Ha convencido en el club

Villanueva: De promesa del béisbol a la zaga malaguista

El defensa, segundo fichaje del Málaga CF para la próxima temporada, ha convencido este año en el filial

05.05.2016 | 00:10
Mikel Villanueva, tras firmar su nuevo contrato.

El central hispano-venezolano ha pasado en tres años de ser una de las esperanzas del béisbol venezolano a firmar por el Málaga CF y hacerse un hueco en su selección.

­ No hace mucho, poco más de tres años, Mikel Villanueva (San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela; 14 de abril de 1993) cambió de golpe y porrazo el bate de béisbol y los home runs por la pelota de fútbol y los goles. De ser una promesa del deporte nacional de Venezuela a convertirse en un futbolista casi anónimo. Un giro radical casi inexplicable entre deportes que sólo tienen en común un nombre, el del futuro zaguero malaguista.

Estos días Mikel Villanueva es noticia en el Málaga CF tras ejercer el club blanquiazul la opción de compra que tenía sobre él. Mikel desembarcó en la Costa del Sol hace un año, cuando llegó del Deportivo Lara de su país natal para probar en el filial blanquiazul de la mano de Juan Mata, su representante y padre del jugador internacional del Manchester United. Desde entonces ha disputado en Tercera 29 partidos (23 como titular) y ha anotado 3 goles a las órdenes de Manel Ruano. Un camino que le ha abierto las puertas del primer equipo.

Villanueva, a sus 23 años, ya sabe lo que es entrenar bajo la mirada de Javi Gracia y a partir del próximo curso será uno más en la plantilla blanquiazul. Alto (190 centímetros), central sólido (puede jugar de lateral izquierdo), con buena salida de balón y con un magnífico remate de cabeza (suma 3 goles) ha convencido en Martiricos e incluso en Venezuela, donde ya ha debutado con la selección nacional y apunta a la Copa América.

Sin embargo, su camino pudo estar lejos de Málaga en varias ocasiones. Hace tres años lo «rescataron» para el fútbol en una caimanera –partido callejero de béisbol, improvisado y sin árbitros–. Mikel jugaba en la posición de campocorto –jugador que ocupa la posición entre la segunda y tercera base, considerada una de las más difíciles y dinámicas– y era una de las promesas nacionales del béisbol, con proyección internacional.

Sin embargo, en su San Cristobal natal –la ciudad más futbolera de un país con gran pasión por el béisbol–, Mikel fue reclutado por el Deportivo Táchira, que le propuso jugar fútbol de manera profesional. Su cambio fue radical, ya que no había pasado ni por juveniles.

Posteriormente fichó por el Deportivo Lara, que finalmente lo cedió con opción de compra al Málaga CF, donde no se ha dudado de su valía, aunque antes fue ofrecido al Athletic de Bilbao –tiene ascendencia vasca– y al Real Valladolid. Incluso los rojiblancos lo tenían en su agenda para el próximo curso, aunque el Málaga ha estado rápido para atarlo.

Jugador disciplinado, puede jugar de central como hace en Málaga o de lateral izquierdo, como lo cumple en su selección, con la que ha disputado ya tres partidos y ha marcado un gol. Del mismo corte que los Juanpi, Rondón o Rosales, es un jugador responsable, discreto, trabajador y sencillo según los que lo conocen. Ahora hará carrera en el Málaga CF.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine