Exministro de Industria

"Pedro Solbes fue el último de los últimos en reconocer la crisis"

Escruta en «La falsa bonanza» (Península) el período 1998-2008, en el que fue jefe del servicio de estudios del BBVA, director de la Oficina Económica del presidente Zapatero (2004), al que había asesorado en el programa electoral del PSOE y responsable de la cartera de Industria.

02.11.2015 | 02:55
Miguel Sebastián, en un instante de la entrevista.

Político de amplio recorrido –también fue candidato a la alcaldía de Madrid en 2007–, abandonó el primer plano público para volver a la Universidad Complutense de Madrid, donde actualmente da clases de Análisis Económico.

«No era bonanza, eran excesos», dice usted...
La entrada de España en el euro trajo una caída brutal de los tipos de interés –cuando me compré mi piso, en 1995, estaban al 16%– y una enorme entrada de capitales foráneos. Los bancos dieron mucho más crédito para compensar la caída de tipos, así vino la burbuja.

¿Asume el error de no haber visto venir la crisis?
Lo asumo y espero que lo asuman todos, porque nadie la vio venir: ni organismos internacionales, ni servicios de estudios del sector privado ni responsables públicos ni las grandes empresas, que no solo siguieron haciendo grandes operaciones de compra de otras empresas sino que las aumentaron.
Pero en los años noventa ya pronosticaba usted que el Gobierno recibiría una herencia envenenada.
En el programa electoral socialista de 2004 se hablaba ya de la burbuja inmobiliaria, del endeudamiento y del modelo productivo. «Estamos viviendo del futuro», decíamos. Pero al llegar al Gobierno no se abordó y tampoco desde la oficina pusimos especial énfasis en intentar frenar la burbuja, porque no había forma de pincharla.

Podían eliminar la desgravación a la compra de vivienda y fomentar el alquiler. Y el Banco de España bajar los tipos de interés.
El Banco de España no podía subir los tipos, que hubiera sido la forma de pinchar la burbuja, porque los fija el Banco Central Europeo. Ese es el problema, que entramos en el euro sin instrumentos para poder reaccionar ante una burbuja. Siempre se habló de los riesgos de entrar en el euro en caso de que las cosas fueran mal –no poder devaluar la moneda– y no se habló nunca de que las cosas nos fueran excesivamente bien, como pasó y explica que no hubiera casi margen de maniobra. La principal responsabilidad es del PP, por la ley del suelo y por la ley financiera de 2002 que estimuló que las cajas crecieran y se pusieran a dar créditos.

Zapatero decía que teníamos el mejor sistema bancario.
Porque era la información que le daba el Banco de España.

Con Miguel Ángel Fernández Ordóñez (PSOE), al frente.
A Fernández Ordóñez se le puede criticar por la gestión de la crisis, pero no por la burbuja. A una persona que llega en 2006 achacarle una burbuja que se empieza a formar en 1998 y estalla en 2008...

¿Entre 2006 y 2008 no había manera de pincharla?.
Era imposible, llegábamos tarde; ¿Qué se podía hacer? Los créditos ya estaban concedidos y los
proyectos construidos o en vías de construcción. El problema es que no pillamos a tiempo la burbuja.

España tenía más billetes de 500 euros que ningún otro país.
Llegamos a tener 58.000 millones en billetes de 500 por la economía sumergida en el calcetín, enterrados, sin producir. Un despilfarro: no olvidemos que España tuvo que pedir un rescate de 40.000 millones para salvar a los bancos, o sea que eso de que no había dinero...

Escribió este libro para que el error no se repita, afirma...
Ni aquí ni en otros países. Pienso en países como Cuba, por ejemplo, que va a recibir una gran avalancha de capitales y corre el riesgo de que en el futuro se forme una burbuja inmensa, y se tiene que vacunar contra una falsa bonanza y sus excesos.

¿Una oficina de alerta y un fondo para las vacas flacas?
Lo hizo Zapatero. Es el único Gobierno de la democracia que tuvo superávit y redujo la deuda. La oficina de alerta debería ser el Banco de España, pero cómo se lo vas a encargar a una institución que nunca reconoció los riesgos acumulados y no vio lo que ocurría. Que sea una oficina independiente y esté en el Parlamento.

¿Zapatero negaba la crisis contra el criterio de Solbes?
Esa es la historia de Solbes. Está en las hemerotecas que fue el último de los últimos en reconocer la crisis. En 2008 dije en un acto público que estábamos en recesión y al día siguiente él me desdijo.

El último fue Zapatero.
Porque Zapatero tiene que hacer caso a su ministro de Economía.

¿Y sus asesores?
También tienen que alertarle. Yo me fui de la oficina en 2006.

¿Las reformas de Rajoy?
Nuestra reforma de las pensiones fue mejor: es más justo retrasar la edad de jubilación que recortar la pensión real, que no es una solución, se están pagando con el fondo de reserva que dejó Zapatero. Se necesita otra reforma. Intentó hacer cosas en la reforma laboral pero falla, continúa la temporalidad.

¿Un contrato único?
Para nuevos contratos; no se pueden encadenar los temporales.

Corrupción, fraude fiscal...
La corrupción es consecuencia de la falsa bonanza de la ´España va bien´ de Aznar, de la gran burbuja. Toda la corrupción política y empresarial viene de ahí.

¿Asesora a Pedro Sánchez?
Cuando me lo pide. Ahora su asesor económico es Jordi Sevilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine