Terrorismo

Condenan a 485 años a los tres etarras del ´Otazua´

El comando de la banda terrorista asesinó al brigada Luis Conde en 2008 en la localidad cántabra de Santoña

15.10.2013 | 15:31
La explosión destrozó el automóvil.
La explosión destrozó el automóvil.

La Audiencia Nacional ha condenado a un total de 485 años de cárcel a cada uno de los tres integrantes del "comando Otazua" de la banda terrorista ETA por el asesinato, el 22 de septiembre de 2008, del brigada de Ejército Luis Conde de la Cruz con un coche bomba colocado en el Patronato Militar de Santoña (Cantabria).

En una sentencia dictada este martes, la Sección Primera de la Sala de lo Penal atribuye a los etarras un delito de asesinato terrorista, 25 en grado de tentativa (12 de ellos contra miembros de las Fuerzas Armadas) y otro de estragos. Además, les obliga a indemnizar con medio millón de euros a la viuda del brigada y su hijo.

El tribunal impone la penalidad más elevada posible al valorar que el atentado, cometido con la colocación de un coche-bomba que fue aparcado en la entrada del Patronato Militar de Santoña, tuvo "una especial perversidad", ya que "la explosión se produjo en medio de la noche, lo que aumentó el pánico y desvalimiento de las víctimas".

Además, los magistrados Manuela Fernández de Prado (ponente), Javier Martínez Lázaro y Nicolás Poveda destacan que la llamada de aviso a la DYA se produjo 35 minutos antes de la hora prevista para la explosión y que el coche-bomba estaba colocado en la puerta de salida del Patronato, lo que dificultó la evacuación.

"La muerte del brigada fue especialmente cruel, ya que cayó destrozado por la metralla y todavía agonizante ante su esposa", señala la sentencia recogiendo la declaración de la viuda del asesinado, Lourdes Rodao, que considera "ilustrativa del caos y la desorganización de esos primeros momentos y del dolor padecido por las víctimas".

El tribunal considera probado que Pastor, Etxebarria y Zapirain se desplazaron el 20 de septiembre a Vitoria para recoger un Puegeot 307 cargado de explosivos que les facilitó la organización terrorista desde Francia. Después de preparar la carga explosiva, compuesta por 100 kilos de una mezcla de nitrato amónico y aluminio en polvo reforzada con exógeno, los etarras aparcaron el coche ante el Patronato con el maletero orientado hacia la puerta del edificio.

El vehículo estalló a la 1.01, cuando se estaban llevado a cabo las tareas de desalojo del edificio, en el que se encontraban en el momento del atentado 26 personas, de los que 13 eran militares y el resto familiares. La explosión alcanzó de lleno al brigada, que llegó a ser trasladado con vida al centro de salud de Santoña, donde se certificó su fallecimiento a la 1.40.

Además, otras siete personas, incluida la viuda del brigada, resultaron heridas como consecuencia de la explosión, que dejó en la calzada un cráter de unos cuatro metros de diámetro. También se registraron daños materiales por valor de 5,1 millones de euros en el edificio militar y de 26.683 euros en los vehículos aparcados en las inmediaciones.

El tribunal ha valorado como prueba principal la declaración que Zapirain realizó ante el juez de Instrucción, cuando ratificó que formaba parte del 'comando Otazua' junto a los otros dos acusados y que el atentado de Santoña fue uno de los que cometieron.

En el juicio, que quedó visto para sentencia el pasado 1 de octubre, la viuda de Conde calificó el atentado de "horrible". "Las pesadillas que yo he tenido son muy grandes, desde ese momento esa sensación no se la deseo ni a mi peor enemigo", aseguró.

Los acusados, por su parte, se negaron a declarar en el juicio. "No voy a responder a ninguna pregunta de este tribunal, que defiende el amparo a la tortura, y mucho menos en el día de hoy que se han incumplido los derechos de los ciudadanos y ciudadanas vascas con represión en las calles. Pido de forma voluntaria ser expulsado de esta sala", aseguró Pastor en referencia a la operación que se saldó con la detención de 18 miembros de la organización de apoyo a los presos Herrira.

Los miembros del comando Otazua' han sido ya condenados, entre otras penas, a 45 años de cárcel por el asesinato, en junio de 2009, del inspector de la Policía Nacional Eduardo Puelles, y a 31 años de prisión por atentar contra el escolta Gabriel Ginés en octubre de 2007.

Enlaces recomendados: Premios Cine