Burgos

Los vecinos de Gamonal ganan la batalla

El alcalde de Burgos confirma la anulación definitiva de la construcción del bulevar por la presión ciudadana

18.01.2014 | 15:55

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha anunciado este viernes la paralización definitiva de los trabajos para convertir en bulevar parte de la calle Vitoria del barrio de Gamonal, unas obras por las que se han desarrollado protestas que han desembocado en 46 detenciones en esta ciudad.

El regidor ha asegurado en rueda de prensa que el bulevar "ha sido la excusa y no el problema" y que "las obras han sido aprovechadas por algunos para otros fines".

Esta decisión se toma después de que esta mañana el PP municipal de Burgos, con mayoría absoluta en el Pleno del Ayuntamiento de esta ciudad, rechazara las mociones de PSOE, UPyD e IU que pedían la paralización definitiva de las obras, y mantuviera la apuesta del consistorio de paralización temporal mientras que se abría un proceso de negociación.

Las obras para convertir un tramo de la calle Vitoria en un bulevar han provocado protestas desde el pasado viernes -que derivaron en varias jornadas de incidentes- porque los vecinos consideran que estos trabajos no son prioritarios.

En la rueda de prensa para anunciar su decisión, el alcalde ha argumentado que esta mañana, en el pleno municipal, ha mantenido la paralización temporal porque se había comprometido a abrir una mesa de diálogo para sacar adelante el proyecto que sigue considerando "necesario para la zona".

Ha precisado además que había mantenido contactos los pasados miércoles y jueves con grupos políticos y con organizaciones vecinales, incluso contrarias al proyecto.

Sin embargo, esta mañana en el pleno, el PSOE y UPyD han modificado las propuestas que habían formulado por escrito en las que pedían la paralización temporal y han exigido la paralización definitiva, ha asegurado Lacalle.

El alcalde ha agregado que los tres grupos de la oposición -PSOE UPyD e IU- le habían comunicado que no estaban dispuestos a participar en una mesa negociadora.

Ha añadido que a esto se ha sumado que los representantes de la asamblea vecinal han subrayado al término del pleno de esta mañana su decisión de no participar tampoco en ninguna negociación que no partiera de la paralización total y definitiva de la obra.

En este sentido ha insistido en que la convivencia en la ciudad está por encima de cualquier obra y la única salida en este momento es la paralización total.

El alcalde ha anunciado también que el próximo lunes comenzará el acondicionamiento del espacio donde se habían iniciado las obras para volver a la normalidad de forma que, "de producirse algún incidente, nadie podrá achacarlo a decisiones municipales".

En cuanto a la postura del PP nacional y autonómico en este asunto, Lacalle ha afirmado que comprende "el silencio de Rajoy" -quien ha sido preguntado por este asunto esta tarde durante una conferencia de prensa- porque en el ámbito estatal "hay muchos otros asuntos" y ha dicho que ha recibido en todo momento el apoyo de la directiva del Partido Popular de Castilla y León.

El alcalde ha asegurado que no dimitirá por lo ocurrido en los últimos días, porque "si todos los alcaldes tuvieran que dimitir cada vez que se para una obra no quedaría ninguno".

Ha añadido que los grupos de la oposición han venido reiterando peticiones de dimisión prácticamente en todos los plenos municipales.

Mientras, los vecinos se encuentran ahora reunidos en la calle a la espera de tomar una decisión, aunque el ambiente es festivo y todo apunta a que se desconvocará la movilización.

Miembros de la asamblea han detallado a Efe que el regidor debería dimitir por el error que, a su juicio, ha cometido antes y durante las movilizaciones.

La asamblea vecinal permanece reunida en la calle para analizar el anuncio de paralización total de las obras y miembros de la organización han anunciado que será mañana cuando se decida en asamblea el futuro de las movilizaciones originadas estos días.

Enlaces recomendados: Premios Cine