Caso Asunta Basterra

Pruebas, silencio y la incógnita del porqué en el caso Asunta

Los padres de Asunta, acorralados por los indicios, se niegan a colaborar -El móvil sigue siendo el gran misterio

06.10.2013 | 20:27
Alfonso Basterra y Rosario Porto.
Alfonso Basterra y Rosario Porto.

Hace dos semanas, de madrugada, el cadáver de Asunta aparecía en una pista forestal de Teo. Allí arrancaba una investigación cuya deriva conmocionaba a toda Galicia: sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra, ella abogada y él periodista, eran detenidos y enviados a prisión imputados por el "homicidio y posible asesinato" de su hija de 12 años, la misma a la que habían adoptado cuando solo tenía unos meses y con la que se les veía pasear a menudo por las calles de Santiago. Ya en la cárcel de Teixeiro, esta semana ha sido clave en las pesquisas que Guardia Civil y el juez Vázquez Taín siguen para tratar de estrechar el cerco sobre ellos.

El exmatrimonio entró en el penal al estimar el magistrado que ambos se encontraban con la niña cuando fue sedada a la fuerza y, en el caso de la mujer, al situarla también con Asunta cuando ésta falleció: los agentes sitúan la muerte en el chalé familiar de Teo, próximo a la pista forestal donde apareció el cuerpo. Y las primeras pruebas toxicológicas y periciales que se acaban de recibir van reforzando la línea de investigación emprendida. Lo que aún es una incógnita es el móvil. El porqué de esta crimen. Y mientras, los progenitores, que se declaran inocentes, se acaban de envolver en un manto de silencio. Ya con nuevos abogados, ambos han cambiado de estrategia y se niegan a colaborar en ninguna diligencia hasta que se levante el secreto sumarial.

1. Las últimas pruebas en manos de juez e investigadores

Asunta fue sedada el día del crimen. Los análisis del Instituto Nacional de Toxicología que se acaban de conocer no dejan lugar a dudas y revelan dosis prácticamente letales de lorazepam, el mismo tipo de ansiolítico que tomaba su madre: la menor tenía un índice de 0,68 miligramos por litro de sangre, 20 veces por encima de lo "normal". Esta cantidad podría suponer, según un psiquiatra vigués, unas 70 pastillas. Una ingesta que según el juez fue "forzada" y que ocurrió cuando la niña estaba con sus padres, probablemente a la hora de la comida. Hubo otros dos episodios anteriores de suministración de fármacos -la menor llegó a clases de música en julio adormilada e indispuesta- en las que la pequeña estaba al cuidado de Alfonso Basterra. Otra de las evidencias periciales que ya está en manos de los investigadores es la que indica que la cuerda naranja que apareció junto al cadáver, y con la que se habría atado a la niña, es de la misma composición química de la bobina hallada en el chalé de Teo: restan aún otros análisis de la pigmentación y de las trazas para afirmar científicamente que existe una coincidencia total. Y faltan también los resultados de muchos otros análisis ordenados por el juez.

2. La nueva estrategia de defensa de los padres

Esta semana también ha sido clave para conocer la línea de defensa de los imputados. Participaron en los registros y declararon ante el juez después de sus arrestos -Rosario cambió su declaración al conocer que las cámaras de seguridad la captaron con su hija hacia Teo el día de los hechos-, pero ahora, con nuevos abogados, han cambiado de estrategia. Ambos se negaban este viernes a participar en una reconstrucción de las últimas horas de vida de Asunta y en pruebas forenses aconsejados por sus letrados. No colaborarán en más diligencias hasta que se levante el secreto sumarial. El abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, afirma que cree en la inocencia de su cliente. Los imputados mantienen "a ultranza" que ellos no mataron a su hija. "Hay un tercer responsable", sostiene el jurista.

3. Persiste el misterio, ¿cuál es el móvil del crimen?

La herencia, un "secreto familiar", los problemas psiquiátricos de la madre... Desde que Rosario y Alfonso fueron detenidos, se han sucedido presuntos motivos que o se han ido diluyendo o parecen haber quedado aparcados. Asunta acababa de ser matriculada en un nuevo curso de piano. Su muerte aún no tiene un porqué. Sigue siendo una incógnita.

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine