06 de noviembre de 2017
06.11.2017
Estreno

Volvo estrena presencia en el mercado de los coupé híbridos

Con el Polestar 1, la heramana bonita de la marca sueca irrumpe en el mercado con un modelo que ofrece un diseño rompedor y 600 caballos que tratan de seducir a los amantes de la conducción deportiva

06.11.2017 | 11:56
Una imagen del interior del Polestar.

Si el jefe tiene una buena idea, es mejor no llevarle la contraria. A Håkan Samuelsson, CEO de Volvo, le gustó el estudio de "Concept Coupé" que se presentó algunos años en la IAA de Frankfurt. Le gustó tanto, que propuso crear una nueva marca: Polestar. Y, de la mano, el consiguiente coupé que se llamó Polestar 1.

Verá la luz en 2019. Habrá, después, un Polester 2 y ya hay anunciado, incluso, un Polestar 3 para 2021. El primero en el linaje porta, sin duda, los genes de Volvo. Nadie lo niega, todo lo contrario. Volvo concibe a Polestar como a su hija bonita para los coches especiales. Fundada en 1986, fue adquirida por Volvo en 2015 y, en primera instancia, el Polestar recuerda a un S90 recortado. La distancia entre ejes se ha recortado en 20 centímetros.



La propulsión la pone Volvo y, con 600 caballos, cualquier amante de los coches deportivos se pone en alerta. Los 150 kilómetros de autonomía eléctrica son un saludo a los verdes. Para lograr estas prestaciones, trabajan cuatro motores y un potente paquete de baterías. Debajo del capó, un motor de dos litros de cuatro cilindros. En el eje trasero, por cada rueda, trabaja un motor eléctrico de 34 kilovatios.

Dos veces 109 caballos más la suma de 46 que ofrece el generador, además de los 336 caballos del turbo dan los mencionados 600 caballos. Totalmente novedoso para Volvo resulta el concepto de la carrocería. El grueso es de hierro, pero la parte visible está formada por carbono. Esto se traduce en un ahorro de peso de 230 kilos. Aunque aquí hay que sumar, de nuevo, las baterías. La producción del Polestar 1 tendrá lugar en Chengdu, China. Para la ocasión, se está construyendo una planta propia que estará lista en 2018. En esta primera aproximación, los planes de la marca sueca no contemplan la fabricación de más de 500 unidades. El precio que se vislumbra es de 150.000 euros.


Obviamente, nadie esperaba un modelo apto para todos los bolsillos. La venta, principalmente online, se completará con unos 80 concesionarios físicos para los que habrá que seducir a los concesionarios oficiales. En la última feria de Shangai ya se pudo escudriñar en primera persona al Polestar 1. Sobre el Polestar 1 y el Polestar 2 se corre, todavía, la cortina del silencio. La segunda versión apunta a un vehículo compacto, que apuntaría a atacar al Tesla 3.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine