Sucesos

La madre del niño de Coín es acusada de homicidio imprudente grave

La joven ha quedado en libertad provisional tras negarse a declarar ante la juez

13.08.2015 | 16:19
Fotografía de la puerta del piso donde vivía el niño de 3 años fallecido al precipitarse al vacío a un patio interior desde una ventana en la localidad malagueña de Coín, y cuya madre continúa detenida tras la denuncia de los abuelos maternos.

La juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Coín ha imputado a la madre del niño de 3 años que falleció ayer tras precipitarse desde la ventana de su dormitorio un presunto delito de homicidio por imprudencia grave. Según fuentes judiciales, R.F.A., de 25 años y detenida anoche tras ser denunciada por sus propios padres, ha quedado en libertad provisional con la obligación de comparecer todas las semanas en el juzgado, la retención de su pasaporte y la prohibición de salir del territorio nacional. La joven, han añadido las fuentes, se ha negado a declarar.

El caso se conoció sobre las 11.45 horas de ayer, cuando un vecino llamó a la Guardia Civil para informar de que un menor había caído desde una altura de al menos tres pisos en un bloque de la calle Manuel García. La versión del requirente añadió que un estruendo le hizo mirar en el fondo del ojo de patio donde vio tumbado al menor. Ante la gravedad de la llamada se movilizaron a los servicios sanitarios, que no pudieron hacer nada por el niño a pesar de prolongar las maniobras de reanimación hasta las 12.45. A esta hora se certificó el fallecimiento, aunque no fue hasta las 15.00 horas cuando la titular del Juzgado Instrucción número 1 de Coín, que decretó el secreto de sumario, ordenó el levantamiento del cadáver y su trasladado al Instituto de Medicina Legal para que se le practicara la autopsia. A pesar de que la madre del pequeño recibió atención psicológica municipal desde el primer momento, la joven sufrió una fuerte crisis por la que fue trasladada al centro de salud de Coín y posteriormente al Hospital Clínico de la capital en estado de shock.

El pequeño se precipitó desde una altura superior a los nueve metros tras alcanzar la ventana de su propio dormitorio. Por ello, la investigación de la Policía Judicial de la Guardia Civil se centró desde el principio en cómo el niño alcanzó la ventana, si estaba abierta y si el nivel de vigilancia al que estaba siendo sometido por su madre era el adecuado. Fuentes vecinales señalaron que la joven, de unos 25 años y origen rumano, se encontraba en la vivienda en el momento de los hechos, aunque precisaron que en otras ocasiones sí había dejado solo al pequeño y que no les extrañaría que se hubiese quedado dormida. Sin pareja y con otros hermanos viviendo en el municipio, la chica vivía con su único hijo y era usuaria de los servicios sociales del Ayuntamiento de Coín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine