EN DIRECTO

El modelo Guardiola

 05:00  

Francisco Muro de Iscar El fútbol, como la política, tiene mucho de espectáculo, pero, a pesar de algunas cosas, tiene mucho más de juego noble y apasionante que la política de juego limpio y atractivo. La Liga mantiene vivo el interés hasta el último minuto. El Barcelona la tiene cerca, pero el Madrid está peleando hasta el límite. Los dos clubes tienen dos grandes equipos, modelos muy diferentes de juego y dos entrenadores muy distintos, pero que se respetan –ya podían aprender los políticos– y que están haciendo todo lo que pueden por el éxito de una de las mejores Ligas del mundo.
Sólo veo dos semejanzas entre la Liga y la política española actual: que ambas son cosa de dos y que el Barça y el Madrid, como España, han fracasado esta temporada en Europa. Fuera del Madrid y del Barcelona, los restantes equipos van de comparsas. En política, los sindicatos, la patronal y los otros partidos juegan, como los demás en la primera división, ´otra liga´. Luchan por ser terceros, por tener un papel de actores secundarios, nada más. Si me apuran, al menos en algún caso, parece que simplemente quieren que el tinglado no se venga abajo. Pero hay, también, muchas diferencias. El fútbol es un deporte de equipo, pero Messi o Ronaldo pueden resolver ellos solos un partido, aunque eso no baste para ganar una Liga. En política, sin equipo, sin proyecto y sin un objetivo claro, se pueden ganar, incluso, muchos partidos, pero siempre se acaba perdiendo la Liga.
Tal vez el error de Pellegrini será algo que en política siempre da réditos: haber jugado sólo por el centro. Pero el éxito de Guardiola se debe a que tiene un modelo –todo lo contrario que el Gobierno y que la oposición–, unos objetivos, el sistema se impone sobre los jugadores y no se resiente si en lugar de Ibrahimovic juega Bojan.
Ciento un goles, el Madrid. Ya quisiera Rajoy. Sólo veinticuatro goles en contra, el Barcelona. Ya quisiera Zapatero. Ganará el Barcelona o ganara el Madrid, pero, con ambos el espectáculo está garantizado. En política también está garantizado ´el espectáculo´. La diferencia es que, en el fútbol, las consecuencias de los errores las pagan los entrenadores o los futbolistas, no los socios. En política, cuando se pierde la Liga y se está cerca del descenso, pagan siempre los socios. Es decir los ciudadanos. ¿Dónde se puede encontrar un Guardiola o un Pellegrini para la política? Por favor.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad