Contrición realista

15.07.2008 | 00:00

Pedro de Silva

Si ha de abrirse un nuevo tiempo entre los dos grandes partidos nacionales, sería bueno que tuviera bases firmes en un tema crucial, el de la estructura del Estado. A la vista de lo visto, hoy resulta claro que haber abierto ese debate de forma unilateral, a espaldas del gran partido de la derecha, fue un error del Gobierno. De haberse logrado la redención de ETA a lo mejor se hablaría de acierto histórico, pero en política virtud y vicio van unidos a los resultados. Si de la experiencia fallida surge un pacto irrevocable, el de que cuanto afecte a la estructura del Estado es cosa de dos, y no de uno, lo sucedido no habrá sido en balde. Curados los fervores visionarios, la naturaleza de las cosas también lo demanda así: de igual modo que no cabe pedir a un partido nacionalista que renuncie a su objetivo final, un partido español no debería aceptar discutir sobre el suelo que pisa.

Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine