El reencuentro

24.07.2008 | 02:22

Pedro de Silva

PP y PSOE no eran novios desde la adolescencia, pues en la pubertad -la transición democrática- les separaba su distinto origen, pero habían descubierto pronto lo mucho que les unía. Ambos creían en el sistema, y a lo más les podía separar un par de puntos arriba o abajo en el tamaño del sector público. De otro lado, fuese por convicción o por conveniencia electoral -que al fin y al cabo tanto da- los dos sabían de sobra que con los grandes colectivos sociales desfavorecidos (pensionistas, mujeres, jóvenes) era obligado llevarse bien, y muy peligroso tocarles un pelo de la ropa. Tampoco les separaba tanto en materia de moral y costumbres: apenas el nombre de las cosas. En cuanto a la idea de España, ambos eran en el fondo nacionalistas españoles, y transigían lo justo por pura matemática parlamentaria. Al reencontrarse, los dos debieron pensar: ¿cómo pudo pasar esto entre nosotros?

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine