29 de marzo de 2018
29.03.2018
Sanidad

El Carlos Haya inicia las obras para instalar los equipos que donó Amancio Ortega

El hospital ha comenzado la reforma del búnker en el que irán los dos aceleradores lineales destinados a los tratamientos de radioterapia

29.03.2018 | 00:06
Imagen de la visita institucional al búnker.

El Hospital Regional ha iniciado las obras del búnker en el que se instalarán los dos nuevos aceleradores lineales que donó la Fundación Amancio Ortega. Dos equipos de alta gama que se unen a otro que ya tiene el hospital y que funcionarán a partir del primer trimestre de 2019 para llevar a cabo tratamientos de radioterapia en enfermedades oncológicas.

La reforma del búnker, que asciende a un coste de 210.000 euros, durará dos meses. Después habrá que esperar tres meses para su instalación y las pruebas pertinentes que verifiquen los niveles de radiación. El responsable de la Unidad de Gestión de Radiofísica Hospitalaria, Pedro Galán, explicó que «una vez instalado el acelerador hay que realizar las pruebas de aceptación del nuevo equipo y de los sistemas de imagen y control para garantizar los parámetros, prestaciones y seguridades, así como establecer el estado de referencia del mismo». Los delegados de Gobierno y de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José Luis Ruiz Espejo y Ana Isabel González, visitaron las obras.

El Consejo de Seguridad Nuclear realizará una inspección preceptiva previa a su utilización con tratamientos y tiene que conceder su autorización. Para la modificación de la instalación radiactiva, adaptación y nueva instalación del acelerador, una vez desmontado el anterior, se ha solicitado la autorización a la Dirección General de la Energía que debe obtener un informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear, para lo que se ha realizado y enviado una Memoria con el proyecto y el Estudio de Seguridad, realizado por la UGC de Radiofísica Hospitalaria.

El jefe de Servicio de Oncología Radioterápica, Ismael Herruzo, detalló que la incorporación de estos dos equipos «permitirá también aumentar la precisión de los tratamientos a niveles milimétricos, mejorar el control de la enfermedad, la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes, con disminución de la posibilidad de desarrollo de efectos sobre los tejidos vecinos al tumor, intrínsecos al propio tratamiento». Además, favorecerá la participación de nuevas líneas de investigación a nivel regional, nacional e internacional.

Permitirán realizar técnicas de IMRT con IGRT que permite controlar la posición del tumor durante la irradiación mediante equipos de imagen guiada que adquieren la imagen con la misma unidad de tratamiento durante la realización del mismo logrando llegar a máximos niveles de exactitud y precisión. «Permitirá además incorporar los principales desarrollos en radioterapia que en los últimos años han estado encaminados a la mejora de la exactitud y la conformación del tratamiento conocida genéricamente como radioterapia de alta precisión donde se incluyen las técnicas de intensidad modulada de dosis (IMRT) y la radioterapia guiada por imagen (IGRT)».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine