El reencuentro

24.07.2008 | 02:22

Pedro de Silva

PP y PSOE no eran novios desde la adolescencia, pues en la pubertad -la transición democrática- les separaba su distinto origen, pero habían descubierto pronto lo mucho que les unía. Ambos creían en el sistema, y a lo más les podía separar un par de puntos arriba o abajo en el tamaño del sector público. De otro lado, fuese por convicción o por conveniencia electoral -que al fin y al cabo tanto da- los dos sabían de sobra que con los grandes colectivos sociales desfavorecidos (pensionistas, mujeres, jóvenes) era obligado llevarse bien, y muy peligroso tocarles un pelo de la ropa. Tampoco les separaba tanto en materia de moral y costumbres: apenas el nombre de las cosas. En cuanto a la idea de España, ambos eran en el fondo nacionalistas españoles, y transigían lo justo por pura matemática parlamentaria. Al reencontrarse, los dos debieron pensar: ¿cómo pudo pasar esto entre nosotros?

Opinión

JUAN JOSÉ MILLÁS

Estamos jodidos

La verdad, no sé qué es el dióxido de nitrógeno, tampoco el dióxido de azufre, pero por la...

 
 

Tito...

Guernica en Málaga el jueves próximo. Pero el bombardeo, feliz en este caso, estallará...

 
 

ALFONSO GONZÁLEZ JEREZ

Golpismo pacifista

La inmensa mayoría de los que comenzaron a aullar en las redes sociales no tenían ni rapajolera...

 
 

PEDRO DE SILVA

El método

No es fácil acercarse a lo que es el sistema Stanilavsky de teatro, más conocido como El...

 
 

Todos mojados

Van tan absortos en proclamar la república independiente que olvidan el paraguas. Se mojan. Nos...

 
 

EDUARDO JORDÁ

Fenómenos paranormales

He aquí un fenómeno que tendrán que estudiar los psicólogos y los sociólogos del futuro (y...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine