Tribunales

El asesinato del capo Kavanagh se archiva por falta de sospechosos

El irlandés fue acribillado en Marbella en septiembre por dos individuos que no dejaron rastro

21.07.2015 | 05:00
Los verdugos de Kavanagh quemaron el vehículo minutos después del crimen.

­El crimen de Gerard Hatchet Kavanagh, el irlandés asesinado a tiros en septiembre del año pasado en Marbella, es provisionalmente perfecto, ya que el juez de Instrucción número 5 de Marbella ha sobreseído el caso temporalmente por falta de autor conocido. Según han confirmado fuentes cercanas al caso, la investigación se reabrirá en el momento en que la instrucción incorpore nuevos indicios o testimonios para identificar a los autores del asesinato de un hombre que la policía vincula al potente clan de los Kinaham.

El sobreseimiento provisional, acordado a principios de mayo, llega mucho antes de que se cumpla un año de un asesinato que se produjo a plena luz del día en el pub irlandés Harmons, ubicado en la zona de Elviria, en plena oleada de ajustes de cuentas en la Costa del Sol. No habían dado las 17.00 horas del 6 de septiembre de 2014 cuando dos individuos armados con pistolas y con los rostros cubiertos con pasamontañas entraron en el local en el que estaba Kavanagh y le vaciaron los cargadores. Acto seguido huyeron en un vehículo que poco después fue encontrado ardiendo.

Desde el principio, la precisión y la envergadura del ataque hizo pensar a los investigadores en un ajuste de cuentas. Un mensaje claro y conciso que podía ir más allá de un asunto personal. Según diversas fuentes, Kavanagh, condenado en 1996 por tráfico de drogas, ya se había salvado por los pelos de otro ataque en Irlanda. Tras su salida de la cárcel, la policía irlandesa lo vinculó al clan al que da nombre Christopher Kinahan, asentado en la Costa del Sol desde hace años e investigado desde 2010 por blanqueo de capitales y asociación ilícita, ya que el juez que lleva el caso lo desimputó el año pasado de tráfico de armas y tráfico de drogas.

Poco antes de la muerte de Kavanagh, el boxeador británico Jamie Moore, también vinculado al clan irlandés, fue tiroteado en Estepona en lo que la policía interpretó como una guerra de bandas en plena Costa del Sol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine