Elecciones en Cataluña 2017

Rajoy pide un diálogo "civilizado" cuando todo se normalice en Cataluña

El presidente del Gobierno afirma que el proceso independentista "ha sido la historia de un enorme engaño que ahora ha quedado acreditado"

13.12.2017 | 22:40

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que espera tener un diálogo "normal y civilizado" cuando "las cosas se normalicen" en Cataluña, algo que confía ocurra pronto y porque así sucede en "todas las democracias".

Rajoy ha expresado esta disposición al diálogo en su respuesta al portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, a quien ha advertido de que el diálogo dejó de existir en Cataluña cuando sus gobernantes se saltaron la Constitución y el Estatuto, "inventaron" otra legislación e hicieron "caso omiso" de los tribunales.

Campuzano, por el contrario, ha instado a Rajoy a "abandonar el autoritarismo" y "dialogar con las instituciones de Cataluña", y le ha advertido de que el 21 de diciembre, en las elecciones autonómicas, volverán a ganar quienes apuestan por que los catalanes puedan "decidir su futuro".

Rajoy y Campuzano han protagonizado el último cara a cara entre el presidente del Gobierno y la oposición de este año, que se celebra en plena campaña electoral catalana.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado en su respuesta que desde que se aprobó la Constitución en 1978 en España "se ha dialogado y mucho dentro de la ley" y el balance de estas cuatro décadas es "muy positivo".

Pero "esto dejó de ser así" cuando "desgraciadamente unos gobernantes", en alusión a los responsables de la Generalitat, decidieron que la Constitución "no regía" en la comunidad, ni se aplicaba tampoco el Estatuto, "inventaron" otra legislación, "dejaron de hablar" con la oposición y decidieron actuar por encima de la ley haciendo caso "omiso" a los tribunales.

Fue entonces cuando "dejó de aplicarse el diálogo" y su Gobierno -ha defendido- tuvo que activar el artículo 155 de la Constitución "para restaurar la primacía de la ley y los derechos de las personas" y para "evitar" que la ley no se convirtiera en la del "más fuerte".

"Espero que las cosas se normalicen pronto" y se pueda tener, como ha pasado desde 1978 y "como ocurre en todas las democracias", un "diálogo normal y civilizado".

Una respuesta que no ha convencido a Campuzano, quien ha replicado a Rajoy con numerosos reproches.

El portavoz del PDeCAT ha acusado al presidente del Gobierno de haberse "parapetado" en los últimos años en el argumento del "respeto a la ley" para no dialogar.

Pero la ley "responde al principio democrático, necesita del consentimiento de los ciudadanos para ser aplicada y debe responder a la realidad social", ha dicho Campuzano, quien ha recurrido a una frase de Adolfo Suárez para defender su posición: "Elevar a la categoría política de normal lo que es normal a nivel de la calle".

Segunda visita a Cataluña

Tras intervenir en el Congreso, Rajoy se ha desplazado hasta Cataluña, donde ha realizado su segunda visita en esta campaña electoral. El presidente del Congreso ha acudido por sorpresa esta mañana al mercadillo de Llefià, en Badalona, y ha inaugurado la nueva sede del PPC en esta localidad, mientras que por la tarde se ha desplazado hasta Sant Sadurní d'Anoia para visitar las cavas Freixenet junto al candidato popular a la Generalitat, Xavier García Albiol.

El presidente del Gobierno tiene previsto volcarse en el final de la campaña electoral en Cataluña, en cuyos tres últimos días va a participar repitiendo un mensaje que ya preside la campaña del PPC, el de que el verdadero voto útil es a los populares y no a Ciudadanos.

En declaraciones a la prensa en Badalona, Rajoy ha denunciado que el proceso independentista "ha sido la historia de un enorme engaño que ahora ha quedado acreditado", tras hacerse público el contenido de la agenda de uno de los principales responsables del "procés", a quienes ha acusado de ocultar información y engañar a los ciudadanos.

Rajoy ve en el PP "la garantía de que Cataluña siga siendo España y Europa". Vídeo: Agencia ATLAS/Foto: PPC

El problema de los independentistas, ha dicho Rajoy, es que se encontraron a un Gobierno que "no fue débil", ya que pudo pactar con otros partidos para aplicar la ley y restablecer la legalidad en Cataluña. "Y consiguió el apoyo de toda Europa sin excepción y convocó elecciones", ha resaltado.

Rajoy ha recordado que fue él quien puso en marcha la aplicación del 155 "para recuperar la legalidad que algunos habían violado" y ha destacado que tras las elecciones del 21 de diciembre ese mismo Gobierno "va a seguir ahí" con la mano tendida al diálogo, pero, sobre todo, "como garantía de que Cataluña seguirá siendo España y Europa".

El líder del PP ha remarcado, en este sentido, que no va a aceptar "de ninguna manera imposiciones, ni que Cataluña se quede fuera de España ni de Europa, ni que sus empresarios se queden en una situación de indefensión como consecuencia de caprichosas y arbitrarias decisiones".

Ya en la sede de Freixenet, Rajoy ha hecho un llamamiento a "que no se castigue ni se boicotee" a ninguna compañía catalana, ya que los empresarios no tienen culpa de las decisiones "irresponsables" adoptadas por algunos dirigentes políticos.

{C}

Abucheos a Rajoy en su visita a la sede de Freixenet. Vídeo: ATLAS

"Hay muchos empresarios catalanes que se han visto castigados en Cataluña y también en el resto de España y lo único que han hecho es arriesgar, invertir, crear puestos de trabajo e intentar hacer bien cosas", ha afirmado el jefe del Ejecutivo, que ha recalcado que Freixenet y las demás compañías catalanas merecen "el mismo trato" que cualquier otro empresario español.

Rajoy ha expresado su apoyo a las más de 3.000 empresas catalanas que en los dos últimos meses han decidido trasladar su sede social a otras comunidades "en defensa de sus legítimos intereses y de los puestos de trabajo", una situación que ha calificado de "enorme gravedad" y que ha atribuido a las "decisiones irresponsables de algunos", en alusión a los impulsores del proceso independentista.

Ha mostrado asimismo su apoyo a aquellas compañías que han decidido mantener su domicilio social en Cataluña, como es el caso de Freixenet, que aunque en un principio se planteó el cambio de sede, finalmente acordó mantenerla en Sant Sadurní tras la aplicación del artículo 155.

"Trabajaremos hasta el final para que todo el mundo vuelva a Cataluña y para que esté cómodo y haya una situación de normalidad, que al fin y a la postre es lo que todos deseamos", ha manifestado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine