España, por fin

01.07.2008 | 02:00

Antonio Casado

Goles patrióticos contra ruido de cacerolas. El de Zarra (1950) y el de Marcelino (1964) camuflaron la España franquista. El de Fernando Torres aparca, aunque sólo sea un ratito, la España de vacas flacas en la que ya hemos entrado de hoz y coz.
La victoria sobre Alemania en la final de la Eurocopa devuelve a futboleros y no futboleros la ilusión tantas veces machacada. Millones de españoles enganchados al televisor para comprobar cómo el fútbol español desmentía nuestra proverbial incapacidad para competir. Una asignatura pendiente de nuestro sistema productivo y, hasta ahora, también de nuestro fútbol de selección.
Pasión, arte, habilidad, astucia, esfuerzo, diversión, técnica, táctica, técnica, espectáculo. Todo eso. Y también los efectos colaterales de mayor alcance, como los de carácter político. El fútbol, como trasunto del viejo pan y circo. El maravilloso gol de Torres a Alemania vale por diez recetas de Zapatero para sacarnos del bache. Y además desmiente de forma clamorosa a los dos líderes nacionalistas, Urkullu y Puigcercós, que mostraron públicamente su esperanza de que la Eurocopa la ganase cualquiera menos España. Como líderes, un desastre. Con su estúpido gesto batieron todas las marcas de la torpeza política.
El fútbol, también como elemento de cohesión. Zapatero y Rajoy pueden disputar sobre el modelo educativo, la crisis de las hipotecas o la política de igualdad, pero en lo tocante a la selección española sólo discrepan en el número de goles que marcan su diferencia sobre el adversario.
Tampoco andamos sobrados de asuntos en los que la pelea esté de más. Goles patrióticos, todo el país de fiesta por el triunfo de España y sonado recibimiento a los jugadores en Barajas. Anhelos compartidos y españolismo en vena. Los viejos demonios del fútbol nacional escaparon con el rabo entre las piernas en la final contra Alemania. Esta vez el talento hizo innecesaria la épica para hacernos perdonar nuestra socorrida insolvencia cuando se trataba de superar los cuartos de final en este tipo de competiciones por países. El arte se impuso en esta ocasión al juego mostrenco pero demoledor juego de los alemanes. Ya tocaba.

Opinión

JUAN JOSÉ MILLÁS

Sin vergüenza

Los que más tenían, además de dinero, y quizá por eso, disponían a su antojo de la policía, la...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Ambicioso Schroeder

Schroeder ha escandalizado a sus correligionarios al aceptar un puesto directivo en la...

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS haciendo...

 
 

LUIS SÁNCHEZ-MERLO

´Imagine´

El terrorismo hoy ha pasado a ser la forma de contaminar los regímenes democráticos, con el...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Cortar las cabezas de los clásicos es una tarea recurrente que cada generación lleva a cabo...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Terroristas jóvenes

Un imán es más que suficiente para ofrecer el cielo redentor en nombre del profeta. Todo parece...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine