De Juana y su deuda

22.07.2008 | 02:00

Antonio Casado

De Juana Chaos se ha puesto en huelga de hambre porque se siente presionado. Vaya sarcasmo. Sólo le falta quejarse de ser objeto de un linchamiento por parte de las familias destrozadas por su aberrante manía de imponer sus ideas a golpe de pistola y coche bomba. El lobo maltratado por los corderos, como en el poema de Agustín Goytisolo. Pero esta vez su chulería está teniendo muy poco recorrido. Eso es bueno, incluso para él, pues supone encaminarse con normalidad hacia la previsión legal que le pondrá en la calle el próximo 2 de agosto, después de haber saldado sus cuentas con la justicia. ¿Todas? Todas las que tenía pendientes hasta ahora. Hay una excepción, cuyo montante asciende a ocho millones de euros. Es la cantidad pendiente de pago a familiares de sus víctimas en concepto de indemnización por los perjuicios causados. Ni un euro ha salido de su bolsillo al haberse declarado insolvente. Por eso y porque la Justicia ha dado por buena esa declaración de indigencia patrimonial.
La novedad es que la Fiscalía General del Estado, amén de solicitar el embargo preventivo y fulminante de la vivienda de De Juana, ha reclamado del Juzgado competente que investigue si el etarra, o su esposa, Irati Aranzabal, han incurrido en un delito de alzamiento de bienes para no hacer frente a esa deuda. El alzamiento de bienes consiste en ocultarlos con intención de rehuir el pago de una deuda. Y, dicho sea de paso, se castiga con la cárcel. Si prospera la iniciativa de la Fiscalía no habría que descartar una prolongación de la estancia en la cárcel de este sujeto. A la vista de los detalles que hemos conocido, especialmente los referidos a la propiedad de su vivienda de San Sebastián, hay pocas dudas de que la conducta del etarra responde con bastante fidelidad a la descrita en el artículo 258 del Código Penal. Dice así: "El responsable de cualquier hecho delictivo que, con posterioridad a su comisión y con la finalidad de eludir el cumplimiento de las responsabilidades civiles dimanantes del mismo, realizase actos de disposición o contrajera obligaciones que disminuyan su patrimonio, haciéndose total o parcialmente insolvente, será castigado con penas de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses".

Opinión

GONZALO LEÓN

La Feria de Malagaluf

¿Qué nos llevamos de las masas de jóvenes que deambulan por el Centro con su mochila a cuestas?...

 
 

Taxistas y violentos

De nuevo espanta una violencia tan grande. Un chico italiano ha muerto a patadas de otros...

 
 

PEDRO DE SILVA

Los motivos del turismo de masas

¿En qué consiste el llamado turismo de masas?, ¿en comprobar que...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar sólo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 

CRISTIAN ARDURA

Hacienda, el peor enemigo para Messi y Cristiano

Expertos en fiscalidad señalan que la raíz del problema de los...

 
 

Cartas al director

'Visitas a la Basílica de la Victoria', por Pilar AlonsoRecientemente he disfrutado de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine