Agresión en Murcia

'La Intocable', la joven agredida en Murcia, una vieja conocida de la extrema derecha

La Policía relaciona a la víctima con incidentes protagonizados por nazis cuando era menor de edad

26.01.2017 | 09:38
'La Intocable', la joven agredida en Murcia, una vieja conocida de la extrema derecha

«Lucía no es ninguna santa», confirman desde la Policía Nacional, que pese a no aclarar si la joven agredida en la madrugada del domingo en Murcia tiene antecedentes (se amparan en la protección de sus derechos) sí reconoce en el atestado enviado a la juez que la joven es una vieja conocida de la Brigada Provincial de Información de Murcia «por haber estado involucrada en el entorno de la extrema derecha en Murcia y haber participado en algún incidente de similares características con integrantes de grupos de extrema izquierda, siendo menor de edad». Apunta la Policía, que teme una ola de violencia, que «pese a que ahora manifiesta que no tiene relación con dicho entorno, su estética sigue siendo claramente identificable con la extrema derecha».

Algunos en Murcia conocían a esta chica como ´La Intocable´, por ir siempre acompañada por jóvenes de extrema derecha, y la relacionan asimismo con episodios violentos protagonizados por grupos de ideología nazi en el pasado. Su abogado, Pedro López Graña, señaló que, por muy oscura que pueda ser la trayectoria de su defendida, «nada justifica lo que le hicieron y el linchamiento al que la quieren seguir sometiendo».

Ni en el informe policial enviado a la juez ni en las declaraciones ante los agentes que realizaron tanto ella como los acusados se alude en momento alguno a que el motivo de la agresión tuviera que ver con que luciera un brazalete con la bandera nacional.

La Policía trata de rebajar la tensión para evitar una oleada de odio y violencia

Las fuerzas de seguridad trataron ayer de rebajar el nivel de alarma creado tras la brutal agresión que una joven de 19 años sufrió en la madrugada del domingo en la puerta de un local de copas de la capital por parte de una docena de jóvenes de ideología extremista contraria a la suya.

Tanto el delegado del Gobierno en la Región, Antonio Sánchez-Solís, como la portavocía de la Policía Nacional señalaron que, si bien a las acciones violentas de estos grupos radicales suelen seguir respuestas por parte de la facción contraria, como advertía la Policía en el atestado que envió a la juez del caso, las fuerzas de seguridad tienen perfectamente controlados a estos grupos en Murcia y no esperan un ataque inminente en la ciudad en venganza a la agresión que sufrió Lucía, pese a las veladas amenazas que miembros de extrema derecha y extrema izquierda se cruzan en las redes sociales tras el suceso.

El informe de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional en Murcia elaborado para la juez, que obra en poder de LA OPINIÓN, señala claramente que, debido a la gran repercusión nacional que había alcanzado el suceso de Murcia tras difundirse el vídeo de la agresión en medios de comunicación y redes sociales, «podría generar una serie de actos de represalia muy comunes en estas tipologías delictivas, ya que una acción de una de las dos facciones suele ser inmediatamente respondida por la opuesta, creando así una espiral de violencia y odio que en numerosas ocasiones genera una fuerte alarma social y que precisamente en Murcia tuvo su auge el pasado 2016, con varios enfrentamientos continuados, pero que ya se venía dando desde el año 2015, pudiendo contabilizarse el año pasado hasta nueve incidentes de importancia relacionados con el ámbito ideológico».

Sin embargo, ayer la Policía Nacional trataba de no echar más leña al fuego y señalaba que, si bien admitía que «existe la posibilidad de que se produzcan actos de represalia», aclaraba que «hasta el momento no se han detectados indicios concretos y fiables de preparación de ataques o respuestas a la agresión» de la madrugada del pasado domingo en la puerta del local de copas.

«Es obligación de la Policía prever esta posibilidad y disponer los medios preventivos necesarios para anticiparse a esta situación, así como los reactivos para afrontarla en caso de que efectivamente se produzca. En ningún caso se alude a que exista una amenaza concreta, identificada y determinada», decía el comunicado de la Jefatura Superior de Policía.

El informe señalaba asimismo que la agresión era un claro ejemplo de «cacería», acciones típicas de estos grupos, que se suelen realizar de forma rápida y en situación de superioridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine