En el pedestal

08.07.2008 | 02:39

Antonio Casado

En la vida de un partido político, un congreso es un proceso de actualización en ideas y personas. Si manejamos esa plantilla de análisis, una primera conclusión genérica es que el 37 congreso federal del PSOE ha sido de trámite, aunque sus dirigentes han tratado de aparentar mayor recorrido en ambos terrenos. En todo caso, en ideas, hay años luz entre este congreso y los dos de 1979 en los que se ventiló el no al marxismo, en favor del socialismo democrático. Y en cuestión de personas, nada que ver con el de julio de 2000, que supuso la irrupción de Zapatero, Blanco, Caldera, Pajin y cía.
En el cónclave las ideas se posaron en las propuestas que han reabierto viejos debates como el aborto, el derecho a una muerte digna, el laicismo del Estado o el voto de los inmigrantes. Y en cuanto a personas, continuidad por arriba, donde está el verdadero poder, y muchas caras nuevas -y jóvenes-, en puestos de escasa relevancia en un partido que está en el Gobierno de la Nación. O sea, que Chaves, Zapatero y Blanco seguirán mandando.
Pocas novedades más. Lógico. Con el partido en el poder no conviene hacer olas. Lo ocurrido en el congreso socialista no dio para colapsar el tráfico del fin de semana. A pesar de las reticencias expresadas a la derecha del PSOE, donde habita su principal adversario, en relación con la eutanasia y Iglesia Católica. De momento, nada realmente novedoso o capaz de alterar la legislación en esas cuestiones. Pierden el tiempo quienes juegan a agitar el fantasma de una inmediata legalización de la eutanasia o la ruptura de relaciones del Gobierno con el Vaticano.
En resumen, que Rodríguez Zapatero salió a hombros de este XXXVII congreso federal después de proclamarse laico y de izquierdas en el discurso de clausura del domingo. Pero en dicho discurso trató de persuadir a los mil delegados, y de paso a toda la ciudadanía, de que en el manejo de la crisis económica no hay piloto borracho.
Procede recordar la tendencia de los triunfadores a despegarse del suelo. Una fuente de desgracias no previstas en la hoja de ruta. Véase lo ocurrido con Aznar, que en enero de 2002 se sentía "rozando el cielo" y luego se precipitó en caída libre: la boda, el Prestige, el decretazo, la foto de las Azores y la bancarrota del 14-M. A día de hoy, sale en los cubos de basura de Peridis.

Opinión

La idea del auditorio

Hay que mantener viva la idea del auditorio, dicen. Sí, las ideas es que si no se mantienen...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

No somos todos los que están

Sí, hola, perdona, seguro que no te acuerdas de mí. Soy el niño que...

 
 

GABY BENEROSO

24 de noviembre, fun, fun, fun

Hoy me he dado un golpe zumbón en la cabeza, que me ha devuelto el...

 
 

PEDRO DE SILVA

La conjura

De haber triunfado la secesión, los vencedores contarían todo lo sucedido como fruto de la...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Que suene la flauta

La música es una de las manifestaciones más excepcionales del individuo ya que consigue...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

Si fueran de Cai no habría ocurrío

Los escenarios tienen alma. ¿Por qué no iban a tenerla? El alma de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine