Elogio del relativismo

 

Pedro de Silva

Hay un gran equívoco en la dialéctica entre el nacionalismo y el que podríamos denominar estatismo cívico, o sea, entre el predominio de la nación y el predominio de la ciudadanía. El equívoco viene de que se trata de valores de escalas distintas (la de la emoción y la de la razón) y por tanto resultan incomparables. La razón cívica en estado puro conduce al desarraigo, y acrecienta la angustia, por más engrudo de solidaridad que echemos al guiso: al final la razón nos tiraniza. La emotividad nacionalista conduce al encierro en el claustro materno, a la exclusión de todo lo exterior a la placenta: al final se llega al crimen. Si se juntan las dos se llega al totalitarismo. La única receta posible es deplorar todo lo absoluto: estado, nación, razón, emoción, etcétera. La libertad es un bien que sólo se alcanza nadando entre las aguas del relativismo, hoy tan denostado.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya