Caso Púnica

Granados alertó a Marjaliza de que la UCO le seguía

"El agente de la Guardia Civil no te mencionó, pero estaba allí en tu puerta haciendo cosas", le advirtió

25.07.2015 | 14:58

El exconsejero de Presidencia, Interior y Justicia de la Comunidad de Madrid Francisco Granados advirtió por teléfono a su socio David Marjaliza de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil estaba haciendo "cosas" para llevar a cabo un seguimiento de sus actividades.

El sumario de la operación Púnica incluye una conversación telefónica entre ambos que había sido pinchada por la Guardia Civil en la que Granados revela el momento en el que fue alertado por un miembro de este cuerpo (José Manuel Rodríguez Talamino, según la investigación) de que Marjaliza era objeto de seguimiento.

El 6 de noviembre de 2014, Granados llama a su socio y le cuenta que el día anterior "uno que está en la UCO" le hizo un comentario que no le gustó.

Marjaliza pregunta al exconsejero qué es la UCO, éste le contesta que la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y le explica que el agente en cuestión le hizo un comentario que le sonó a "advertencia".

"No te mencionó, pero como que estaba allí en tu puerta haciendo cosas", señala Granados, quien ante la pregunta de Marjaliza de si era en la puerta de su casa, le precisó que era en su oficina.

El socio del exconsejero le pregunta directamente si se trataba de "seguimientos o algo" y Granados le responde de forma afirmativa.

De esa filtración habla también Granados minutos antes en otra conversación telefónica con su amigo y ex guardia civil José Luis Caro.

El sumario recoge igualmente esta charla en la que Granados se interesa por saber quién es exactamente Rodríguez Talamino.

"Éste que es calvo que es amigo tuyo, que es guardia, ese ¿qué pollas es?", pregunta el exconsejero, a lo que su interlocutor responde que se trata de un guardia de la UCO.

Granados le explicó que le contó "una película sin venir a cuento" y que le extrañó mucho, y Caro le traslada que lo habría hecho "porque se mamó", que hablaría con él y que le comentaría lo que le dijera.

En otros momentos del sumario se constata también que Granados y su mujer se percatan de que está siendo objeto de seguimientos.

Así, se recoge una llamada de su esposa en la que le dice que hay un hombre frente a su casa dentro de un coche negro "haciendo como que lee una revista", que le ha dado "muy mala espina" y que le advierte "para que se fije bien".

Un cuarto de hora más tarde, el exconsejero llama a su mujer y le dice que "el tío del coche" se ha ido en cuanto ella ha salido de su casa.

Un sobreprecio de 400.00 euros por un terreno

El constructor David Marjaliza, 'cerebro' de la trama Púnica junto al exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, pagó a éste un sobreprecio de 400.000 euros por la venta de un terreno ubicado en Valdemoro (Madrid) al comprarlo por una cantidad que superaba en un 40 por ciento el valor de mercado.

Granados y su mujer, Nieves Alarcón, vendieron en 2007 un terreno urbano en ese municipio madrileño --del que Granados fue alcalde durante cuatro años-- a María del Mar Alarcón y Alberto González --la hermana de Nieves y su esposo-- por 240.000 euros.

Trece días después, a los cuñados de Granados se les otorgó un préstamo hipotecario por 200.000 euros, probablemente --según la Agencia Tributaria-- por ese terreno, tasado en algo más de 250.000 euros, un valor ligeramente superior al precio por el que se vendió.

 Esa operación discurrió en paralelo a otra venta de Granados a Servicios Logísticos Inmobiliarios, sociedad de Marjaliza. Así, esta empresa pagó por la parcela un 40 por ciento más que el valor de mercado, de forma que el sobreprecio superaría los 400.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine