EN DIRECTO
El ruido y la furia

5.775 currículos

Lo preocupante de todo esto no son las seis personas que, finalmente, acaben consiguiendo alguno de los puestos en cuestión, sino las 5.769 que no lo lograrán

 01:18  

Juan Gaitán Ya se me han olvidado casi todas las matemáticas que aprendí en el bachillerato (que empieza a ser algo remoto), de modo que entre eso y la fiebre de esta gripe primaveral que me ha agarrado a traición no me encuentro en condiciones de calcular qué probabilidades de éxito tienen los 5.775 currículos presentados para los seis primeros puestos de trabajo que ha ofertado el metro de Málaga, aunque sospecho que no deben andar demasiado lejos de las de un premio en la lotería, los cupones de la ONCE o cualquiera otra forma más o menos sutil de azar.

¡Ah, el azar! ¡Qué misterio! Seguramente uno de los dioses más ciertos y presentes, de los que más influyen en nuestras vidas y su discurrir. Casi todas las novelas del gran Paul Auster giran en torno a él, a su música, que marca indubitablemente lo que somos, nuestra existencia. ¿O no es acaso una pura cuestión de azar que estemos aquí, la simple idea de que un hombre y una mujer se encontraran tal día y a tal hora exacta, esa en la que el espermatozoide que finalmente seríamos cada uno de nosotros tenía las condiciones necesarias para alcanzar la meta de la fecundación?

El azar se parece mucho a la suerte, aunque no sean estrictamente lo mismo (ya sabíamos por Juan Rulfo que aprender a escribir es comprender que los sinónimos no existen), pero para el caso que nos ocupa tal vez emparenten lo bastante. Los chinos dicen con toda la razón del mundo que vale más una cucharada de suerte que un barril de sabiduría, y estoy seguro que mucho habrá de intervenir la variable Fortuna en todo este proceso.

Y, al cabo, lo que preocupante de todo esto no son las seis personas que, finalmente, por las razones que terminen siendo, acaben logrando alguno de los puestos en cuestión, sino las 5.769 que no lo conseguirán, y que son la metáfora de nuestro tiempo, un ejército de voluntariosos, capacitados, válidos seres humanos que no pueden alcanzar un trabajo, que habrán de seguir vagando en busca de algo que hacer con sus vidas y sus circunstancias.

Una sociedad en la que sólo se puede ofertar una oportunidad a cada mil ciudadanos es una sociedad que necesita una profunda revisión, una transformación radical. Hay que dolerse de una ciudad así, de un país así, de un mundo así, capaz de ofrecer nada más que una esperanza de uno por mil, que es una locura, una insoportable locura que no podemos consolar ni siquiera con el recurso de brindarlo todo a la suerte y su caprichosa forma de hacer las cosas.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya