EN DIRECTO

Siniestro tesoro

 

Rafael Torres

Los países ricos, camuflados bajo la respetable denominación de Comunidad Internacional, andan tanteando las posibilidades de despojar a Irán de su petróleo por la fuerza, toda vez que la nación persa insiste en blindarse con el coco nuclear para protegerlo. Ese tanteo que podría derivar en una carnicería de inocentes similar, si no superior, a la de Irak, que fue ejecutada con el mismo propósito, presenta ya enormes semejanzas con ésta: criminalización permanente (mezclando verdad y mentira para ahormar el mensaje a los intereses depredatorios) de Irán, disparatada vinculación del ataque con el arreglo definitivo del conflicto de Oriente Medio, exageración de la amenaza militar del país réprobo, acusaciones de amparo del terrorismo internacional y, desde luego, de mecenazgo del integrismo islamista, y, en el colmo del cinismo, conmiseración por los iraníes, a los que habría que liberar del yugo de los clérigos plantificándoles la democracia, como a Irak, a bombazos.
Dice un proverbio africano que el lobo se pasó el día orando, la noche orando, pero que las ovejas no se fiarán de eso. Las ovejas, en este caso, bien podría ser no sólo el pueblo iraní en su conjunto, al que no apetece en modo alguno ser otra vez despedazado (ya lo fue hace 30 años por el entonces amigo de la ´Comunidad Internacional´, Sadam Hussein), sino la opinión pública del resto del mundo que aún deplora los horrores de la codicia occidental en el Irak devastado. El lobo se ha pasado recientemente, en París, el día y la noche orando, hablando de paz y de comunión mediterránea, pero no hace falta ser una oveja para oír bajo los discursos untuosos y melifluos de los grandes mandatarios el rumor de los preparativos de un nuevo crimen, en nombre de la paz precisamente, contra esa parte de la humanidad que no eligió vivir sobre un siniestro tesoro.

Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine