Columna abierta

Hacia una televisión tóxica

 05:00  

GUILLERMO GARCÍA - ALCALDE El Gobierno español mete en cintura a las televisiones públicas con deliberada simetría en la presunción de objetivos. Las tres cadenas generalistas de TVE han sufrido ya un recorte de 200 millones de euros en el proyecto presupuestario de este año y en la mayoría reforzada del Parlamento que elegía a su responsable máximo. Ahora bastará la mayoría absoluta del PP para nombrarlo. Ambas medidas auguran la decadencia de una de las mejores televisiones estatales del mundo, evolucionada hasta el nivel de las más pluralistas.

A las autonómicas les imponen directa o indirectamente la rebaja presupuestaria sin intervenir en un procedimiento de designación de responsables que no exige mayorías cualificadas. TVE puede convertirse en el instrumento de propaganda unilateral que ya son las autonómicas. Pero todos seguiremos pagando la una y las otras aunque no nos sintamos representados por las respectivas mayorías de gobierno. Quedará liquidado el factor de compensación ofrecido por la apertura de la estatal frente al adoctrinamiento de casi todas las autonómicas, involución tanto más peligrosa cuanto menos incidente en los ajustes del déficit. Ganan la partida la presentación amañada del sacrificio social y las justificaciones «de parte». En definitiva, una operación de imagen política confrontada a la imagen de la verdad que ya nos escamoteaban las televisoras y las radios territoriales.

El estrago afecta fundamentalmente a la conciencia crítica, cuyo valor es indisociable de la vida en libertad, la cultura y el progreso. La formación de la opinión ciudadana metaboliza en gran medida los mensajes de los medios de masas y por ello es indispensable la posibilidad del contraste. Esta noción fue norma de TVE durante las últimas legislaturas, cuyos gobiernos sortearon con firmeza las presiones de muchos afines para instrumentalizarla a su servicio. Reprimir el pluralismo es mutilar la facultad de elegir entre las ideas y las opiniones que respetan la diferencia. Puede ocurrir que que esa facultad se oriente hacia las cadenas privadas, cuyo cinismo para aborregar a determinados sectores de audiencia en programas de entretenimiento cuestiona seriamente la salud informativa. TVE fue durante años el medio en que tuvieron pantalla todas las ideas, las tendencias y las concurrencias ideológicas. Habría que saber dónde está la alternativa si, como parece probable, va a ser regulada por servidores prácticamente designados a dedo por un solo partido.

Es unánime la percepción de que el bienestar español retrograda a niveles casi olvidados. Todo es recuperable a medio o largo plazo salvo la esclerosis más o menos generalizada del sentido crítico, cuyos paréntesis provocan generaciones perdidas y retrasos sin redención. La mayoría ganada en las urnas siempre es legítima, pero coartar el buen clima de la libertad y la diversidad del pensamiento es la más tóxica de las ilegimitidades.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya