Servicios Sociales

El gobierno del PP de Marbella ocultó datos de una ONG al Defensor del Pueblo

Omitió parte de un informe que desaconsejaba mantener el servicio de dispensación de comidas

29.07.2016 | 05:00
Imagen de archivo de un pleno del Ayuntamiento de Marbella en la época del PP.

La polémica suscitada en Marbella con el cierre de las instalaciones de la asociación Ser Humano ha dado un giro inesperado, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

La asociación Ser Humano se constituyó en 2010 con la finalidad de atender a las personas que no tienen recursos suficientes para alimentarse. La entidad contaba con un comedor social a través del cual repartían menús a decenas de personas diariamente, pero cerró en diciembre de 2015.

La entidad denunció que el nuevo equipo de gobierno le había ofrecido 15.000 euros de subvención, cuando necesitaban 30.000 euros al año para mantener el servicio que prestaban a más de 400 personas, por lo que ante la falta de subvenciones decidieron cerrar el comedor, echando la culpa al nuevo equipo de gobierno municipal.

Sin embargo, según ha podido saber este diario, los propios servicios sociales, entonces del equipo de gobierno popular, desaconsejaron mantener el servicio de comidas de esa ONG ante las condiciones en las que se prestaba el servicio.

Según la documentación a la que ha tenido acceso La Opinión de Málaga, a finales de 2014, uno de los voluntarios de Ser Humano denunció al Defensor del Pueblo Andaluz el mal estado de algunos alimentos que se facilitaba a los usuarios, a algunos de los cuales se les cobraba dinero a pesar de que el servicio está subvencionado públicamente, y que se atendía a menos de la mitad de las personas de las estimadas por la entidad.

Ante la magnitud de la denuncia, el 3 de noviembre de 2014, el Defensor del Pueblo Andaluz solicitó información al Ayuntamiento de Marbella para contrastar los hechos. El Consistorio respondió entonces que tan sólo observó la necesidad de adecuar las instalaciones para hacerlas accesibles, afirmando que atendía a 305 personas.

En el informe técnico que realizó la entonces Delegación de Bienestar Social, y al que ha tenido acceso este diario, se alertó de que «el local en el que desarrolla su actividad la Asociación Ser Humano no es adecuado, presenta barreras arquitectónicas y falta de adecuación para el servicio que presta».

Pero el informe añade también que «el número de personas que atiende ese día es inferior a lo declarado, no alcanzando las cincuenta personas, muchas de ellas conocidas por los Servicios Sociales y no resultando este el recurso más adecuado, al disponer el Ayuntamiento de recursos propios suficientes para cubrir más dignamente la necesidad de alimentos». Sin embargo, esta parte del informe no se notificó al Defensor del Pueblo.

Tras el cierre del comedor de Ser Humano, la actual Concejalía de Derechos Sociales recabó los datos de las familias que acudían a las instalaciones parar seguir ofreciéndoles ayuda.

«Les pedimos que acudieran a las oficinas de Servicios Sociales para seguir ofreciéndole alimentos a las familias que tienen domicilio y abonar menús en varias cafeterías a aquellos que no pueden cocinar porque no tienen vivienda», explica Victoria Morales.

La edil añade que sólo 93 de las 420 que decía la asociación han solicitado continuar con el servicio e insiste en que cualquier persona que lo necesite puede dirigirse a los servicios sociales «donde le garantizarán que no se van a quedar sin comer».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine