Jornada electoral

Andalucía decide quien la saca de una de sus peores crisis

El escándalo de los ERE y los recortes del Gobierno han protagonizado una campaña huérfana de grandes promesas y proyectos

24.03.2012 | 21:48

Andalucía decide hoy su futuro más cercano. Más de seis millones de electores están llamados a las urnas en unas elecciones autonómicas que podrían calificarse de históricas, ya que, si las encuestas aciertan, supondrán el final de treinta años de hegemonía socialista. Los andaluces tienen en su mano virar el rumbo de una comunidad lastrada en los últimos años por la crisis, traducida en más de un millón de desempleados, parón económico y desgaste de los principales sectores productivos, especialmente en la construcción y la agricultura.
A priori, es el candidato del PP, Javier Arenas, que se presenta por cuarta vez, el que parte con una ventaja holgada. Es lo que dicen los sondeos, que se apresuran a pronosticar una victoria por mayoría absoluta de los populares en lo que sería un sonado triunfo: llegar al Gobierno de uno de los bastiones históricos del PSOE, una comunidad que el Partido Popular nunca ha gobernado, pese a su imparable avance en las ocho capitales y en los grandes municipios.

Frente a él, el actual presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en la que es su primera campaña electoral como candidato, ya que sustituyó en el cargo a Manuel Chaves en la Semana Santa de 2009, cuando éste fue nombrado ministro por Zapatero. Y si a Chaves le tocó vivir los tiempos de las mayorías absolutas, a Griñán le ha tocado navegar por ríos revueltos y en horas bajas. En los últimos años, el Ejecutivo socialista comenzó a notar el desgaste de las tres décadas de gobierno y tuvo que lidiar con una mala coyuntura económica, que retrasó inversiones y proyectos. Mientras Arenas se recorría Andalucía de punta a punta hablando de promesas e iniciativas de su futurible Gobierno, Griñán se enfrentó a las revueltas internas en el socialismo andaluz y a un escándalo de grandes proporciones que puede ser la puntilla en tiempos de debilidad: el caso de los ERE.

Las anomalías en los expedientes de regulación de empleo, el desvío y mal uso de dinero público y la implicación de altos cargos del Ejecutivo andaluz han marcado el desarrollo de los quince días de campaña que llegaron el viernes a su fin. IU y especialmente el PP han tomado el caso por bandera durante las dos semanas previas al 25M para escenificar la necesidad del cambio en Andalucía y la corrupción interna que achacan al PSOE. Los ERE, la reforma laboral y los recortes del Gobierno de Rajoy han sido, sin duda, los protagonistas de una campaña que ha estado huérfana de grandes promesas y proyectos de futuro, salvo los encaminados a tratar de poner cerco a la crisis económica.

Educación, sanidad y derechos sociales también han sido utilizados por los grandes partidos para captar la atención de los potenciales votantes. Los socialistas e IU han insistido en los posibles recortes que en estas áreas puede hacer Arenas, quien quiso salir de la polémica del copago sanitario afirmando que no le gustaba esa medida. El candidato popular, por cierto, faltó al debate en Canal Sur, que finalmente fue un cara a cara entre Griñán y Diego Valderas, y ha tratado de no verse perjudicado por las decisiones tomadas por el Ejecutivo de Rajoy y por los de compañeros como la presidenta de Castilla la Mancha, Dolores de Cospedal. Incluso ha estado comedido a la hora de valorar las encuestas electorales, evitando lanzar las campanas al vuelo antes de tiempo, ante un improbable escenario sin mayoría absoluta.

Ese escenario es el que buscan PSOE e IU con ahínco. Los socialistas son conscientes de que un pacto con la formación de izquierdas es la única posibilidad de mantener un gobierno y se aferran a la encuesta del CIS, la única que plantea que el PP no obtenga mayoría absoluta. Izquierda Unida y su candidato, Diego Valderas, confían en mantener la senda ascendente que la formación comenzó en las municipales del pasado año y subir hasta alcanzar nueve o diez parlamentarios. El líder andaluz de IU no descarta incluso ser la fuerza determinante para formar gobierno y ha dejado claro que no tiene la intención de seguir el ejemplo de sus compañeros de Extremadura y dejar gobernar al PP si se diera el caso.

Por otra parte, tanto el Partido Andalucista como UPyD confían en entrar al Parlamento. En el caso del partido de Rosa Díez ya se habla de posibles pactos con el PP.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Últimas Noticias


David Goffin saluda a Roger Federer tras el partido.
Goffin tumba a Federer y Dimitrov le espera en la final

Goffin tumba a Federer y Dimitrov le espera en la final

El belga y el búlgaro protagonizarán la primera final de debutantes de la historia de las ATP Finals

Un efectivo Sevilla remonta al Celta y toma impulso

Un efectivo Sevilla remonta al Celta y toma impulso

El exceltista Nolito puso el gol de la victoria y los de Berrizzo se asientan en la parte alta de...

Julio Rodríguez será el candidato de Iglesias y Errejón para la ciudad de Madrid

Julio Rodríguez será el candidato de Iglesias y Errejón para la ciudad de Madrid

Ambas corrientes acuerdan presentar a exjemad ante la candidatura de Serra por los Anticapitalistas

Miles de personas piden en Valencia una mejora de la financiación de la comunidad

Miles de personas piden en Valencia una mejora de la financiación de la comunidad

El presidente valenciano, Ximo Puig, y miembros de todos los partidos salvo el PP acudieron a la...


Puigdemont denuncia tras las palabras de Rovira que el Estado es "capaz de todo"

Puigdemont denuncia tras las palabras de Rovira que el Estado es "capaz de todo"

El expresident denuncia una estrategia de "violencia" y alude al imán de Ripoll como "confidente...

El abogado de Puigdemont defiende aplazar la vista

El abogado de Puigdemont defiende aplazar la vista

Bekaert apela a su derecho de escribir sus alegatos y no desvela si habrá cambios en su estrategia

Enlaces recomendados: Oscars | Premios Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Málaga