Estudiante de sacerdocio

"Pensé que la mejor forma de ayudar a la gente era a través del sacerdocio"

Alejandro Jiseung Kim, natural de Corea del Sur, ha vivido su noviciado en la Orden Trinitaria de Antequera

09.09.2015 | 17:44
Alejandro, junto a la Virgen de la Cabeza en Andújar.

Llegó a España hace casi cuatro años siguiendo "la llamada del Señor", que tiró del hilo conductor de su vida desde los tres años

Desde que tenía tres años supo que su camino era el sacerdocio. Es natural de Corea del Sur, un país donde no son muchos los seguidores del catolicismo. El pasado sábado tuvo lugar su primera profesión religiosa en Antequera, donde lleva un año. Ahora continuará, a sus 24 años, su camino en Granada para convertirse en sacerdote en la Orden Trinitaria, dejando de lado el noviciado.

¿Por qué decidió emprender el camino del sacerdocio?
Siempre me ha gustado ayudar a la gente. Pensé que la mejor forma de ayudar a la gente era a través del sacerdocio.

¿Cree que el papa Francisco está modernizando la Iglesia?
Creo que estamos entrando en otra época con el papa Francisco. Todo debe renovarse. Me gusta su obra.

¿Cómo conoció la Orden Trinitaria?
Tenía nueve años cuando conocí al primer trinitario coreano, el Padre Ignacio. Tuve problemas en Corea porque no me dejaban ser sacerdote ya que mis padres estaban separados y mi padre era alcohólico. Entonces mi madre encontró la Orden de la Santísima Trinidad y al Padre Ignacio.

¿Tras conocer la Orden entró en la Iglesia?
No. Antes de entrar tuve tres años de crisis de mi vocación. Quería conocer mundo y ver realmente lo que quería. Ninguno de mis amigos era religioso y dentro de mi corazón surgía algo porque estaba mirando el mundo y decidí probar otra vida para escapar de la Iglesia.

¿Cómo fueron esos años de búsqueda?
De los 18 a los 20 años escapé de la religión para trabajar y disfrutar de la vida, pero descubrí que no me saciaba. Después estuve dos años en el ejército. Al final lloré y comprendí que mi corazón me decía que volviera a la Iglesia. Después fui aspirante a la orden en Corea y los seis meses en un convento confirmaron mi fe.

¿Qué le trajo a España?
Eso fue una obediencia. Desde la Orden en Corea pedimos ayuda y fue el sur de España quien la tendió. La verdad es que estoy satisfecho. Es un precioso lugar.

¿Sabía español cuando llegó a España?
No sabía nada de español. Fue muy difícil, pero gracias a la orden aprendí.

¿Alejandro es su nombre verdadero?
Alejandro es mi nombre de bautismo, mi nombre celestial. Mi nombre terrenal es Jiseung Kim. En Corea la cultura es diferente y te ponen el nombre de algún santo para proteger tu vida. En la iglesia, el nombre de bautismo es nombre celestial. Y el coreano es nombre terrenal.

En Corea del Sur aproximadamente un 11 por ciento practica el catolicismo, ¿por qué cree que sucede esto?
Porque el catolicismo entró en el siglo XVIII en mi país y ahora es cuando está empezando a crecer. Allí se practica más el budismo. También el Gobierno lo tiene todo controlado.

Si no hubiera sido al sacerdocio, ¿a qué hubiera dedicado su vida?
Me hubiera gustado ser psicólogo porque mi deseo era ser sacerdote para consultar el corazón. Entonces hubiera sido un psicólogo mundano.

¿Volverá a Corea para ejercer como sacerdote?
Según mis orígenes tengo que ser sacerdote de Corea, pero iré donde me lleve Dios.

¿A qué cree que se debe la falta de fe de los jóvenes en la Iglesia?
No creo que se deba a la sociedad que les rodea, como muchos piensan sino a ellos mismos que no escuchan la palabra de Dios porque todo a mí alrededor era ateo y yo no dejé de escuchar a Dios; por eso estoy donde estoy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine