Desconecten a House

18.07.2011 | 05:00

En contra del ensañamiento terapéutico. A favor de que se permita que las grandes series fallezcan con nobleza. En contra de que se mantenga artificialmente su vida mediante técnicas agresivas, que provocan sufrimiento innecesario para los protagonistas y sus seguidores, y sólo consiguen prolongar agónicamente dos o tres temporadas más su duración. A favor de muertes como las que sufrieron The wire, In treatment o Hermanos de sangre. En contra del ridículo que supusieron las temporadas finales de Prison break, lo que está ocurriendo con Anatomía de Grey o lo prescindible que fue la última temporada de Flashforward –que, curiosamente, coincidió con la primera–. Por favor, dejemos a House morir en paz. No nos ensañemos terapéuticamente con él. La serie se ha terminado; de hecho, entró en estado vegetativo hace un par de temporadas. Es cierto que incluso en estos momentos de agonía final ha dado lugar a momentos brillantes que hacían pensar en la curación del enfermo. Pero no. Lo vimos esta semana con el último capítulo de la séptima temporada que emitió Cuatro, y cuyos minutos finales pasarán a la historia de la ignominia televisiva por su falta de respeto a la gloria de una gran serie. Qué vergüenza. Qué ridículo. Qué mamarrachada sin pies ni cabeza traída por los pelos para conseguir que el paciente consiga sobrevivir un minuto más.

House no es más que un vegetal intubado, conectado a respiradores y marcapasos, atiborrado de drogas. Wilson no puede seguir disimulando lo abochornado que se siente en cada escena. Cuddy se va. Y Gregory House sufre contracturas musculares debido a ser una permanente mueca de una parodia de una caricatura del personaje que una vez fue.

Nos dio pena el final de The Wire. Nos dio vergüenza el final de Prison break. Fue peor lo segundo que lo primero. Desconecten a House de todos los aparatos y déjenlo morir tranquilo. Es lo que él hizo siempre con sus pacientes.

NOVELA 'Eva', la segunda entrega de la saga de Lorenzo Falcó, traslada al detective a Tánger, en un episodio que transcurre en marzo de 1937


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Objetos frágiles', de Ines Mendoza 

ADEMÁSCésar San Juan Guillén: 'Beatlefilia', una pasión sin medida | Enrique García Martín: Una carta de amor al español | Las variaciones de Rachel Cusk | Kingsley Amis: El joven airado y el viejo iracundo


La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Concursos de La Opinión

Ya tenemos a los cinco ganadores para ver a Free Bach 212 en el Cervantes

José Antonio Pérez, Manuel López, Ana Pozo, Jorge Guijarro y Carlos José Moreno han ganado dos entradas para ver el espectáculo de La Fura dels Baus, hoy a las 20 horas 

La Vargas Blues Band, este viernes en La Cochera Cabaret

Manuel Atencia, Nuria Bueno y José García han ganado as tres entradas dobles que sorteamos para el concierto de este viernes en La Cochera Cabaret

Enlaces recomendados: Premios Cine