EN DIRECTO
En corto

Continuará

 01:03  

Pedro de Silva El Estatut había nacido bajo la extraña idea de que lo que los partidos acordaran en Catalunya sería respetado luego por el Estado. Una concepción no federal, sino más bien confederal, que ha acabado estrellándose en los guardamiedos de la Constitución. Las Cortes, y luego el TC, han desecado ese cierto soberanismo que impregnaba el Estatut. Los partidos catalanes han reaccionado con ira al ver frustradas sus expectativas, pero estas no tenían fundamento. Tal vez el Tribunal haya sido puntilloso y cicatero, pues, por ejemplo, la idea de nación es demasiado subjetiva como para que no haga falta meter el dedo en el ojo subrayando su falta de efecto jurídico, pero la Constitución es como es, y o se rompe o se guarda. Siempre es realista tomar tierra en la Ley, aunque eso abra para los nacionalistas el siguiente capítulo, que es intentar cambiarla, pues un nacionalista o pedalea o se cae.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya