El lado bueno

12.07.2008 | 02:00

Pedro de Silva

No hay que culpar mucho al político por someterse a las leyes del poder, la primera de las cuales es conservarlo. Si no se sometiera a esas leyes no estaría donde está, por la misma razón por la que no hay aves multicolores en el polo norte. A veces, no obstante, el político nos sorprende con reacciones inesperadas que parecen salidas del corazón. De ese tipo es la reacción de Zapatero ante el último y terrible naufragio de patera, al anunciar que la ayuda española al desarrollo llegará al famoso 0,7 "pase lo que pase en la economía". Es una respuesta fuerte, valiente, que compromete mucho y que, cuando llegue la hora de hacer números y cuadrar presupuestos, sólo será entendida por los españoles si prevalece en ellos, sobre la propia cartera, el concepto de humanidad. Ese tipo de apuestas por el lado bueno de la gente son las que hacen también bueno a un político, y lo redimen.

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine