La conjura

05.07.2008 | 02:00

Pedro de Silva

Ya se sabe que la corbata es un símbolo fálico, una seña de identidad viril: lo que le cuelga al hombre. Siendo esto así, su caída en desgracia era cuestión de tiempo. ¿Acaban con ella las altas temperaturas por el cambio climático o el avance imparable de la femineidad? Una tercera hipótesis sería que ambas cosas estén relacionadas de modo misterioso. Puestos a fantasear, pensemos en dos mecanismos urdidos por la madre Tierra para protegerse de la depredación brutal de la especie: por un lado subirle la temperatura, para reconciliarla con los instintos (de cuya represión, no lo duden, viene la actitud depredadora), por otro quitar el mando a los hombres, en los que se localiza la mayor carga agresiva. Los que tenemos afición a descorbatarnos damos razones de comodidad, estilo deportivo, liberación del cuello, pero a saber de qué estrategias telúricas estaremos siendo ejecutores.

Opinión

FANNY SOLA*

Diversidad en el aula, reto y oportunidad

La comunidad educativa ha experimentado cambios importantes en las...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Turistas

Es obvio que ahora nos están pasando factura los errores cometidos en el pasado

 
 

Feria y silencio

Sigue siendo agosto. Aún estamos de Feria (por ejemplo, en Málaga) y ya nos ha tocado. Unos...

 
 

MIGUEL ÁNGEL SANTOS GUERRA

Mil cuatrocientos kilómetros

He impartido hace unos días un curso de cuatro horas en el Aula Magna...

 
 

PEDRO DE SILVA

Paréntesis impertinente

La gran actualidad devora a la mediana, y ésta a la pequeña, con la misma rutina con que el pez...

 
 

SUSU

Catalunya sacudida por el terror

No es nada fácil describir cómo nos sentimos los barceloneses tras el...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine