24 de mayo de 2018
24.05.2018
Pleno

La Diputación destina 15 millones al pago de deuda y zanja su pasivo con los bancos

La institución provincial, que debía 300 millones en 2011, reduce a cero los compromisos de pago pendientes - El equipo de gobierno popular destaca un esfuerzo progresivo en los últimos años que no ha supuesto una merma para las inversiones - El PP y Cs deciden el destino de 4,8 millones sin lograr el consenso con el resto de la oposición

24.05.2018 | 21:38
Una imagen tomada durante el transcurso del pleno extraordinario celebrado ayer.

La Diputación de Málaga dio ayer luz verde a la liquidación de la deuda que venía acosando a la institución desde las pasadas legislaturas. En un pleno extraordinario que se celebró por la mañana, el PP y Ciudadanos (Cs) aprobaron con sus votos favorables una modificación presupuestaria que destinará 4,8 millones de euros a diversas inversiones en la provincia y que, sumada a la modificación del pasado mes de abril, desbloquea la mencionada liquidación. Si el superávit que dejaron las cuentas de la Diputación correspondientes al 2017 asciende a los 52 millones de euros, 15 millones se destinarán ahora a zanjar el pasivo restante. El actual presidente de la Diputación, Elías Bendodo, dio paso al cumplimiento de uno de los grandes compromisos que asumió cuando accedió al cargo, por primera vez, en la pasada legislatura. Las obligaciones de pagos pendientes en 2011, fecha de entrada de los populares, ascendían, según el propio PP, a más de 300 millones de euros.

De acuerdo con Bendodo, la disminución constante de la deuda en los últimos tiempos se ha realizado sin que eso suponga un menoscabo para las inversiones y el dinero que se destina a los ayuntamientos. Prueba de ello, en su opinión, son actuaciones continuas como las que se anunciaron ayer. Los 4,8 millones procedentes del superávit irán a parar a mejoras de infraestructuras hidráulicas, actuaciones en viales y caminos de la Sierra de las Nieves y un puente sobre el río Fahala, entre otros trabajos de mejora en lo que a infraestructuras se refiere. El presidente de la institución, como ha venido haciendo en reiteradas ocasiones, destacó la capacidad de gestión de su equipo de gobierno.

A la postre, la Diputación habrá respondido a las cantidades que se adeudaban en un plazo de siete años. Un hecho que servirá a Bendodo para prodigarse de puertas para fuera, aunque no con los partidos de la oposición, que tacharon como algo nimio lo que en el PP se califica como hito. El PSOE, con su portavoz, Francisco Conejo, al frente, calificó la deuda cero como el «cuento chino de la deuda cero del señor Bendodo». En todo caso, los equilibrios políticos en la Diputación volvieron a relucir ayer, con Cs respaldando al PP. La momentánea dispersión de golpes que practica en algunas ocasiones la formación naranja no impide que, en última instancia, otorgue su respaldo al PP en votaciones de trascendencia para la institución.

Para el portavoz socialista, Francisco Conejo, esa convivencia entre ambas formaciones es la que habría impedido un consenso entre todos los grupos políticos. «El acuerdo entre el PP y Cs ha roto el consenso iniciado», aseguró Conejo. Finalmente, el PSOE, IU e Málaga Ahora se inclinaron a la abstención. Más allá del reparto de culpas, disímil en función de qué partido acusa, se rompe con la imagen de unidad que se ofreció hace justo un año. Entonces, los cinco partidos con representación votaron a favor del reparto del superávit. Una unidad que fue escenificada con todos los portavoces sentados en una misma mesa. Una unión, vista en perspectiva, que ha durado apenas un año y que, a todas luces, será muy difícil volver a ver en lo que queda de legislatura si se tiene en cuenta que queda justo un año para las próximas elecciones municipales.

Para el portavoz de IU, Guzmán Ahumada, Cs ratificó el papel que, según él, ha venido a desempeñar la formación naranja y que pasa por ser la «muleta del PP». «Habéis venido a ser muleta y a ver quién tiene la bandera más grande, no a cambiar», aseguró en dirección a la bancada naranja. La portavoz de Málaga Ahora, Rosa Galindo, lamentó que la única reunión que hubo ya fue «cuando todo estaba armado».

Por su parte, Cs defendió su apoyo al equipo de gobierno del PP aludiendo a que son buenas inversiones para la provincia. Gonzalo Sichar, portavoz, se ufanó de la capacidad de negociación de su partido: «Estas inversiones para los vecinos de toda la provincia salen adelante gracias a la capacidad de negociación y de llegar a acuerdos de Cs», aseguró.

La puesta en escena de esta sesión extraordinaria dejó un hecho que no suele ser muy habitual. El encargado de defender la postura del equipo del gobierno no fue el propio Bendodo, sino el diputado popular Francisco Salado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine