Juicio del caso Nóos

Caso Nóos: La Infanta Cristina se escuda en Urdangarin y en la Casa Real

Asegura que su marido era el que gestionaba la economía familiar y que no tenían ninguna prohibición de Zarzuela

04.03.2016 | 15:03
Play
Caso Nóos: La Infanta Cristina se escuda en Urdangarin y en la Casa Real

La Infanta Cristina aseguró este jueves ante el tribunal que la juzga por el caso Nóos que confía "plenamente" en la inocencia de su marido, Iñaki Urdangarin, y que está "convencida" de que ha estado bien asesorado en sus negocios.

Su abogado, Pablo Molins, le preguntó durante su declaración si conoce los delitos que se le imputan a su marido, a lo que ha respondido: "Sé que se le imputan esos delitos. Confío plenamente en él, confío plenamente en su inocencia y estoy convencida de que ha estado bien asesorado", manifestó Doña Cristina, que se enfrenta a una petición de 8 años de prisión planteada por el sindicato Manos Limpias, que ejerce la acusación popular y es la única parte que atribuye delitos a la hermana del Rey.

La Infanta Cristina se amparó en la "confianza" que tiene en su marido, para justificar su participación al 50 por ciento en la sociedad Aizoon y dijo que confía "plenamente en su inocencia" en su declaración de 66 minutos como acusada en el juicio del caso Nóos.

Doña Cristina, que solo accedió a responder a las preguntas de su abogado, Pablo Molins, defendió que nunca fue escudo fiscal ante Hacienda ni figuró en Aizoon para obtener beneficios tributarios.

"Todo lo que hacíamos estaba controlado", se defendió, y precisó que por su condición de miembro de la Familia Real ella "hubiese sido sometida a mayor transparencia y quizá a mayor control por parte de la Administración".

Los entonces duques de Palma, dijo, no tenían "ninguna prohibición" de la Casa Real para crear una empresa, y ella se asesoró previamente con el secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, mientras Urdangarin lo hacía con el asesor fiscal de la Casa del Rey Federico Rubio.

Ha aclarado que ella no tenía poderes en la sociedad, ni recibía sus extractos bancarios, ni tampoco usaba la tarjeta visa corporativa a su nombre ("la custodiaba él"), ni asistió a ninguna junta. "No participé en la gestión ni en la administración de Aizoon. Tampoco realicé ningún trabajo".

La Infanta, acusada como cooperadora de dos delitos fiscales de su marido, por lo que se enfrenta a una petición de 8 años de cárcel planteada por el sindicato Manos Limpias, que ejerce la acusación popular y es la única parte que atribuye delitos a la hermana del Rey, explicó que crearon Aizoon en 2003 "para canalizar los ingresos derivados del trabajo profesional" de su marido y, sobre el motivo de que ella firmara la constitución, ha dicho: "Por confianza, así me lo pidió y yo lo acepté."

La confianza en él ha sido uno de sus argumentos más repetidos, hasta el punto de que ha dicho que en ese momento, en los años 2007 y 2008, solo se fiaba de unas pocas personas, entre ellas el asesor fiscal de su esposo, Miguel Tejeiro, al que tanto ella como Urdangarin han atribuido toda las gestiones tributarias (está acusada de cooperar en dos delitos fiscales de su marido).

La Infanta señaló que era Urdangarin quien se encargaba en todo momento de las "gestiones económicas de la familia", mientras que de sus cuatro hijos se ocupaban los dos, ella asumía la "agenda" familiar y cada uno tenía su respectivo trabajo profesional.

La hermana del Rey debía asimismo, según declaró, atender un centenar de actos institucionales al año y todo ello mantenía al matrimonio muy ocupado.

De los temas de Aizoon no hablaban, apuntó, "ni de nada que se le relacionara". "Hablábamos de otros temas", ante lo que el abogado ha querido saber por qué no le preguntaba a su marido por la empresa: "No procedía, no eran temas que me interesase hablar con él, en esos años nuestros hijos eran muy pequeños y estábamos muy ocupados".

Sin cuentas en paraísos fiscales

La Infanta Cristina aseguró también que nunca ha tenido cuentas en paraísos fiscales, si bien ha puntualizado: "Ahora sí tengo una cuenta en Suiza ya que resido en Suiza".

A preguntas de su abogado, Pablo Molins, la Infanta afirmó que nunca ha tenido ninguna cuenta en paraísos fiscales, "ni en Suiza ni en ningún lado", y que la que comentó por el hecho de residir en Ginebra es declarada "totalmente".

Solo responde a su abogado

En su declaración, la Infanta se limitó a contestar a las preguntas de su letrado. Así, tras leerle sus derechos la magistrada presidenta, el abogado Pablo Molins intervino para decir que "por coherencia, y al igual que han hecho otros acusados en este mismo juicio", no iba a responder a las preguntas de Manos Limpias, la única parte que le acusa, ni "tampoco a ninguna de las otras partes procesales, también por coherencia".


La infanta ante el tribunal del caso Nóos: "Contestaré solo a mi letrado"

Pese a no responder, la abogada de Mano Limpias, Virginia López Negrete, interpeló a la Infanta Cristina en torno a su papel en Aizoon. Así, le interrogó sin obtener contestación sobre diversas cuestiones: "Si su marido consultaba con usted todos sus correos, ¿no consultaba el resto de asuntos que tenía con Aizoon cuando usted era propietaria del 50%?"; "¿usted nunca se preocupó por cómo estaba dada de alta la niñera y cuidadora de sus hijos?"; "¿conocía todas estas prácticas y si las conocía, las consentía?" o "¿le ponía su marido al día de las cuentas de la sociedad?".

Otras de las cuestiones por las que la abogada se interesó radicaron en si la exduquesa "sabía que al tener el 50% de Aizoon tenía una relación de dominio en la empresa al igual que su esposo".

Al inicio de su interrogatorio, el letrado de la Infanta expresó su queja ante las preguntas de López Negrete al entender que "la gran mayoría" eran "claramente improcedentes, impertinentes" y contenían valoraciones o conclusiones que, además, tildó de "inexactas por no decir otra palabra".

Declaración de Urdangarin

La declaración de la Infanta se produjo tras la de Iñaki Urdangarin, que este jueves ha puesto punto y final a una declaración de cerca de 16 horas que arrancó el pasado viernes.

Este jueves, el exduque de Palma puso el acento en que su esposa nunca tuvo participación alguna en las actividades que él desarrolló en torno al Instituto Nóos y que su participación como copropietaria en la empresa familiar Aizoon no tenía efectos prácticos.

De hecho, la tarjeta de crédito emitida a nombre de doña Cristina con cargo a la cuenta de Aizoon nunca estuvo en su mano, y fueron él mismo, su secretaria y otras personas de su entorno las que hicieron gastos con esa visa, ha manifestado. Urdangarin responsabilizó del cargo de gastos personales a Aizoon a su secretaria, Julita Cuquerella, y a su contable, Marco Antonio Tejeiro.

La sesión del caso Nóos continuará el próximo 8 de marzo a las 09.15 horas con las pruebas testificales, donde no estarán presentes los imputados, a excepción del exasesor jurídico del Ibatur, Miquel Àngel Bonet.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine