel Rubio -como hemos visto con anterioridad-, en un principio se denominó de la Muñeca, aunque años después, también fue nombrada fuente de la Ninfa del Cántaro, cuyo autor fue A. Durenne de Sommevoire, del año 1876-77. Al parecer, esta ninfa fue realizada para la calle de la Plaza de Toros Vieja, haciendo donación de ella al barrio del Perchel; fue trasladada al Parque en 1922.

En la siguiente rotonda encontramos otra fuente con una imagen en bronce -similar a la anterior, del mismo autor y el mismo año-. Realizada esta imagen, en principio, para una de las fuentes del jardín de la Victoria, como hemos comprobado, Daniel Rubio se encargó de trasladarla al Parque en 1922. Fue designada con el nombre de fuente de la Ninfa de la Caracola.

Después nos hallamos frente al Auditorio de Música Eduardo Ocón -decorado con figuras de gaviotas en vuelo de Jaime Pimentel del año 1962-. El recinto fue realizado a principio de los sesenta por Juan Antonio Ramírez. Dentro de este espacio podemos contemplar un pequeño busto del compositor Eduardo Ocón y Rivas. En la actualidad, con la nueva remodelación del Parque, el auditorio ha cambiado completamente su fisonomía.

Junto a éste hay una plazoleta con el busto de Muñoz Degrain, levantado por García Carreras en 1923.

En el siguiente espacio llamado el Jardín de la Cascada está compuesto por un estanque para patos y cisnes, y la Glorieta del doctor Modesto Laza Palacios. La entrada a aquella, desde el paseo central del Parque, está flanqueada por las estatuas del Verano y el Invierno, procedentes del jardín de la Victoria - junto a la iglesia del mismo nombre-, situadas sobre altos plintos -bases cuadradas, por lo general de poca altura-, obras de finales del XIX, atribuidas a José Vilches.

Antigua fuente de Génova

Durante años, en esta glorieta estuvo situada la fuente llamada de Carlos V o de Génova -hoy llamada de los Cisnes-, presidiendo este jardín de la Cascada. En sus orígenes, mediados del siglo XVI, estaba emplazada en la Plaza de las Cuatro Calles; después en 1807 pasó a la Alameda por deseo de Teodoro Reding, siendo éste corregidor de la ciudad, hasta el año 1898 en que fue sustituida por el monumento al Marqués de Larios; entonces se desplazó en otro rincón de la citada Alameda, hasta el año 1924 que fue instalada en el Parque y, con la remodelación de la calle de Larios y la Plaza, en el 2002-2003, retornó a su primitivo emplazamiento -restaurada por Estrella Arcos-, de la Plaza de la Constitución. Hoy, la fuente se encuentra situada sobre un doble zócalo de mármol.

En septiembre de 2016 la fuente sufrió un acto vandálico, por lo que, durante dos meses, se procedió a restaurarla por la empresa Quibla. Además, se intentó recuperar el color blanco original.

En el siguiente espacio ajardinado se encuentra el busto de Bernardo Ferrándiz, realizado por Agapito Vallmitjana Barbany en los años 1860-66, y el pedestal con un diseño de Diego García Carrera; fue inaugurado en el Parque en 1913.

Ya en la recta final del Parque, le sigue otra pequeña rotonda con un jardín, rodeada de bancos de piedras decoradas. En este jardín estuvo la escultura en bronce de El Biznaguero, de Jaime Pimentel; en la actualidad, retornó a la Plaza de la Marina, su primitivo emplazamiento.

Y llegamos al final del Parque, donde está situado el busto en bronce del poeta Rubén Dario, sobre un pedestal en forma de tronco piramidal de José Planes.

Toda esta franja exterior del andén derecho del Parque, está rodeada por un paseo peatonal, decorado con numeroso bancos, colindante en todo su trazado con el Paseo de los Curas, denominado Paseo de España, el cual fue completamente reformado en la última remodelación de nuestro Parque que tuvo lugar en el 2007.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine