Aniversario

Pedro Sánchez cumple su primer año al frente del PSOE

Su profunda renovación de nombres y formas de actuación le han ayudado a recuperar poder y confianza

26.07.2015 | 17:29
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

Pedro Sánchez cumple su primer año al frente de la secretaría general del PSOE tras haber logrado calmar internamente al partido y llevar a cabo una profunda renovación de nombres y de formas de actuación que le ha ayudado a recuperar poder institucional y parte de la confianza ciudadana.

Sánchez tomó las riendas del PSOE de manos de un agotado Alfredo Pérez Rubalcaba después de tres años de convulsión provocada por el desgaste del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a causa de la crisis.

Ante la sorpresa que supuso su aparición en escena para concurrir a las primarias con Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, el triunfo de Sánchez, por primera vez con el voto de la militancia, supuso una bocanada de aire fresco en el partido ante el difícil reto de reaccionar electoralmente frente al empuje de Podemos.

Doce meses después, Sánchez tiene ya colgada la etiqueta de candidato a La Moncloa sin necesidad de primarias y cuenta con aspiraciones de recuperar el Gobierno a la vista del nuevo mapa autonómico y municipal emanado tras el 24 de mayo.

A pesar de haber obtenido el peor resultado en unas elecciones municipales en toda la historia del PSOE, con el empuje de Sánchez, los socialistas presiden ahora siete comunidades autónomas -y gobierna como socio en otras dos- y controla más de 2.800 ayuntamientos.

"El PSOE está hoy mucho más fuerte que hace tan solo tres meses y convencido de que va a ganar", reflexiona a EFE el portavoz socialista en el Senado, Óscar López, uno de los hombres de confianza de Sánchez.

A la renovación del PSOE ha contribuido, al margen de nuevas caras en los puestos visibles, un amplio paquete de medidas regenerativas, como la aprobación de un código ético que ha desposeído de sus escaños a los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán al ser imputados por el caso de los ERE.

Su compromiso de combatir frontalmente la corrupción, de abrir las ventanas del partido para ganar en transparencia, de reformar en profundidad la ley electoral y de renovar las instituciones, incluida la Constitución, para acercarlas a la gente también han ayudado a que "la marca del PSOE esté mucho más reforzada hoy", según el presidente de la gestora del PSM, Rafael Simancas.

"La marca estaba muy deteriorada y tenía escasa expectativa de ganar y un año después, la posibilidad de ser la primera fuerza no es extraña. Sánchez ha sido un punto de inflexión", añade a EFE Simancas.

A nivel interno, la sombra de la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha perseguido en todo momento a Sánchez, aunque el devenir de los acontecimientos y, sobre todo, la reconquista de poder local, la hicieron desistir de presentar 'batalla' y admitir al fin que el secretario general era un "gran candidato".

Con los 'barones' de más peso tranquilos al verse en el poder, el ruido de sables en el PSOE se ha calmado y "se ha recuperado la estabilidad" que no ha habido en los últimos años, apunta a EFE el diputado madrileño Diego López Garrido.

A su juicio, Sánchez "ha insuflado seguridad al PSOE y a la militancia y ha creado las condiciones para ser la fuerza de gobierno en la próxima legislatura".

Después de unos primeros meses en los que se volcó en darse a conocer en toda España, con numerosos actos y asambleas ciudadanas e interviniendo, incluso, en algún programa del corazón, Sánchez trató a partir de enero de acentuar un perfil más institucional para ser percibido como un aspirante serio a ocupar La Moncloa.

Su viaje a Washington para reunirse con el FMI, su papel en el debate del estado de la nación y la firma con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del pacto contra el terrorismo yihadista trataron de contribuir a ese propósito.

Reacio a más acuerdos con Rajoy, Sánchez se ha inclinado por las alianzas con Podemos para recuperar poder territorial y paliar el aún insuficiente apoyo ciudadano brindado al PSOE, lo que le ha costado el aluvión de críticas del PP por incumplir su promesa de que no pactaría con el populismo.

Neutralizar la 'estrategia del miedo' del frente de izquierdas y la inercia positiva que el crecimiento económico tiene para el PP es el principal reto que Sánchez tiene pendiente hasta las generales.

También tiene por delante hilvanar un programa que vuelva a enganchar a los ciudadanos, después de la pérdida de credibilidad que generó Rodríguez Zapatero, para que el que se ha rodeado de un grupo de expertos que incluye al exministro Jordi Sevilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine