Corbacho se solidariza con Sebastián

La revolución de los ministros sin corbata

03.07.2008 | 16:34
El ministro de Industria Miguel Sebastián El ministro de Industria Miguel Sebastián

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, se solidarizó hoy con su homólogo de Industria, Miguel Sebastián, y se quitó la corbata tras participar en un acto oficial y asegurar que "soy partidario de que en verano no se lleve corbata".

Tras participar en la entrega de diplomas a la XXI promoción de subinspectores de Empleo y Seguridad Social, Corbacho dijo que se "apunta" a no llevar corbata y que está de acuerdo con Miguel Sebastián".

Con estas palabras Corbacho se refirió a la "anécdota" ocurrida ayer cuando durante el pleno extraordinario, el presidente del Congreso, José Bono, le regaló una corbata a Sebastián quien rehusó ponérsela ya que en el Ministerio que él dirige se ha instado a todos los trabajadores a limitar el uso de esta prenda, dado que la temperatura mínima durante el verano será de 24 grados con la finalidad de ahorrar energía.

Hoy algunos miembros del Gobierno se han solidarizado con el titular de Industria, entre ellos, el ministro de Trabajo e Inmigración quien ha dicho que a partir de la semana que viene no llevará corbata y que confía en que "el presidente del Gobierno no me riña".

Señaló que, tampoco utilizará esta prenda en el Congreso porque según él "la formalidad se puede mantener con corbata y sin corbata".

"La corbata es un complemento de la vestimenta y no la censuro, de hecho me encanta y tengo muchas, pero no hay que hacer de la corbata una especie de dogma por el que parece que estemos obligados a llevarla los políticos con cargo de representación", dijo.

Así, a pesar de que será a partir de la semana próxima cuando se la quite, en un acto simbólico y ante la presencia de varios periodistas, Corbacho, se quitó la corbata y se desabrochó el primer botón de la camisa, tras exclamar "\u00A1y lo bien que se está!".

noticias de La Opini&oacuten de M&aacutelagaMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Málaga