13 de febrero de 2018
13.02.2018
Urbanismo

La peatonalización de la Alameda comenzará tras la Semana Santa

La empresa ha sido seleccionada entre las 30 ofertas presentadas para acometer parte de la reurbanización del lateral norte de la Alameda - Las obras en el lateral sur están en plena adjudicación

14.02.2018 | 22:44
La peatonalización de la Alameda comenzará tras la Semana Santa

Urbanismo ha propuesto la adjudicación a Verosa Proyectos y Servicios de las obras de remate y extensión de la peatonalización de la acera norte de la Alameda, continuando los trabajos que va a iniciar la Consejería de Fomento una vez que termine la construcción del túnel del metro de Málaga en el lateral norte de la Alameda.

Las obras, con un importe de 1.832.509,98 euros y un plazo de ejecución de 6 meses, podrá estar terminada para el próximo otoño y permitirá disponer de todo el lado norte de la Alameda peatonalizada. Así, al tramo que ejecutará la Junta de Andalucía entre el Puente de Tetuán y Puerta del Mar, el Ayuntamiento de Málaga complementará el tramo hasta la unión con la entrada de la calle Larios y la plaza de la Marina, así como el espacio central, así como la adecuación del aparcamiento subterráneo de la Plaza de la Marina y la rehabilitación de la escultura del Marqués de Larios y la mejora de su ubicación.

Los trabajos comenzarán tras la Semana Santa, para no afectar la celebración de los desfiles procesionales y representa la segunda fase del ambicioso proyecto de renovación y peatonalización de la Alameda Principal, afectando principalmente a los laterales, que quedarán de uso exclusivo para el peatón y limitando el tráfico al carril central.

El proyecto supondrá la recuperación para la ciudadanía de este singular enclave como lugar de encuentro y la renovación urbana de todo el espacio comprendido entre la Plaza de la Marina y el puente de Tetuán. Así, más del 70% de la Alameda (los laterales Norte y sur) será para uso peatonal con paseos, zonas verdes y equipamientos de ocio; y se restringirá el tráfico rodado a la franja central, destinada principalmente al transporte público y al vehículo privado.

La primera fase de este proyecto, que corresponde a las obras de reposición tras la construcción del metro bajo el lateral norte de la Alameda, comenzarán en pocas semanas, una vez que el túnel está prácticamente terminado en la parte más cercana a Puerta del Mar. Esta actuación, que interviene en una zona de 10.846 metros cuadrados con un presupuesto de 3,5 millones de euros, será financiada en exclusiva por la Consejería de Fomento y se coordinará con el proyecto municipal ahora adjudicado y que corresponde a la segunda fase.

El proyecto se completará con la tercera fase, que financia en exclusiva el Ayuntamiento de Málaga con un presupuesto inicial de casi 5,3 millones de euros. Esta fase, que está en proceso de licitación para adjudicar el contrato, corresponde a la peatonalización total del lateral sur de la Alameda, con 11.567 metros cuadrados de superficie total.

Así será la Alameda peatonalizada

El material base de este contorno se compone, por tanto, de un pavimento continuo de colores cobrizos teñido con árido del lugar en masa, en un gesto por recuperar el material continuo y anaranjado presente en la época. En su superficie, se corresponde con el soporte de equipamientos de ocio, tales como juegos de ajedrez, infantiles, de música, áreas expositivas vinculadas al barrio del Soho, pizarras o mesas de juegos.

Desde el punto de conservación de los ficus, se establece una zona mínima de 5,4 metros en un gesto de dignificación a este patrimonio centenario, con un pavimento bandas en el que se alterna un pavimento verde de tierra vegetal y pavimento sólido prefabricado para diferenciarse con claridad del resto de material continuo. Este pavimento avanza hacia la zona peatonal y sale del contorno definido por las trazas del bulevar original, para así coser su área con la zona peatonal más contemporánea. En este contorno, se establece una zona de protección para los ficus de tierra vegetal delimitada por acero cortén, según el área mínima necesaria para cada uno de los árboles, y un alcorque de arbusto bajo para dotar de escala doméstica al jardín resultante y generar espacios de estancia alrededor coincidiendo con un módulo transversal de 1,8 metros. El mobiliario urbano se destina para este uso.

Se destinan al uso peatonal las zonas laterales. Proponiendo un pavimento prefabricado blanco de grandes dimensiones, teniendo en cuenta el carácter contemporáneo de esta área que se sitúa fuera del contorno del antiguo bulevar y que supondrá la zona de paseo tanto en la acera norte como en el sur. En la proximidad a la fachada el pavimento es de piedra crema ámbar de formato pequeño, en una puesta en valor al contacto con el patrimonio arquitectónico, así como en los portales de los edificios donde la alfombra crema ámbar entra en el pavimento prefabricado y aumenta la escala del formato. Una pequeña plaza para cada uno de los edificios de la Alameda.

Tanto la acera norte y sur cuenta con una hilera de árboles de pequeña escala a unos 5 metros de las fachadas, que además de proporcionar una escala más doméstica y una limpieza del ruido visual derivado de la actividad comercial en las plantas bajas, servirá como límite estricto de las posibles terrazas que surjan como apoyo a la hostelería.

Se restringe el tráfico rodado al espacio central. En total, cinco carriles distribuidos del siguiente modo: transporte privado (dos carriles) y transporte público (tres carriles). El material será de hormigón percolado fotocatalítico, estableciendo una diferenciación de la huella correspondiente a la antigua rambla central de la Alameda.

Las paradas de autobuses se ubican en las zonas de pavimento continuo, adquiriendo un color cobrizo desaturado de sensible diferencia en un área focalizada (3,6 m de ancho) para contribuir al efecto llamada del pasajero, pero manteniendo su textura con la intención de mimetizarse con el espacio público circundante. De esta manera, las paradas de autobuses en el ámbito Alameda no se entienden como un punto de espera sino como una extensión del espacio público en sí mismo, dotadas de un banco situado transversalmente a la carretera, pavimentos regulados según la normativa de accesibilidad, y un tótem corporativo con paneles LED de información y publicidad específicamente diseñado en sustitución de las antiguas marquesinas.

El carril bici discurre por la acera norte, en el espacio resultante entre el contorno de la rambla y el pavimento prefabricado, constituyendo un total de 470m que ensambla con su continuación existente en la zona este y oeste.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Concursos de La Opinión

Gana una mariscada para dos personas en Los Mellizos

Con motivo del las jornadas I love #Marisqueando sorteamos, en colaboración con restaurantes Los Mellizos, dos mariscadas especiales para dos personas. Responde a las preguntas del cuestionario y entrarás en el sorteo. ¡Buen provecho!


La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine