La ciudad clonada

08.07.2010 | 02:51

Hoy es un día extraño. Me pongo a escribir desde una ciudad que disminuye su ritmo, escenografía del día después. No hay ruido. Me doy cuenta de que las ciudades tienen muchos rasgos que las distinguen, mensajes que se dirigen a nosotros más allá de la omnipotencia de la vista. También ojos tiene la piel, primer sentido. Me asomo por la ventana para ver si ha pasado algo porque no oigo que pase nada.
La ciudad está quieta, no se mueve, y me la imagino como un gran animal, unas veces en calma, otras activo, a rachas enloquecido, ocasionalmente cauteloso, olisqueando al viento, que rumbo tomar. Las ciudades se distinguen entre sí principalmente por las herencias urbanas de sus pasados, cascos históricos que se fijan como resistencia a los cambios constantes que nos llevan a la ciudad genérica. Las ciudades han pasado de ser lobos esteparios a congregarse en manada; macroestructuras urbanas, redes de ciudades que modifican las identidades. La pertenencia social, administrativa, legal y política a comunidades de mayor escala territorial favorece el reparto equitativo de derechos entre sus ciudadanos, pero también uniformiza en un intento por regular y controlar su actividad. Desaparecen los picos y coronamos la apacible meseta. La mayoría de ciudades que pertenecen al club del hemisferio norte, siguen parecidas normas de juego y gestionan su pasado como valor cultural que favorece, en la época del turismo existencial, el progreso económico y social. Algunas, que no son mayoría, incorporan a la herencia del pasado, la riqueza de su presente, y podemos visitarlas para ver no sólo lo que hicieron sus abuelos, sino también para disfrutar la vitalidad creadora y la confianza de sus gentes presentes.
Extender la mejor forma de vida posible a través de las ciudades debe ser el objetivo de los gobiernos, evitar la uniformidad también, porque con la reglamentación excesiva sólo se obtiene lo mismo, y la distancia o cercanía a este paisaje, potencia o adormece el mundo de las ideas, y lo que es más, da o quita la confianza social necesaria para emprender acciones que no transiten por la cómoda imitación de modelos reales. Y es que, no siempre hay que tomar la autopista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JON FDEZ. ARRIETA

El coste personal de empezar de cero

Este artículo se remonta a las 12.15 horas del pasado 31 de agosto,...

 
 

LUIS RUIZ PADRÓN

Neolengua

Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué llaman rehabilitación a lo que es un...

 
 

ANTONIO RICO

La bolsa es la vida

Los grandes clubes han optado por la política de hacerse con las promesas del fútbol mundial...

 
 

Cuánto duraba un beso a los 15 años

Hay unos 300 chavales de esa edad en la sala grande de los cines El...

 
 

JUAN TAPIA

Toda España pendiente del 21-D

El separatismo se presenta dividido y la antigua cdc lanza a...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El PSOE los envía a la cárcel

Baja levemente la tensión en Cataluña, y de inmediato se recrudece un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine